El Pinacate y Gran Desierto de Altar, bellezas naturales 'bajo resguardo'

La biósfera mexicana fue reconocida con el certificado de Patrimonio Mundial Natural que otorga la UNESCO
pinacate
pincate reserva natural  pinacate
| Otra fuente: CNNMéxico

La reserval de la biósfera mexicana El Pinacate y Gran Desierto de Altar ya es un Patrimonio Mundial Natural.

"México asume, con orgullo y plena responsabilidad, el compromiso internacional de proteger y conservar su patrimonio natural", señaló Enrique Peña Nieto, presidente de México durante el evento celebrado en la residencia oficial de Los Pinos. 

Durante el evento, el país fue reconocido como la nación con más sitios inscritos al listado de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en América Latina y la sexta a nivel mundial, con 27 de carácter cultural y 5 naturales.

"Nuestro capital natural es esencial para preservar la vida misma. Trabajaremos para valorarlo, conservarlo y usarlo sustentablemente", añadió Peña Nieto.

Nuria Sanz Gallego, directora para América Latina y el Caribe del Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, señaló que la inscripción de la biósfera mexicana ocurrió sin objeción alguna por parte de la Convención de
Patrimonio Mundial, y reconoció que este cerficado reafirma el compromiso de México en la conservación de sus recursos naturales.

"Hoy han sido adscritos 981 lugares en la lista y en lo que concierne a América Latina y el Caribe, contamos con 132 lugares, en 32 países de la región y su reconocimiento pesa a favor de México, que cuenta con 32 de esos grandes sitios", señaló Sanz Gallego.

La reserva de El Pinacate y Gran Desierto de Altar es una de las zonas ecológicas prioritarias en México por encontrarse en uno de los desiertos con mayor biodiversidad en América del Norte, El Sonorense, ubicado entre los estados mexicanos de Sonora y Baja California, así como los de Arizona y California, en Estados Unidos.

La zona está formada por el escudo del volcán inactivo El Pinacate y al oeste por el Gran Desierto de Altar.

El lugar, de aproximadamente 714,556 hectáreas, es el hogar de más de 540 especies de plantas vasculares, 40 especies de mamíferos, 200 de aves, 40 de reptiles, además de anfibios y peces de agua dulce, de acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp). 

Algunos de los animales están considerados en peligro de extinción o amenazados, como el berrendo sonorense, el pupo del desierto, el charal de aleta larga, el escorpión y la tortuga del desierto.

Otros están sujetos a protección de especial, entre ellos, el halcón mexicano, el águila real, el borrego cimarrón y el sapo verde sonorense.

También hay vestigios arqueológicos de más de 20,000 años de antigüedad y es un sitio cultural importante para los Tohono O'odham, quienes consideran que es el centro de la creación del universo y donde aún realizan ceremonias sagradas.

El gobierno mexicano la decretó reserva de la biósfera en 1993. La zona es parte del programa El Hombre y la Biosfera de la UNESCO, desde 1995 y en junio pasado ingresó a la lista de Patrimonio Mundial de dicha organización.

Ahora ve
No te pierdas