El delfín blanco parece tener las horas contadas en el río Perla de China

Los enormes proyectos de ingeniería que se planean en el delta del río Perla amenazan con acabar con el hábitat de estos singulares cetáceos
delfin blanco china  delfin blanco china
Autor: Ramy Inocencio
(Reuters) -

Los singulares delfines blancos de China —famosos por el tono rosado de su piel— se enfrentan a la extinción y los ambientalistas dudan que sea posible salvarlos.

“En la última década el descenso en su población ha sido alarmante: de 158 delfines que había en 2003, ahora solo quedan 61”, dice Samuel Hung, presidente de la Sociedad para la Conservación de los Delfines de Hong Kong.

“Estamos en una encrucijada respecto a lo que podemos hacer para ayudar a los delfines”, agrega Hung. “No sé si su población seguirá disminuyendo, pero sé que tenemos que trabajar urgentemente para idear soluciones para limpiar el hábitat de los delfines”.

La recuperación de tierras para enormes proyectos de ingeniería, la contaminación del agua resultante y los accidentes con botes han afectado gravemente la población de delfines blancos que se encuentran principalmente en las aguas del delta del río Perla en Hong Kong, en el sur de China.

Se espera que en 2016 empiecen a circular los autos por el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao, de 42 kilómetros de largo, que conecta el centro financiero de Asia con la “zona económica especial” en la China continental y la capital de las apuestas del mundo. El puente marítimo y túnel más largo del mundo está en construcción y pasará “justo en medio de la población de delfines”, dice Hung. “Habrá mucha actividad de cimentación para construir el puente”.

Para el 2023, el gobierno de Hong Kong planea haber terminado la construcción de la tercera pista del aeropuerto internacional de Chep Lap Kok, uno de los más activos del mundo. Como no hay suelo suficiente para construirla, se ganarán al mar 650 hectáreas, una superficie equivalente a más de 5,000 albercas olímpicas. La zona también es uno de los principales hábitats del delfín blanco.

El gobierno de Hong Kong también propuso cuatro proyectos de recuperación de tierra adicionales en áreas donde habitan los delfines con el objetivo de aumentar la cantidad de tierras disponibles para construir y reducir los costos de la vivienda, agrega Hung.

A pesar de los numerosos proyectos de ingeniería que afectarán los hábitats de los delfines blancos, el fundador de la Sociedad para la Conservación de los Delfines de Hong Kong dice que “de hecho aplaude” los esfuerzos de conservación del gobierno.

“No dudo que deseen conservar”, explica Hung, quien agrega que el gobierno de Hong Kong ha entregado más de un millón de dólares de Hong Kong (125,000 dólares) al año para financiar investigaciones ambientales, estableció un parque de protección marina para los delfines blancos y ayudó a vigilar a la población de delfines.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“Sin embargo, otras dependencias quieren impulsar los proyectos económicos”, entre ellos la Autoridad Aeroportuaria de Hong Kong y el Departamento de Ingeniería Civil y Desarrollo, explica Hung.

“Los departamentos económicos son más influyentes, así que nuestra defensa de las labores de conservación se ve opacada por las voces de la construcción”.

Ahora ve
La quinta ronda de renegociación del TLCAN termina con desencuentros
No te pierdas
×