Un juez frena construcción de presa en Brasil y pide consultar a indígenas

La construcción de la tercera presa más grande del mundo fue cancelada hasta que las comunidades locales se expresen ante el congreso
belomonte
belo-monte-brasil-planeta  belomonte  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Mariano Castillo | Otra fuente: 1

Una corte brasileña ordenó suspender inmediatamente la construcción de una controversial presa hidroeléctrica en el Amazonas.

Es el giro más reciente en la larga discusión que existe entre el gobierno brasileño y las comunidades indígenas por la presa de Belo Monte. 

El gobierno respalda la construcción de lo que será la tercera presa hidroeléctrica más grande del mundo, mientras que activistas argumentan que desplazaría a miles de residentes locales y dañaría el medio ambiente.

El veredicto más reciente que dio el juez federal regional Souza Prudente a los medios ordenó la suspensión de la obra hasta que las comunidades indígenas expresen su opinión ante el congreso, dijo el vocero de la corte, Jair Cardoso. 

Ya se habían emitido mandatos judiciales que bloqueaban la construcción de la presa anteriormente, pero el gobierno las esquivó exitosamente.

El congreso aprobó la edificación de la presa de Belo Monte en el 2005 y la construcción empezó en el 2010, cuando el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva firmó un contrato de $17,000 millones de dólares con la empresa constructora Norte Energía para llevar a cabo el proyecto.

Los legisladores fallaron al no buscar la intervención de las comunidades indígenas con anticipación, determinó el juez.

"La legislación requiere asesoramiento (de las comunidades indígenas) antes de que el congreso tome una desición (acerca de la construcción de la presa), y lo que tenemos es un intento después del hecho", le dijo Prudente a Agencia Brasil, la agencia de noticias del estado. "El congreso hizo un simulacro y actuó como si estuviera en una dictadura".

Norte Energía no estaba al tanto de las determinaciones hasta el miércoles 15 de agosto y no comentarán al respecto, dijo la vocera Sarah Barros.

La compañía será multada con 250,000 dólares diarios si no cumple.

Belo Monte sería la tercera presa más grande del mundo, después de Three Gorges, en China y la presa Itaipu, en la frontera de Brasil y Paraguay.

La presa que se construye en el Río Xingu, una afluente del Amazonas, producirá 11,000 mega-watts y proveerá electricidad para 23 millones de hogares.

De acuerdo con Norte Energía, después de considerar el impacto ambiental, el área que se inundará por la presa se redujo a 516 kilómetros cuadrados. Se estima que el número de personas que serán desplazadas por su construcción va de 19,000 a 40,000.

El juez Souza Prudente encontró otra falla en el proceso de aprobación de la presa Belo Monte al descubrir que la Corte Federal asumió que la Suprema Corte de Brasil había confirmado la legitimidad del proceso reglamentario del proyecto.

La decisión fue tomada con base a la opinión de uno solo juez, cuando para realizar este proceso dos tercios de los jueces de la Suprema Corte deben estar de acuerdo.

Ahora ve