OPINIÓN: ¿Cómo desarrollar más resiliencia para tener una cultura de prevención?

La prevención es un tema que sabemos que hay que incorporar más a nuestras vidas, pero por alguna razón, nos es difícil sumarnos, apunta Adriana Castro.
Solidaridad  Un hombre y un niño caminan frente a las cartas que forman la palabra "Solidaridad", el pasado 15 de octubre durante un homenaje a las víctimas del sismo del 19 de septiembre, en la explanada de la Plaza de la Revolución, en la Ciudad de México.  (Foto: AFP/Archivo)
Adriana Castro

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas Felices. Síguela en Facebook. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(Expansión) – A un mes de la tragedia vivida en la Ciudad de México hay emociones presentes en la mayoría de nosotros: la profunda tristeza, el temor, el enojo y la culpa de tener que regresar a nuestra vida cotidiana sabiendo que hay muchas personas que necesitan ayuda.

Además, también hay temas pendientes y uno de ellos es la cultura de la prevención. A partir del sismo, muchos sabemos que deberíamos ser y actuar de forma preventiva; es decir, a futuro.

OPINIÓN: ¿Por qué nos gusta ser solidarios?

La prevención es un tema que sabemos que hay que incorporar más a nuestras vidas, pero por alguna razón, nos es difícil sumarnos. Así que, me di a la tarea de averiguar qué puede hacer una persona para aumentar su cultura de prevención.

Encontré que hace unos días, el 13 de octubre, se celebró el Día Internacional para la Reducción de Desastres, fecha establecida por la ONU con el propósito de concientizar a los gobiernos y a las personas para tomar medidas encaminadas a minimizar los riesgos de desastres, así como su prevención.

Esta iniciativa de la ONU está basada en el enfoque del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, que se centra en proteger la vida de las personas y en las acciones que se deben tomar.

OPINIÓN: Superar el sismo, un trabajo de equipo en las empresas

Haciendo una revisión del Marco de Sendai, me llamó la atención que plantea que uno de los elementos que más ayuda a potenciar la cultura de prevención de desastres es la resiliencia.

La Iniciativa 100 ciudades resilientes (100RC), de la que forma parte la CDMX, define la resiliencia como la capacidad de las personas, comunidades, empresas y sistemas que se encuentran dentro de una ciudad para sobrevivir, adaptarse y crecer, independientemente de los tipos de tensiones crónicas e impactos agudos que experimente.

La iniciativa plantea una estrategia que permite a la ciudadanía crecer en temas de prevención.

OPINIÓN: Primero seres humanos antes que líderes frente a la tragedia

El planteamiento central es que la resiliencia no solo nos permite tomar mejores decisiones en caso de riesgos, sino que también promueve que tomemos acciones preventivas.

Y ahora, la pregunta esperada ¿Cómo desarrollar más resiliencia para acercarnos a una cultura de prevención?

La respuesta es simple: relacionándonos más con las personas que tenemos cerca. Se trata de incluir más a la familia, amigos, vecinos y compañeros de trabajo a nuestra vida cotidiana.

Personas que han sufrido una amputación comparten historias de resiliencia

Los expertos en ciencias de la felicidad señalan que los niveles de resiliencia se desarrollan más fácil cuando hay presencia de vínculos afectivos.

Esto significa que pertenecer a una comunidad es un factor de prevención primordial que actúa fortaleciendo las condiciones positivas para lograr el mejor desarrollo humano. Las comunidades resilientes pueden producir o activar los fenómenos de protección que junto con la disminución de los factores de riesgo ayudan a la prevención de desastres.

La lógica es que si conoces a tus vecinos, eres más propenso a mostrar tu lado bondadoso que busca ver por ellos.

OPINIÓN: El apoyo en estados de 'colapso' psicológico

Por ejemplo, a partir de la tragedia del sismo, fue muy claro ver que los primeros que llegaron a auxiliar en el desastre y a aportar en la reconstrucción fueron los vecinos. ¿Por qué? Porque de acuerdo con el investigador Christopher Peterson hay una tendencia natural en las personas por conectar entre ellas. En otras palabras: los demás nos importan.

En resumen: para desarrollar una cultura de prevención de desastres, algo valioso es tomar acciones como acercarte más a tus vecinos, formar parte de la brigada de protección civil de tu empresa y tener un contacto cercano con tus familiares y amigos. Esto hace que te sumes a una cultura de “los demás importan, por ello nos cuidamos entre todos”.

De esta forma, una vez que te identificas como parte de un grupo, es más fácil que te involucres en iniciativas y hábitos de prevención promovidos y practicados por toda la comunidad a la que perteneces.

ESPECIAL. Sismo en México: solidaridad ante la tragedia

¿Alguna vez habías pensado que vincularte a mayor profundidad con otras personas se podría traducir en más prevención en tu vida?

La resiliencia se trata de ti, de las personas que tienes cerca y de los vínculos que te unen con ellas.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Sebastián Piñera lidera las elecciones presidenciales en Chile
No te pierdas
×