Ballenas del Golfo de California sufren quemaduras serias por el sol

Los cetáceos del Golfo de California en México cada vez tienen más heridas en la piel por la intensidad de la luz solar
ballena
ballena  ballena
Matthew Knight
Autor: Matthew Knight
LONDRES (Reuters) -

Las ballenas en el Golfo de California en México cada vez muestran quemaduras más graves por el sol, según un nuevo informe publicado el miércoles.

Fotografías y muestras de piel, que fueron recopiladas por científicos de la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL) y el Centro de Ciencias Marinas de México, revelaron ampollas y cambios en la pigmentación de la piel de las ballenas azules, rorucales y cachalotes.

Las especies más afectadas fueron la ballena azul –que tiene una piel más clara– y las ballenas que pasan la mayor parte del tiempo en la superficie, exponiendo su piel al sol.

“Las ballenas necesitan venir a la superficie para respirar, para socializar y para alimentar a sus crías, lo que significa que están expuestas frecuentemente a la fuerza del sol”, dijo en un comunicado la principal autora, Laura Martínez Levasseur.

Martínez Levasseur dice que el aumento en el daño en la piel de las ballenas azules es “un asunto de preocupación”, pero aún no está claro porqué está sucediendo.

“Un probable candidato es el aumento de RUV (radiación ultravioleta) como resultado de una disminución de ozono o por el cambio en el nivel de protección de las nubes”, dijo Martínez Levasseur.

Los niveles de rayos ultravioleta en el Golfo de California generalmente permanecen altos o muy altos en el índice UV (la medida estándar internacional de la fuerza de la radiación ultravioleta), durante todo el año.

Edel O’Toole, profesora de dermatología molecular en la Universidad Queen Mary de Londres, y co-autor, dijo que los cambios en la piel de las ballenas fueron “dramáticos”,  y “significativos”.

“En las células de la epidermis había ampollas que pudimos observar bajo el microscopio, así como los que se pueden ver en la piel. También observamos quemaduras de sol parecidas a la de los humanos”, dijo O’Toole a CNN.

El daño parece estar empeorando, pero aún no hay evidencia de que las ballenas estén desarrollando más cáncer de piel, dijo O’Toole.

Ahora que se ha establecido que la exposición a la fuerza del sol daña la piel de las ballenas, los científicos ahora observaran los efectos en cadena y monitorearán si las ballenas pueden ser capaces de responder a un aumento de radiación y mejorar sus mecanismos naturales de protección solar.

El estudio, que se realizó entre el 2007 y el 2009 aparece en línea en la revista Proceedings de la Sociedad Real B, especializada en biología y ciencias de la vida.

Ahora ve
No te pierdas