Una vida cómoda y sustentable, ¿en hogares de 70 metros cuadrados?

De acuerdo con varios testimonios, habitar sitios pequeños acarrea beneficios económicos pero también de convivencia social
(Reuters) -

Hari y Karl Berzins decidieron construir una casa pequeñita para su familia en las montañas en Blue Ridge, Virginia, y liberarse de la carga financiera de tener una vivienda grande.

Sabían que mudar a dos niños, un perro y un gato a un espacio de 51.2 metros cuadrados sería un reto, a pesar de que también eliminaría la necesidad de una hipoteca y recortaría los costos de los servicios.

"Pero no esperaba que cambiaría por completo nuestras vidas", dijo Hari Berzins.

Lo que ahorraban le permitió a la madre de 39 años de edad acortar sus horas de trabajo en una compañía no lucrativa y así poder pasar más tiempo en el terreno familiar, de 1,200 metros cuadrados en Floyd, Virginia. Ahora ella tiene más tiempo para seguir con su pasión por la escritura, jardinería, crianza de gallinas y, lo más importante, para disfrutar a sus hijos.

Su esposo, chef, pudo dejar un restaurante estresante y aceptar un trabajo con menos paga pero con un ambiente más creativo.

Los beneficios van más allá de ahorrar bastante dinero o generar un impacto ambiental inferior, aunque ambos son beneficios enormes, dice Hari Berzins.

También está el placer intangible derivado de cocinar en donde todo está al alcance de la mano, o comer en la vajilla hermosa que estaba encerrada en una alacena cuando vivían en una casa de 457.2 metros cuadrados, explicó Berzins.

“Vivir libre de hipotecas nos ha dado la libertad de tomar decisiones basándonos en lo que nos hará felices, no en lo que tenemos que hacer para pagar la hipoteca”, dijo Berzins en un iReport de CNN.

"Las cosas que tenemos son hermosas, enriquecen nuestro pequeño espacio. Nos deshicimos de mucho y nos quedamos con las cosas bonitas", dijo ella.

"Liberándonos de las deudas consumistas y viviendo libres de hipotecas se ha despejado la mancha y ahora podemos ver lo que es verdaderamente importante: nuestras relaciones, nuestra felicidad, cada momento".

Los Berzins son parte de un pequeño contingente de propietarios de casas que han encontrado consuelo viviendo en menos de 152 metros cuadrados. Muchos de ellos viven en casas construidas en remolques para que puedan moverse, otros, como los Berzins, viven en casas propias.

Otros viven en casas construidas con arcilla y mica y son motivados por un deseo de reducir su huella de carbono. Algunos más quieren ser dueños de una casa sin tener que preocuparse por los impuestos de tener una propiedad.

Las casas pequeñas no son para todo el mundo, pero aquellos que adoptan el estilo de vida tienden a ser los primeros en convertirse en sus más fervientes patrocinadores.

La mayoría de los que compartieron con CNN.com sus historias sobre vivir en sitios pequeños también construyeron casas pequeñas o tienen negocios que se dedican a ayudar a otros a construir la suya.

El movimiento de las casas pequeñas ha existido desde hace años en pequeñas ciudades y áreas rurales, pero este verano, hicieron una gran incursión a uno de los centros urbanos más densamente poblados y más grandes del país.

Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, anunció en julio un programa piloto para desarrollar un nuevo modelo habitacional para la creciente población de personas que necesitan casas pequeñas en la ciudad.

El programa, adAPT NYC, busca acomodar departamentos más pequeños para 1.8 millones de hogares en Nueva York integrados por una o dos personas.

El Departamento de la Preservación de la Vivienda y Desarrollo de Nueva York empezó con el programa en julio, con un requerimiento de las propuestas de diseñadores y equipos de desarrollo para 'microunidades' de entre 84 y 91 metros cuadrados, incluyendo la cocina y el baño.

El concurso cerró la semana pasada con 33 propuestas, en su mayoría del noreste de Estados Unidos, junto con participaciones internacionales de Londres y Ámsterdam.

Las propuestas sugieren el uso de un diseño modular y algunas incluyen diseño sustentable como paneles solares, dijo el jueves el Departamento de Vivienda.

La propuesta ganadora formará la base de un edificio de rentas de varios precios en el vecindario de Kips Bay, en Manhattan, que estará integrado por microunidades.

El ganador será responsable de diseñar, construir, poseer y administrar la propiedad como parte del modelo de vivienda de departamentos para propiedades en vías de desarrollo en la ciudad.

El Departamento de Vivienda dijo que espera anunciar a un ganador en 2013 e inagurar a finales de año.

Carrie Caverly y Caverly Shane alquilan la tierra sobre la cual mantienen sus 62 metros de casa, que diseñaron y construyeron en su mayoría de materiales de construcción reciclados. 

"El diseño permite la calefacción solar en invierno, tiene un techo de metal que recoge aguas pluviales y utiliza un inodoro de incineración para reducir al mínimo el consumo de agua y evitar el desperdicio", dijo Carrie Caverly, un diseñador arquitectónico.

En total, sus gastos mensuales son de alrededor de 300 dólares y son propietarios de la casa, sin haber incurrido en una deuda, dijo en un iReport.

Pero la pareja también está disfrutando de ventajas inesperadas, como una conexión con su comunidad.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Cuando los seres humanos pueden hacer todo en los espacios protegidos de nuestras casas, rara vez se aventuran al exterior, llegamos a ser aislados, nuestra pequeña casa nos anima a salir a la calle y hablar con los vecinos, realizar caminatas y conocer gente, ir a cafeterías y restaurantes, la biblioteca, el gimnasio, etc. La lista es interminable", señaló  Caverly.

Más historias de iReport sobre casas pequeñas.

Ahora ve
Un dron muestra la destrucción que dejó ISIS en la ciudad siria de Raqqa
No te pierdas
×