América Latina, dispuesta a negociar en la COP 16, pero no espera acuerdos

Los países de la región no buscarán un acuerdo vinculante de reducción, pero liderarán varias negociaciones para que Cancún no fracase
sao paulo  sao paulo
/
(Reuters) -

Latinoamérica participará en la próxima cumbre climática de Naciones Unidas con pocas esperanzas de lograr un acuerdo vinculante sobre reducción de emisiones, pero confía en liderar otras negociaciones importantes.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, anfitrión de la reunión que se desarrollará del 29 de noviembre al 10 de diciembre, es de los más optimistas. Aseguró que se adoptarán "decisiones sin precedentes" y acuerdos "inéditos" contra el cambio climático.

México confía en lograr un acuerdo sobre mecanismos para reducir las emisiones de deforestación y degradación (REDD+, por sus siglas en inglés) que se calcula son el 20% de las emisiones globales de efecto invernadero.

Además espera acuerdos en materia de transferencia de tecnología y financiación, con la creación del fondo verde que apoyan la mayoría de países de la región.

En América Latina hay unanimidad sobre la necesidad de que los países más ricos transfieran tecnología a las naciones en desarrollo para ayudarlas a combatir el cambio climático.

Los países de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) han anunciado que adoptarán una postura común bajo la propuesta ecuatoriana de Emisiones Netas Evitadas, con la que Quito, por ejemplo, ha solicitado fondos a cambio de no explotar la gran reserva petrolera del parque amazónico de Yasuní.

Brasil, por su parte, ve complicado que pueda haber acuerdos en Cancún si Estados Unidos no asume un compromiso claro sobre su aportación para combatir el cambio climático, explicó su canciller Celso Amorim.

Este país apoya el llamado fondo verde e incluso se ha comprometido a aportar dinero para la iniciativa, aunque sin dar cifras.

Venezuela, que junto a Nicaragua, Cuba y Bolivia, no suscribió el acuerdo alcanzado en Copenhague el pasado año, abogará por la continuidad del Protocolo de Kyoto.

Bolivia quiere que los países desarrollados paguen su "deuda climática" y propone que aporten a los pobres el equivalente a al menos el 6% de su Producto Nacional Bruto (PNB), además de exigirles que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% antes de 2020.

La meta es ambiciosa, considerando que ni siquiera el 5% establecido en el Protocolo de Kyoto se ha cumplido.

Cuba dice que las acciones para frenar los efectos del cambio climático son "urgentes" ante la vulnerabilidad de su territorio por ser insular y tropical.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, instó a lograr un "mayor compromiso de la comunidad internacional sobre la reducción de gases" y aseguró que los países de la región deberán demostrar que son capaces de asumir un verdadero compromiso para combatir el cambio climático.

En Perú tampoco hay grandes esperanzas de sellar acuerdos.

"Hoy está bastante más relajada la postura" y no se quiere caer en el exceso de expectativas que hubo en Copenhague el año pasado, dijo Eduardo Durand, director general de Cambio Clímático en el ministerio del Ambiente de ese país.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La posición de Guatemala será impulsar una "alianza para el desarrollo común", una propuesta consensuada con los diferentes sectores sociales.

La mayoría de los países latinoamericanos estarán representados por sus ministros de Exteriores o de Medio Ambiente y hasta el momento sólo han confirmado su asistencia a la cumbre el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, que acudirá junto a la mandataria electa Dilma Rousseff, y el boliviano Evo Morales.

Ahora ve
“Todos chipotudos o todos parejos”, dice Guajardo en renegociación del TLCAN
No te pierdas
×