OPINIÓN: El aislamiento de Qatar solo tiene sentido en el mundo de Trump

Aunque el papel del presidente de EU en este drama del Golfo no parezca obvio, su visión de un mundo árabe dirigido por Arabia Saudita, unido contra Irán, es la responsable de este escándalo.
Medidas  Países de Medio Oriente suspendieron su trato diplomático con Qatar para "preservar su seguridad nacional".  (Foto: EFE)
Jonathan Cristol

Nota del editor: Jonathan Cristol es miembro del World Policy Institute y del Center for Civic Engagement del Bard College. Síguelo en @jonathancristol. Las opiniones aquí expresadas son exclusivamente suyas.

(CNN) - En las últimas 24 horas, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Egipto, Maldivas y Yemen han roto relaciones con Qatar. Ha sido expulsado de la coalición liderada por Arabia Saudita que lucha en Yemen contra los rebeldes Houthi respaldados por Irán. Además, las aerolíneas Emirates, Etihad y FlyDubai han anunciado la inminente cancelación de vuelos a Doha, la capital qatarí.

Aunque el papel del presidente estadounidense Donald Trump en este drama del Golfo no parezca inmediatamente obvio, su visión de un mundo árabe dirigido por Arabia Saudita, unido contra Irán, es de hecho la responsable de este escándalo diplomático.

Lee: Países de Medio Oriente rompen relaciones diplomáticas con Qatar

Hace dos semanas, el Emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, aparentemente criticó la política iraní de Donald Trump y calificó a Irán de "potencia regional e islámica". Las declaraciones se publicaron en línea, pero Doha argumentó que el sitio web de su agencia oficial de noticias fue hackeado y que los comentarios no eran reales. El FBI está ayudando en la investigación del presunto hackeo.

Al parecer, en respuesta a esta declaración, la Agencia de Prensa Saudita dijo que "(Qatar) acoge a varios grupos terroristas y sectarios que buscan desestabilizar la región, incluyendo la Hermandad Musulmana, ISIS (Estado Islámico) y Al Qaeda", así como "milicias rebeldes" en Yemen.

Pero la verdad es que probablemente hay algo más en juego aquí. La línea dura de Trump contra Irán, su retirada del Acuerdo de París, su negativa a reafirmar el Artículo 5 de la OTAN y la declaración de su administración de que "el mundo no es una ‘comunidad global’ sino un ring donde las naciones, los actores no gubernamentales y los negocios interactúan y compiten por la ventaja", es una eficaz declaración que la era de la negociación y de los matices ha terminado y la era de la confrontación y el enfrentamiento ha comenzado.

Las consecuencias que podría traer a Qatar la crisis diplomática del Golfo

Si las negociaciones entre el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) - una alianza diseñada para contrarrestar la influencia iraní en la región - e Irán eran inminentes, hubiera sido razonable permitir que Qatar permaneciera casi neutral (está en el CCG después de todo, así que en realidad no es neutral).

Si hubiera negociaciones entre Hamas e Israel, entre Egipto y la Hermandad Musulmana, o entre Estados Unidos y los talibanes, también tendría sentido permitir que Qatar siga siendo una especie de refugio seguro.

Y Qatar está en una posición única para desempeñar este papel de negociación. Qatar se ha forjado una marca personal de imparcialidad, si no es que de neutralidad, y actúa como un intermediario entre los actores regionales de toda índole.

Ha disfrutado de una buena relación con Hamas, compartiendo parte de su propio personal con el grupo terrorista y brindando refugio seguro a altos líderes de Hamas en Doha; al menos así lo hacía hasta el domingo, cuando algunos países exigieron la salida de los "diplomáticos" qataríes.

Lee: Terrorismo y otras preocupaciones que golpean al turismo

Qatar también goza de una estrecha relación económica con Irán, compartiendo el control de un gran yacimiento de gas natural vital para la economía qatarí. Por lo tanto, generalmente se abstiene de criticar las políticas de Irán, a pesar de la pertenencia de Qatar al CCG.

Qatar es también la sede de una oficina política de los talibanes, que ha operado durante casi cuatro años. Los talibanes eligieron Qatar porque era visto como un terreno "neutral", y Estados Unidos no expresó ninguna objeción a su presencia.

A pesar de sus relaciones cordiales con grupos terroristas, Qatar también acoge a 11,000 soldados estadounidenses en la Base Aérea de Al Udeid, la mayor instalación militar de la región. También disfruta de una relación más matizada con Israel que la mayoría de los estados de la región.

Qatar financió la construcción de un estadio de futbol en Israel. Incluso abrió relaciones comerciales con Israel en 1996, aunque estas relaciones fueron cortadas en 2009. La ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, se reunió con el emir qatarí, y Qatar ha permitido discretamente que representantes israelíes operen en su territorio.

En resumen, Qatar mantiene una complicada serie de relaciones con prácticamente todos los actores de la región.

Lee: ¿De dónde obtiene su riqueza Qatar?

Hay dos razones principales para la posición de Qatar como la Suiza de Oriente Medio. La primera es que, como un país pequeño de 2.2 millones de personas, tiene sentido desde el punto de vista de la seguridad no alienar a ningún actor regional poderoso, ya sea Irán, Israel o Arabia Saudita. Su disposición de permitir que grupos terroristas importantes mantengan oficinas en Doha también lo aísla de convertirse en un objetivo de estos mismos grupos.

La segunda razón es que la capacidad de actuar de intermediario y estar en el centro de las luchas de poder regionales y las conversaciones de paz permite a Qatar jugar por encima de su categoría en los asuntos internacionales y la política regional. No se trata de una nueva revelación. Ha sido bien conocido por todas las partes desde hace algún tiempo. Y sin embargo, las últimas 24 horas han visto una crisis diplomática sin precedentes.

Lee: Arabia Saudita revoca licencia de Qatar Airways y cerrará sus oficinas

Pero si hay un giro hacia la confrontación, Qatar puede verse presionado por sus vecinos para acatar la línea oficial contra los enemigos de Arabia Saudita. Comparte su única frontera terrestre con Arabia Saudita y depende de Arabia Saudita para el 40% de sus importaciones de alimentos. Pronto los precios al consumidor aumentarán drásticamente, y posiblemente veamos compras de pánico en los supermercados.

La única manera de que Qatar resista a la presión diplomática y económica de Arabia Saudita sería que Estados Unidos interviniera con sus aliados saudíes. Por desgracia para Qatar, en el mundo de Trump, el dinero manda - y aunque Qatar es un país rico, Arabia Saudita es mucho más rico.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Ounuamua es el primer visitante interestelar que recibe nuestro sistema solar
No te pierdas
×