La OMM advierte que el 2012 rompió récord en climas extremos

La Organización Meteorológica Mundial presentó un reporte en el que asegura que este año la temperatura media aumentó un grado
  • A+A-
Por: /
(AFP) -

El calentamiento global se fortalece y 2012 también cerrará como uno de los años más cálidos desde mediados del siglo XIX, a partir del cual la temperatura media ha subido un grado centígrado, una variación que propicia las olas de calor.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) señaló este miércoles que ese grado extra incurrirá en una mayor frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos, principalmente durante los periodos de calor intenso.

El aumento de la temperatura no es uniforme en el planeta, en algunas zonas es mayor y en otras menor.

"Generalmente, hablamos del impacto (del cambio climático) en términos de temperatura, pero hay otros elementos, como el incremento del nivel del mar", dijo el secretario general de la organización, Michel Jarraud, en una conferencia de prensa.

Como ejemplo más reciente citó al huracán Sandy, del que existe la certeza de que "su impacto fue más grave de lo que hubiese sido hace cien años y esto debido a que el nivel del mar es 20 centímetros más elevado".

También se ha comprobado que los fenómenos meteorológicos peligrosos, que tendían a reproducirse cada cincuenta o cien años, serán más frecuentes y "probablemente a partir de ahora se podrán ver cada diez años", señaló.

La OMM, que presentó este miércoles el Estado Mundial del Clima 2012, con los resultados de todos los sucesos extremos ocurridos de enero a octubre, confirmó también un nuevo récord en el deshielo del Ártico.

Jarraud consideró que esta evolución anormal del clima continuará, principalmente a causa de los gases de efecto invernadero —uno de los promotores del cambio climático—, cuya concentración en la atmósfera alcanzó también niveles históricos este año.

La temperatura media de la superficie del planeta tanto en tierra como en los océanos presentó una "anomalía" de 0.45 grados centígrados por encima de lo normal, con una media mundial de 14.2 grados centígrados.

Los años entre 2001 y 2011 estuvieron entre los más calientes jamás registrados y los científicos de la OMM señalan que 2012 no será una excepción.

Con respecto a los escépticos del cambio climático, Jarraud admitió que hay una "variabilidad natural" del clima y que fenómenos como El Niño y La Niña inciden en las temperaturas y lluvias, pero agregó que "esto no pone en duda la tendencia general del calentamiento a largo plazo que se genera por los cambios climáticos" provocados por el ser humano.

Los episodios climatológicos extremos se manifestaron de manera diferente por todo el planeta.

En Norteamérica hubo varias olas de calor, en Europa se rompieron numerosos récords de calor y Rusia vivió el segundo verano más caluroso de su historia, mientras que en Marruecos se superaron varios registros establecidos de calor en la misma temporada.

Algunos países europeos reportaron sus meses más secos en muchos años, como España, donde enero fue el sexto mes más seco registrado; Alemania, que tuvo su tercer mes más seco; y Portugal, con el febrero más seco desde 1931.

En los primeros tres meses del año, las lluvias en España fueron reducidas desde 1947 y esas condiciones continuaron en el país durante el verano, que fue el más seco de los últimos 60 años.

Asimismo, "una gran parte de Sudamérica, en particular el norte de Argentina, y de África tuvieron temperaturas superiores a las normales".

Las sequías también fueron más intensas de lo habitual, afectando al 65% del territorio de Estados Unidos. El norte de Brasil conoció la peor sequía del último medio siglo mientras que en Australia se observó un déficit del 31% en las precipitaciones en el periodo entre abril y octubre.

En varios países africanos y ciertas regiones del sur de China, la situación fue todo lo contrario, las lluvias fueron las más abundantes de los últimos 32 años, lo que resultó, en una serie de fuertes inundaciones. Argentina registró en agosto "lluvias e inundaciones récord".

En cuanto a las nevadas y el frío extremo, el oriente de Rusia llegó a experimentar temperaturas negativas de entre 45 y 50 grados bajo cero al final de enero, varias regiones de Europa del Este conocieron mínimas de 30 grados bajo cero y en el norte alcanzaron los 40 bajo cero.

Ahora ve