Australia quitaría la protección al tiburón blanco para evitar más ataques

Las autoridades australianas ordenaron sacrificar a todos los escualos de más de cuatro metros para garantizar la seguridad de los bañistas
tiburón blanco
tiburón blanco  tiburón blanco
/
SYDNEY, Australia (Reuters) -

El aumento de los ataques de tiburón blanco en las costas de Australia ha llevado a las autoridades locales a plantearse la revisión del estatus de protección de este gran depredador de los océanos.

"Los cinco ataques mortales (en 10 meses) no tienen precedente y suscitan una alarma enorme", dijo en un comunicado el ministro de Pesca del estado de Australia Occidental, Norman Moore.

Moore reclamó "nuevas medidas" y "aclarar urgentemente" el estatus de protección del tiburón blanco, tras decir que su población ha aumentado después de casi dos década de ser declarada especie vulnerable y recordar que sus ataques en Australia han subido más que en otras partes del mundo.

De momento, las autoridades de Australia Occidental han ordenado sacrificar cualquier escualo que mida más de cuatro metros de largo y mantienen cerradas las playas próximas a la zona del ataque.

La última víctima fue el australiano Ben Linden, de 24 años, quien practicaba surf el sábado pasado cuando un gran tiburón blanco de cinco metros de largo emergió cerca de la isla Wedge, a unos 180 kilómetros al norte de Perth, la capital de Australia Occidental.

Los servicios guardacostas aún buscan los restos del joven surfista, mientras que la persecución de Brutus, como se bautizó al agresor en la prensa, fue suspendida unas 24 horas después del ataque.

Unos días antes, los pescadores en la zona habían avistado al gran escualo.

La representante de la Sociedad de Vida Salvaje de Australia Occidental, Janita Enevoldsen, opinó en declaraciones al canal de televisión ABC que la exclusión del gran tiburón blanco de la lista de especies protegidas no es la solución adecuada a estos ataques.

Marin Garwood, experto del acuario de Sydney, puso en duda la existencia de una relación directa entre un aumento del número de tiburones, porque no hay estadísticas fiables al respecto y el "inusual" incremento de agresiones.

Según Garwood, los últimos ataques sí ponen en evidencia la mayor presencia de seres humanos en nuevas zonas marinas y apuntó que en la última década se ha popularizado la práctica de deportes como es el surf en lugares desconocidos o poco poblados.

El Ministerio del Ambiente de Australia calculó que había menos de 10,000 ejemplares de tiburón blanco en 1990, año en el que fue incorporado en la lista de especies protegidas, aunque es imposible hacer una evaluación exacta de la población.

El primer ataque mortal conocido de un gran tiburón blanco en el país oceánico data de 1791 y desde entonces se han producido 689 casos, de los que 200 han resultado mortales, según datos de la Sociedad de Conservación de Australia.

El gran blanco, que llega a medir hasta 5.5 metros de longitud, adquirió fama mundial de asesino en la década de 1970 con la película Tiburón dirigida por Steven Spielberg.

No obstante, este animal acuático se alimenta de peces y otras especies como rayas, mamíferos marinos, crustáceos y aves marinas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El oceanógrafo francés Jacques Cousteau tuvo un encuentro con un gran tiburón blanco mientras buceaba con un compañero cerca de unas islas en Cabo Verde pero, para su sorpresa, el animal no los atacó sino que evacuó "una nube de excremento" y se alejó aterrado a gran velocidad.

Cousteau declaró tras el encuentro con el escualo que siempre le sorprendió el "gran abismo" que divide la percepción de la gente y la realidad.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×