Brasil subasta su selva tropical en su búsqueda por protegerla y salvarla

Hasta el 10% de las 280 millones de hectáreas de bosque público podrían ser administrados por empresas madereras para evitar la tala ilegal
Brasil tala  Brasil tala
Catriona Davies
Autor: Catriona Davies
(Reuters) -

Brasil comenzó a subastar a empresas privadas, parte de su selva tropical para explotación forestal.

Un millón de hectáreas se han puesto este año como concesiones para su explotación, se espera que se incremente a 11 millones de hectáreas en cinco años.

Eventualmente, hasta el 10% de las 280 millones de hectáreas de bosque público podrían ser administrados por empresas madereras, mientras el terreno permanece como propiedad pública.

Mientras esto puede sonar como la peor pesadilla para un ambientalista, el gobierno brasileño afirma que reducirá la tala ilegal y asegurará que las selvas sean manejadas de manera sustentable.

¿Pero esta política puede ayudar a salvar la selva tropical del Amazonas o simplemente legaliza su destrucción?

CNN habló con Marcus Alves, uno de los directores del Servicio Forestal Brasileño, y con Daniel Nepstad, un importante científico ambientalista que ha estudiado el Amazonas durante 25 años y es director del  programa del Instituto de Estudios Ambientales del Amazonas, para conocer sus puntos de vista.

¿No significa un mayor daño al Amazonas?

El problema con el Amazonas no es tanto la tala, sino la tala ilegal, según Nepstad y el gobierno brasileño.

Las concesiones permitirán a las empresas tomar solo 25 metros cúbicos de madera -de cuatro a seis arboles– por hectárea, y se asegurarán de que no se dañen los arboles alrededor, dijo Alves.

“Ellos no pueden regresar a la misma hectárea de nuevo por 30 años, permitiéndole a la selva recuperarse y volver a crecer”, añadió.

Nepstad dijo: “Haciéndolo correctamente, la tala puede ser una buena manera de conciliar la necesidad de trabajos e ingresos con la conservación de la selva. Si lo haces bien, puedes derribar tres o cuatro árboles por hectárea sin dañar a los demás, y dentro de unos años, no notarás la diferencia”.

“Hay un enorme potencial de utilizar la tala como parte de la economía del Amazonas mientras se mantiene el carbono en los arboles, y la biodiversidad”.

Alves dijo que había 25 millones de personas viviendo en el Amazonas que necesitan ganarse la vida.

¿La tala es un factor importante en la deforestación del Amazonas?

Los mayores impulsores de la deforestación es el pastoreo de ganado, cultivo de soya, caminos ilegales y tala y quema en pequeña escala para la subsistencia, dicen ambos.

Ambos coinciden en que la tala selectiva no contribuye a la deforestación si sólo un pequeño numero de arboles son removidos responsablemente.

La deforestación se ha reducido significativamente en Brasil en los últimos años, bajando de casi 13,000 kilómetros cuadrados en el 2007-2008 a 7,000 kilómetros cuadrados en el 2008-2009, según el gobierno brasileño.

Alves atribuye la reducción como una victoria por las políticas de concesiones.

“Estas concesiones apenas están comenzando, pero ya tenemos una enorme reducción en la tasa de deforestación”, dijo.

Nepstad no está de acuerdo en que las concesiones hayan reducido la deforestación, pero cree que trabajar con la industria será de ayuda.

Él dijo: “Yo creo que la deforestación en el Amazonas se puede terminar para el 2020, mientras continúa la tala. La industria es parte de la solución así como es la principal causa del problema. Sin la industria en la mesa, sería difícil terminar con la deforestación en un lugar como el Amazonas”.

¿Qué tan grande es el problema de la tala ilegal?

Nepstad estima que la tala se lleva a cabo actualmente en un millón de hectáreas de selva privada – alimentando a 2,000 aserraderos –la mayor parte de ellas ilegales.

“Hay algunos operadores responsables trabajando en terrenos privados, pero muchos lo hacen de manera descuidada, derrumbando arboles y causando mucho daño”, dijo.

“El gobierno ha podido eliminar una gran cantidad de la tala ilegal con mayores controles, pero la mayor parte de ella está todavía en marcha”.

Alves dijo: “Nuestra expectativa es que en el largo plazo, las concesiones suministren el 80% de la madera para el mercado, reduciendo la demanda de madera no regulada de bosques privados”.

¿Puede funcionar el plan de concesiones de Brasil?

“Suena grandioso en el papel, pero muy pocos países han podido llevarlo a cabo”, dijo Nepstad.

“Las políticas forestales que presentan concesiones de tala a empresas privadas en tierras públicas, han tenido una historia triste en la mayor parte de las naciones tropicales del mundo, plagadas de corrupción, clientelismo y regalías que pierden la marca. Pero si un país puede hacerlo funcionar, es Brasil”, agregó.

¿Qué piensan los ambientalistas de la política de Brasil?

“Creemos que puedes llegar más lejos favoreciendo a los madereros responsables”, dijo Nepstad. “En algunas zonas es mejor no usar los recursos naturales, pero tienes que fijarte en lo que es mejor para el Amazonas en su conjunto”.

“Cuando la política fue propuesta por primera vez, algunos grupos ambientalistas se opusieron a cualquier tipo de actividad económica en la selva, pero esa resistencia disminuyó cuando su atención se movió a las principales causas de deforestación, como la agricultura y la ganadería”.

Ahora ve
Este robot se desplaza por los pasillos para limpiar los pisos de Walmart
No te pierdas
×