Jabones de hotel reciclados ayudan a salvar vidas en países de África

Artículos de higiene fabricados a partir de otros recolectados en hoteles ayudan a mejorar las condiciones entre la población
jabones
jabones  jabones  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Jessica Ellis
Autor: Jessica Ellis | Otra fuente: 1
CNN

¿Qué pasa con la barra de jabón que apenas y usaste en tu última visita a un hotel? Lo más probable es que acabe en la basura.

Esta situación impactó al activista y empresario Derreck Kayongo, originario de Uganda, durante su primera visita a un hotel de los Estados Unidos, en Filadelfia, Pensilvania, a principios de 1990.

“Cuando llegué al hotel, había tres barras de jabón, una para el cuerpo, otra para las manos y otra para la cara, y eso no incluía los shampoos. Era una nueva experiencia para mí, y entonces me pregunté: '¿por qué tienen jabón para cada parte de sus cuerpos?'", recuerda Kayongo. “Y dije, por Dios, ¿por qué tanto desperdicio?”.

El hecho resultó igualmente sorprendente e inovidable para Kayongo, un hombre nativo de Uganda que pasó gran parte de su niñez como refugiado en Kenia, lo que lo animó años después a crear el Global Soap Project -Proyecto Global de Jabón-. Dicha organización no lucrativa vuelve a procesar los jabones usados recolectados de algunos hoteles de los Estados Unidos y los convierte en nuevas barras para naciones pobres como Uganda, Kenia, Haití y Suazilandia.

Kayongo dice que un estimado de 2.6 millones de barras de jabón se desechan diariamente en los hoteles de los Estados Unidos y que recolectar tal cantidad de jabón puede ayudar a la lucha contra las enfermedades y a combatir la mortalidad de niños en países pobres mejorando así el acceso a la limpieza básica.

“Tenemos más de dos millones de casos de niños que mueren cada año debido a enfermedades como la diarrea”, dice Kayongo. “Si puedes poner una barra de jabón en las manos de cada niño, podrías reducir los casos de enfermedades infecciosas como diarrea y cosas como tifoidea y cólera un 40%".

Desde Atlanta, Kayongo echó a andar el Global Soap Project en el 2009, yendo de puerta en puerta, explicando en los hoteles locales su plan para ayudar a salvar vidas. Hasta ahora, unos 300 hoteles a lo largo de los Estados Unidos se han unido a su causa, permitiéndole a él y a su equipo reprocesar miles de barras de jabón y mandarlas a 18 países en vías de desarrollo.

El jabón reciclado se embarca hasta que una muestra es examinada para comprobar que no tenga patógenos y después de que sea avalado por un laboratorio externo. El Global Soap Project echa a andar después un procedimiento según el cual organizaciones le ayudan a embarcar y distribuir el jabón de manera gratuita, a la gente que lo necesita.

El verano pasado, Kayongo repartió personalmente 5,000 barras de jabón en el orfanato de asistencia de Kenia, Brittney’s Home of Grace.

“Cuando les llevé el jabón a los huérfanos y lo olieron, ufff, podías ver la satisfacción en sus rostros, esos pequeños mensajes de esperanza son lo que la gente necesita cuando se encuentra entra la espada y la pared” dice.

Siendo hijo de un jabonero, Kayongo ha experimentado lo que es vivir en condiciones difíciles.

Su infancia feliz en la década de 1970 terminó abruptamente cuando el Presidente de Uganda, Idi Amin, se declaró en guerra en contra de Tanzania. Al poco tiempo, Kayongo y sus padres se mudaron a Kenia para escapar de los horrores del conflicto, y fueron testigos de primera mano de la lucha por la supervivencia, sin acceso a las necesidades básicas.

“Cuando vienes de un hogar que conoces, estás acostumbrado a tu comida, a tus amigos… mudarte a un lugar para convertirte en un don nadie y ser llamado, literalmente, un refugiado, es lo más dramático que te puede llegar a pasar”.

Pero la vida le ofreció otra oportunidad, primero en Nairobi y después en los Estados Unidos. Actualmente dirige el Global Soap Project desde una bodega en Atlanta, pero con la ayuda de voluntarios por todo Estados Unidos, con la determinación de mejorar la calidad de vida en los países en vías de desarrollo.

El año pasado Kayongo, fue uno de los finalistas de la iniciativa Héroe del Año, de CNN. El reconocimiento, dice, ha aumentado la popularidad de su proyecto, ayudándolo a él y a su equipo a promover la causa para una mejor limpieza.

“Estamos viendo un aumento en la cantidad de hoteles que se registran con nosotros”, añade. “Estamos viendo muchos voluntarios que vienen a trabajar con nosotros, y eso es lo que nos ayudará a hacer más jabón”.

A pesar de todo su éxito, Kayongo está decidido a seguir dedicándole tiempo y esfuerzo a su causa. Dice que su meta para este año es hacer un millón de barras de jabón.

“Si quieres hacer grandes cosas y quieres contribuir con un gran cambio, entonces tienes que comprometerte a lo grande”, asegura.

Ahora ve