En Londres, una serie de esculturas confronta al hombre con la naturaleza

Un grupo de artistas plásticos apuestan por mover la conciencia ambiental de las personas en un nivel emocional con expresiones metafóricas
Ivana Kottasová
Autor: Ivana Kottasová
(Reuters) -

Olvida las campañas extremas que involucraban encadenarse a una refinería de petróleo o lanzarle huevos a los políticos locales. ¿Cuál es la moda actual para hacer campañas ambientales? La estética.

Un grupo de 20 artistas decidieron alejarse de las consignas y de las campañas para realizar una exhibición escultórica diseñada para sugerir, en vez de demandar. Bajo el nombre de Pertenencia natural de las cosas la muestra en el Jardín de física de Chelsea, en Londres, reúne piezas de arte que responden a los actuales debates ambientales y ecológicos.

Cathy Ward y Eric Wright se encuentran entre los artistas involucrados en la exposición. Su escultura Skyfield toca el tema de la sustentabilidad.

“Mientras aumenta la población, hay una mayor presión para producir más alimentos en tierras cada vez menos disponibles para cultivar”, explica Ward.

“Los avances científicos en la genética de las plantas, así como el creciente conocimiento de los efectos en la salud al incluirlos en nuestra dieta, están abriendo nuevos y vitales debates acerca de nuestro futuro”, dice ella.

Su estructura rosa brillante, de dos pisos, puede que no de a entender su mensaje a primera vista, pero si miramos de cerca, vemos que la escultura puede usarse para cultivar maíz, proponiendo una solución para la falta de tierra fértil.

La Caja dorada de James P. Graham es una de las piezas más metafóricas. La estructura que asemeja a una jaula hecha de rocas volcánicas envueltas en alambre de oro simboliza los “intentos del hombre para encarcelar y controlar a la naturaleza”, un tema muy discutido dentro del debate ambiental.

La conexión entre el arte y el medio ambiente no es nuevo. Desde el pionero Friedensreich Hundertwasser, quien diseñó carreteras subterráneas delineadas por árboles y jardines en azoteas, a esculturas hechas de materiales reciclados, son algunas de las muestras creativas que tratan desde hace mucho tiempo de enviar el mensaje correcto sobre el medio ambiente.

Pero esta nueva suma al diálogo entre el arte y el ambiente lleva un mensaje más sutil.

El escultor Michael Shaw instaló unos globos grandes sobre unos árboles.

“No hay un mensaje de Greenpeace en la pieza”, dice. “Pero se relaciona con el medio ambiente, es una respuesta a él. La posición de la escultura dependerá del viento”.

David Worthington, curador de la muestra, dice que esta es la manera en la que el arte puede contribuir con el debate ambiental, aunque no cuente con mensajes directos.

“Podemos afectar la conciencia de la gente sobre el medio ambiente en un nivel intelectual, a través de campañas e información”, dice él y señala a los grupos ambientalistas alrededor del mundo.

“Pero también lo podemos hacerlo a un nivel emocional a través del arte y la creatividad”, dice él. “El nivel emocional es mas poderoso”.

Ahora ve
Organización capta el trato cruel que reciben las vacas en una granja de Florida
No te pierdas
×