OPINIÓN: Trump, Estados Unidos necesita hacer negocios con Cuba

El embargo comercial debería levantarse y las empresas estadounidenses no deberían quedar al margen del importante desarrollo económico de Cuba.
¿Retroceso?  Engage Cuba, una organización apartidista, señaló que revertir las políticas de la presidencia de Obama con Cuba podría costarle a la economía de Estados Unidos más de 6,000 mdd en los próximos cuatro años.  (Foto: Evelio Contreras/CNN)
Amy Klobuchar

Nota del editor: Amy Kobluchar es senadora demócrata por el estado de Minnesota. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Donald Trump anunció que haría cambios a la política estadounidense de acercamiento expandido con Cuba. Estos cambios no son una cancelación total, pero sí son un retroceso.

Los estadounidenses coinciden en que tenemos que fomentar (no desalentar) el acercamiento con Cuba. El 73% de los estadounidenses quiere más acercamiento con Cuba, no menos. ¿Por qué? Porque hacer negocios con Cuba es bueno para Estados Unidos, así de simple.

Lee: Trump enfría la relación EU-Cuba al cancelar acuerdo

Los empresarios estadounidenses lo entienden. Miren por ejemplo a los criadores de pavos de mi estado, quienes esperan que el crecimiento de los ingresos de los cubanos se traduzca en el crecimiento de la demanda de las aves de corral estadounidenses. O a los agricultores del medio oeste estadounidense que quieren exportar sus cosechas a Cuba.

Hay empresas estadounidenses de tecnología que quieren ayudar a los cubanos a conectarse con el mundo; fabricantes estadounidenses que quieren vender sus productos para ayudar a mejorar la economía cubana, y desde luego, el sector turístico estadounidense que quiere que haya un campo de juego parejo para competir con los europeos y los asiáticos.

Las empresas estadounidenses exportan a Cuba alrededor de 300 millones en dólares de productos agrícolas al año, nada más con fines humanitarios. Según cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, si se levantara el embargo comercial, esa cifra sería tres veces mayor.

Con efecto inmediato, Trump cancela acuerdo que Obama había alcanzado con Cuba

Sin embargo, el Congreso todavía no levanta el embargo. Desde hace más de 50 años, las empresas y los agricultores estadounidenses han estado atados de manos, sin poder aprovechar totalmente un mercado de 11 millones de personas, situado a apenas 140 kilómetros de las costas estadounidenses.

Seamos honestos: el embargo comercial a Cuba no ha asegurado los intereses de Estados Unidos ni ha ayudado al pueblo cubano, porque la forma de promover un cambio positivo y el respeto a los derechos humanos en Cuba es el acercamiento, no el aislamiento.

Como las empresas estadounidenses no pueden entrar, otros países lo han hecho. En 2015, fui a Mariel, un enorme puerto nuevo diseñado para recibir a los barcos más grandes del mundo. Brasil está financiando un proyecto de 1,000 millones de dólares; a cambio, Cuba compró más de 800 millones de dólares en productos y servicios de proveedores brasileños. Las computadoras que se usan en el puerto son chinas.

No tiene sentido que las empresas estadounidenses no formen parte de este importante desarrollo económico. No es que las empresas estadounidenses no puedan competir, es que las han dejado totalmente fuera de la competencia.

Lee: Los años clave de la relación entre Cuba y Estados Unidos

Por eso, junto con el senador republicano Mike Enzi, presenté un proyecto de ley (la Ley de libertad para exportar a Cuba) para levantar el embargo comercial de una vez por todas y derribar las barreras jurídicas que impiden que los estadounidenses hagan negocios en Cuba, impulsar las exportaciones y generar empleos en Estados Unidos. Se conservan las disposiciones importantes sobre derechos humanos y de reivindicación de propiedad que existen en las leyes estadounidenses.

Durante la presidencia de Obama, empezamos a avanzar en la dirección correcta. Hoy es más fácil viajar a Cuba. Las aerolíneas estadounidenses abrieron rutas nuevas a Cuba y el primer hotel estadounidense en la isla se inauguró el año pasado.

Las empresas estadounidenses pueden trabajar en la infraestructura de telecomunicaciones de la isla y, a finales de abril, Google instaló sus primeros servidores, con lo que fue la primera empresa extranjera que abrió oficinas en Cuba. Ahora hay menos barreras a las operaciones bancarias en Cuba y ambos gobiernos están trabajando en cuestiones como la productividad agrícola y la seguridad alimentaria.

Lee: Google 'enciende' sus servidores en Cuba

Podemos y debemos hacer más. Apenas rascamos la superficie de lo posible. Pero ahora tenemos un nuevo gobierno que tiene una perspectiva diferente respecto a las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, lo que podría causar que se pierda parte de este avance.

Engage Cuba, una organización apartidista que representa a economistas, grupos empresariales y expertos, señaló que revertir las políticas de la presidencia de Obama podría costarle a la economía de Estados Unidos más de 6,000 millones de dólares y más de 12,000 empleos en los próximos cuatro años.

Trump es un empresario y espero que pueda ver que hacer a un lado a Cuba es malo para los negocios en Estados Unidos. Yo preguntaría: ¿por qué no dar un paso adelante en vez de dos hacia atrás? Después de todo, la oportunidad está allí.

De cara al término de su mandato, Raúl Castro abre la puerta a cambios en Cuba

El sector privado representa casi un tercio de la fuerza laboral cubana y actualmente hay más de 500,000 empresarios registrados que necesitan una buena conexión a internet; que necesitan computadoras y equipo para oficinas. Necesitan refacciones automotrices. Si las empresas estadounidenses no pueden ofrecer estos bienes y servicios, otros países tomarán su lugar.

Además, más de un millón de estadounidenses viajarán a Cuba a lo largo del próximo año. Necesitan una forma de llegar, necesitan dónde quedarse y qué comer. Una vez más, si las empresas estadounidenses quedan al margen, estos turistas dormirán en hoteles españoles y comerán alimentos procedentes de China. Y eso no es lo que queremos.

Como país, Estados Unidos muestra su mejor cara cuando crea y fabrica cosas y las exporta al mundo. Los estadounidenses coinciden en que es necesario incrementar (no reducir) el acercamiento con Cuba. En la legislatura más reciente, 25 senadores, tanto republicanos como demócratas, respaldaron mi propuesta de ley para levantar el embargo; muchos más manifestaron su apoyo a la propuesta de ley tras bambalinas.

Lee: 9 claves para entender la vida cotidiana en Cuba

Realmente creo que si hubiera llegado a votación en el pleno del Senado, habría sido muy probable que se aprobara.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La reconstrucción de nuestra relación con Cuba podría ser un triunfo para las empresas estadounidenses y un triunfo para el pueblo cubano.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Carstens deja Banxico con un recorte al pronóstico de crecimiento económico
No te pierdas
×