Los elefantes de Camerún, atrapados entre la caza y el tráfico de armas

Una organización denunció a los cazadores furtivos que matan paquidermos con fines comerciales o para adquirir armamento
elefante paquidermo mamifero especies
elefante paquidermo mamifero especies  elefante paquidermo mamifero especies  (Foto: )
(Reuters) -

Los cazadores furtivos han matado unos 450 elefantes en el parque nacional Bouba Ndjida, en el norte de Camerún, denunció este martes el organismo responsable de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Salvaje (CITES).

Los elefantes son codiciados por el marfil de sus colmillos, que no sólo se cambia por dinero, sino también por "armas y municiones destinadas a conflictos en países vecinos", dijo John Scalon, director general de la CITES, que depende de la ONU.

Esa matanza masiva de paquidermos no es un suceso aislado y forma parte de "una tendencia que se ha detectado últimamente en varios países, donde cazadores dotados de armamento sofisticado diezman la población de elefantes", según el responsable del organismo.

Aunque el aumento de la captura de elefantes ha sido dramático en Camerún, a los otros 38 estados africanos que tienen poblaciones de estos animales tampoco les es ajena esta situación.

"Se ha reportado que los elefantes han sido masacrados por grupos procedentes de Chad y Sudán en las últimas semanas, aprovechando la temporada seca", de acuerdo con la información recogida por la CITES, que tiene sus oficinas en Ginebra.

La Secretaría de la CITES indicó que está en contacto con los ministerios de Bosques y Vida Silvestre de Camerún, Chad, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo y Sudán para ofrecerles cooperación y ayudarles a reprimir la caza ilegal y el tráfico transfronterizo.

Ahora ve
No te pierdas