OPINIÓN: ¿Cuánto ha subido la tasa de interés de tu tarjeta? ¡Y lo que falta!

Si estás pensando en comprar casa, es probable que el crédito que saques en la segunda mitad de 2017 o en 2018 tenga una tasa más alta que si lo hubieras sacado hoy.
¿Qué es una tasa de interés?  Cuando sacas un crédito, el banco te cobra una tasa de interés y eso es lo que a ti te cuesta pedir prestado.  (Foto: iStock)
Ilse Santa Rita

Nota del editor: Ilse Santa Rita es periodista especializada en temas de finanzas y negocios con siete años de experiencia. Trabajó en el periódico El Economista, en El Financiero-Bloomberg y en Grupo Expansión, donde fue –en diferentes etapas- reportera de finanzas personales y de empresas. Actualmente encabeza el área de contenido de www.piggo.mx, aplicación de inversión desarrollada por GBM Grupo Bursátil Mexicano. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) – Los tuits de Donald Trump, el aumento de precio en las gasolinas, el concierto en México de tu grupo favorito o las nuevas fotos de Emma Watson son noticias que a nadie se nos escapan. Pero hay otras que nos pasan de noche y de las que solo nos enteramos cuando es demasiado tarde, cuando la cosa se pone peluda, como dice la canción de los Aterciopelados.

Una de esas noticias es el alza de las tasas de interés. Ya sé, suena como algo muy técnico, pero no lo es. Aquí descubre qué significa esa noticia y por qué te urge poner en orden tus deudas y empezar a invertir.

OPINIÓN: Humano o robot, ¿quién da los mejores consejos de inversión?

Como introducción: ¿qué es una tasa de interés?

Todo en la vida tiene un precio, incluso el dinero mismo, y ese precio se llama tasa de interés. Cuando sacas un crédito, el banco te cobra una tasa de interés y eso es lo que a ti te cuesta pedir prestado.

Por el contrario, cuando inviertes (por ejemplo, en bonos del gobierno) eres tú el que presta el dinero a alguien más y por eso se te paga una tasa.

El aumento a la tasa de interés de la FED y el impacto en economías emergentes

¿Cuál fue la noticia?

Hace unos días (el 15 de marzo), la Reserva Federal (FED), que es la institución equivalente al Banco de México (Banxico), pero en Estados Unidos, subió su famosísima tasa de interés. Eso significa que subió el precio del dinero en Estados Unidos. O sea, sus créditos podrían ser un poco más caros, pero las inversiones (específicamente los bonos que emite el gobierno de Estados Unidos) pagarán un poco más.

Lee: La Fed sube su tasa a niveles de 2008

Obvio los inversionistas globales, que todo el tiempo están buscando dónde meter sus canicas para obtener mayores beneficios y con el menor riesgo posible, irán allá como abejas a la miel porque, aunque el incremento no sea mucho, consideran a Estados Unidos un destino seguro de inversión.

¿Bueno y eso qué con México?

La explicación resumida es: si Estados Unidos sube su tasa, probablemente México también lo haga. Pero incluso si no lo hace de inmediato, el Banco de México ya subió una vez su tasa de referencia en febrero de este año ¡y cinco veces el año pasado!

¿Eso qué significa? ¡Adivinaste! El precio de los créditos tenderá a subir porque esa tasa es la referencia de los bancos para cobrar sus intereses. ¡Pfff!

Lee: La Fed presiona a Banxico para que eleve su tasa de interés

Ahora sí viene lo bueno

De acuerdo con la última base de datos disponible de la Condusef sobre tasas de tarjetas de crédito, la tarjeta clásica de uno de los bancos más grandes del país (o sea, es muy probable que tú la tengas) tenía un CAT de 50.3% en diciembre de 2015.

Hoy, el CAT (que considera tasa de interés y comisiones) para esa misma tarjeta es de 54.5%, de acuerdo con información de la página web de esa institución.

Y lo que falta porque algunos analistas económicos creen que la tasa podría llegar a 7.25% al cierre de este año desde su nivel actual de 6.25%.

¡Suerte si eres de los que deja la bola de nieve de intereses en su tarjeta!

¿Va a afectar a todos los créditos?

Este efecto podrías sentirlo en los créditos que tengas a tasa variable como tarjetas, un crédito empresarial o incluso hipotecario.

¡Ojo! La mayoría de los créditos hipotecarios están a tasa fija. Datos de Banxico a diciembre de 2015 (las últimas cifras disponibles) dicen que el 96% del crédito a vivienda está a tasa fija, entonces ahí no cambia nada en toda la vida del crédito.

Lee: 5 formas de tirar tu dinero… evítalas

Pero si tú sí lo tienes a tasa variable o estás pensando comprar casa, es probable que el crédito que saques en la segunda mitad de 2017 o en 2018 tenga una tasa más alta que si lo hubieras sacado hoy.

Te urge invertir

Si los créditos se encarecen, lo justo es que tus ahorros también crezcan a través de la inversión. ¡Aprovéchalo! Existen opciones de fondos de inversión que te permiten buscar oportunidades en este entorno de movimientos de tasas.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Historias de abuso sexual que han sacudido al mundo del entretenimiento
No te pierdas
×