Un taxista desarrolla su propio carro eléctrico en la franja de Gaza

El auto parecido a un carro de golf alcanza 20 kilómetros por hora y ofrece una solución a la escasez de gasolina en esa zona
/
GAZA (Reuters) -

Monzer al Qasas, un taxista de 30 años y residente en la ciudad de Gaza, ha logrado crear con sus propias manos e ingenio el primer automóvil eléctrico con componentes locales, que luce con orgullo un cartel que dice "made in Palestine".

"La razón que me llevó a construir este coche eléctrico es la severa falta de combustible que sufrimos en la franja de Gaza. A veces la crisis se relaja, pero otras se hace más difícil... así que me dije, ¿por qué tenemos que depender siempre de esta situación?", dijo a EFE el emprendedor palestino.

El automóvil es de madera y hierro, y cuenta con una batería eléctrica. Al Qasas lo construyó por su cuenta, sin contar con ningún tipo de ayuda financiera o conocimiento previo, afirmó

Mientras la industria automovilística de medio mundo trata de impulsar este tipo de vehículos que no consumen combustible, en la franja mediterránea la necesidad ha agudizado el ingenio de sus pobladores.

"Pensé en construir un taxi eléctrico que no requiriera gasolina y que al mismo tiempo fuera respetuoso con el medioambiente. No daña el entorno, no produce humo ni hace ruido", afirma Al Qasas, al enumerar las ventajas de su invento.

Entre una mezcla de necesidad por las duras condiciones de vida en la franja de Gaza y una muestra de patriotismo, este palestino seleccionó diferentes piezas de otros vehículos como cables eléctricos, chatarra y metal, a los que añadió una pequeña batería eléctrica para confeccionar su vehículo.

El resultado fue una especie de cochecito de golf que tiene espacio para el conductor y dos pasajeros en la parte de atrás y puede llegar a transportar hasta 150 kilos.

En lugar de techo cuenta con una lona semejante a las empleadas en las carrozas turísticas para proteger de las inclemencias del tiempo, mientras que las ruedas parecen las de una bicicleta aunque no requiere pedales, pues el motor controla la velocidad, que alcanza como máximo 20 kilómetros por hora.

"El coche es blanco, tiene el mismo tamaño que un cochecito de golf y está abierto a ambos lados. Me costó 800 dólares y 70 horas construirlo", explica el taxista, que le dedicó un promedio de dos horas al día de trabajo.

El creador destacó que el automóvil es un artículo netamente palestino, elaborado con materiales locales, en contraposición a aquellos introducidos en la franja de forma clandestina a través de túneles que conectan con el territorio egipcio.

Al Qasas tiene en mente otro proyecto para desarrollar un modelo que funcione con energía solar e incluya puertas y un tejado fijo. Confía en que el nuevo vehículo pueda servir como ambulancia, a la que estudia dotar de equipos de primeros auxilios y bombonas de oxígeno.

El automóvil eléctrico no es el único invento de este innovador.

Anteriormente ha desarrollado prototipos para ayudar a discapacitados y paralíticos, como un mando de televisión por control remoto que se activa empleando la cabeza o la lengua, así como un instrumento que permite controlar un ordenador sin cables gracias al movimiento de cabeza.

"Tengo un mensaje para los líderes palestinos de que podemos hacer muchas cosas y también construir nuestro estado independiente. Incluso si vivimos sin combustible durante mucho tiempo, podemos invertir en coches eléctricos que no necesitan gasolina para funcionar", dijo.

Ahora ve
Según la psicología, estos factores pueden predecir un divorcio
No te pierdas
×