Tras el tsunami, cobra fuerza el renacimiento verde en Japón

Para las organizaciones civiles que se enfocan en la restauración de la región, es importante apoyar tanto al ecosistema como a la gente
arroz japon agricultura
arroz japon agricultura  arroz japon agricultura  (Foto: )
(Reuters) -

Ver excavadoras limpiando montañas de escombros ha sido una imagen común en la región de Tohoku, en Japón.

Pero un proyecto de restauración en la provincia de Miyagi está desarrollando un enfoque más sensible hacia los paisajes devastados por el tsunami, llegando incluso a limpiar los desechos a mano, plantando arroz orgánico y escogiendo flores originales de la región para embellecer el área.

“Hasta sacamos un auto de un arrozal sin el uso de maquinaria”, dijo Tsubasa Iwabuchi, de la Universidad de Tohoku, quien encabeza el Proyecto de Renacimiento Verde de Tohoku en Sadasawa Jima, que es parte de las Islas Urato, en la Bahía de Shiogama.

Iwabuchi dice que existe una buena razón para preferir usar las manos en lugar de las excavadoras y maquinaria pesada.

“Si limpias con máquinas, destruyes la capa estructural del terreno, lo que quiere decir que lo tendrías que restructurar. Eso se puede llevar mucho tiempo y tardaría aún más para que la gente pueda vivir de ese terreno”.

“También inundamos los arrozales con agua para diluir la sal. Aproximadamente en un mes los niveles de sal bajan tanto que ya es posible sembrar arroz. De otra manera, el uso de químicos y o cosas por el estilo pueden dañar los ecosistemas a su alrededor”.

Iwabuchi espera que el proyecto, en conjunto con la Iniciativa Satoyama, que promueve métodos para conservar y administrar el ecosistema, demostrará que restaurar paisajes y medios de vida devastados tiene un mejor resultado si se le otorga la misma importancia a ambas. Proyectos similares de monitoreo de ecosistemas están en camino en otras partes de Tohoku, incluyendo a Kesennuma, Ishinomaki y la ciudad de Sendai.

"Tienes que reconstruir a la sociedad junto con los ecosistemas, no los puedes separar. Estas áreas costeras (en Tohoku) han dependido tanto del ecosistema forestal como del pesquero por mucho tiempo”, dijo Iwabuchi.

Cerca de 230 personas viven en Sadasawa Jima y restaurar sus arrozales y pescaderías es solo una manera de hacer que los residentes regresen a trabajar. Más allá de la restauración del arroz orgánico de la isla (la primera cosecha se vendió totalmente), el ecoturismo es promovido como una potencial fuente de ingresos.

Pero de forma paralela a la diversificación de las actividades de la isla, conseguir interesados de diferentes partes de la sociedad es clave, cree Iwabuchi, incluyendo el apoyo de los grandes negocios.

Una compañía de equipo médico japonés apoya un proyecto de restauración de la industria pesquera en otra de las Islas de Urato, mientras que las empresas internacionales de impresión como Canon, Brother, Dell, HP y Lexmark contribuyen directamente con el trabajo de la Iniciativa Satoyama con un programa de reciclaje de cartuchos de tinta.

“Hasta ahora el total de donaciones hechas a la Iniciativa (Satoyama) viene siendo de unos 2 millones de yenes (24,000 millones de dólares)”, dijo un vocero de Canon.

Antes de que Canon y otras compañías se asociaran con la Iniciativa Satoyama, El Ink Cartridge Homecoming Proyect donaba tres yenes por cada cartucho recolectado en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en Japón.

La limpieza a gran escala y la reconstrucción se han enfocado en la rapidez más que en lo que se refiere al medio ambiente para reparar un estimado de 300,000 millones de dólares a lo largo del país, razón por la cual Iwabuchi piensa que el financiamiento de las corporaciones es muy valiosa para proyectos alternativos más pequeños como este.

“Los problemas económicos están siempre presentes en nuestra mente. No tenemos una buena conexión con el gobierno en este momento. Actualmente tenemos financiamiento por tres años de estas compañías para realizar el monitoreo de los ecosistemas, y de dos años para el proyecto de las Islas de Urato, pero no hay financiamiento para todo el proyecto del Renacimiento Verde".

Ahora ve
No te pierdas