OPINIÓN: Reconstruir la CDMX, retos y oportunidades para la arquitectura

Un reto de este proceso es innovar esquemas normativos, administrativos y de vigilancia en el proceso constructivo, apunta Evangelina Hirata.
Reconstrucción  En países industrializados, la reconstrucción se realiza a partir de una normatividad más clara.  (Foto: Cuartoscuro)
Evangelina Hirata

Nota del editor: Evangelina Hirata es directora ejecutiva del Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación, S.C. (ONNCCE). Es arquitecta con estudios de posgrado en Urbanismo en Japón, España y México. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(Expansión) — De cara a los efectos devastadores de un sismo como el del pasado 19 de septiembre, es requisito el diseño de un planteamiento de soluciones en forma integral y de forma acelerada en donde se produzca una gran sinergia y coordinación de toda la sociedad bajo el liderazgo del gobierno.

La reconstrucción de viviendas y edificaciones en general representa una oportunidad de replantear los aspectos normativos y administrativos que se deberían llevar a cabo y reconsiderar las prácticas que se han implementado en la construcción.

La reconstrucción no solamente requiere redefinir los criterios que deberán tener las nuevas edificaciones, para que soporten siniestros de similar magnitud, sino también la recuperación de edificios dependiendo el grado de afectación.

En el aspecto técnico se pueden aplicar diferentes soluciones de reconstrucción o reposición de la edificación. En ambos casos, se deben replantear todos los criterios técnicos del lugar y realizar un nuevo análisis de las condiciones geológicas del suelo y de los edificios colindantes, las opciones de diseño que deben ser consideradas, siendo esta la oportunidad de tomar en cuenta las innovaciones tecnológicas en materiales y procesos constructivos.

OPINIÓN: ¿Cuánto pudieron haberse ahorrado los constructores a costa de vidas?

Las soluciones arquitectónicas de la edificación obedecerán al uso y destino de la misma en función de la orientación, los niveles socioeconómicos a quien se destine la construcción, la situación jurídica de la propiedad y las decisiones de los propietarios.

En el caso de las construcciones habitacionales para el sector de bajos ingresos, el gobierno podría diseñar esquemas de proyecto tanto arquitectónico como financieros, con base en el uso de diferentes prototipos de vivienda, dependiendo de la ubicación, las colindancias, el tamaño del conjunto de vivienda, o viviendas aisladas ya que, al tener un incentivo económico, estos modelos pueden producirse con el fin de reducir costos de la construcción y con reglas establecidas por el mismo gobierno. En estos programas se debe contar con la participación de la comunidad afectada.

A diferencia de otras construcciones residenciales, los prototipos o modelos de vivienda dependerán del propietario, por lo que es preferible elaborar criterios obligatorios de cumplimiento normativo para asegurar la calidad, la seguridad estructural y la habitabilidad de las construcciones.

Lee: Los errores cometidos en el único edificio nuevo derrumbado

Un reto de este proceso es innovar esquemas normativos, administrativos y de vigilancia en el proceso constructivo que va desde el uso del suelo adecuado, la factibilidad de servicios, hasta el uso y destino del edificio acorde a la potencialidad del suelo en todos sus aspectos. Esto deberá verse reflejado en los procesos de otorgamiento de permisos de construcción, y también a través del diseño de un esquema de actualización permanente de las regulaciones de construcción de un periodo no mayor a cuatro años como se hace en países industrializados, donde en el proceso de actualización participa toda la industria y el gobierno coordinadamente.

OPINIÓN: ¡Basta de irregularidades! Lo que debemos cumplir tras el sismo

Esta oportunidad es factible siendo que, después del sismo del pasado 19 de septiembre, se resaltó la necesidad de aprovechar la experiencia y confiabilidad que los Colegios de Profesionistas, de Ingenieros, de Arquitectos, las Asociaciones de DRO, a través de sus agremiados, aportan en la revisión y asesoría para efectos de la reconstrucción.

En países industrializados, la reconstrucción se realiza a partir de una normatividad más clara. En el caso de la Ciudad de México, dado que las regulaciones de la construcción no se encuentran actualizadas y armonizadas, los planes de reconstrucción están supeditados a los procesos administrativos actuales.

OPINIÓN: ¿Quién debe pagar los daños en los edificios de la CDMX?

Para acelerar estos procesos es importante que se tomen decisiones colegiadas integradas, con protocolos o criterios técnicos adecuados a la reconstrucción, y obligar al uso de productos y materiales de la construcción normalizados y certificados, así como sistemas que permitan que las construcciones puedan ser más eficientes en su ejecución sin sacrificar la calidad y seguridad de las mismas.

Para los aspectos técnicos de cada edificación, debe revisarse el cumplimiento de la normativa en materia de protección civil, como el establecer salidas de emergencia adecuadas, sistemas de alarmas, infraestructura contra incendios, principalmente en edificaciones de alta densidad, así como equipamiento urbano dentro de las escuelas, los hospitales, los centros de reunión y de trabajo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Finalmente, es muy importante incluir en el marco regulatorio de la construcción la supervisión de tercera parte que vigile el cumplimiento de la normatividad, ya sea en edificaciones nuevas, en ampliaciones, modificaciones y rehabilitación de los edificios, sobre todo el evitar el crecimiento espontáneo de las construcciones sin regulación.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×