Tras el sacrificio de una jirafa... un zoológico 'duerme' a cuatro leones

Los cuatro animales —incluyendo 2 cachorros— eran incapaces de defenderse por la llegada de un nuevo macho, según el zoológico de Copenhague
Zoológico mata a cuatro leones por falta de cupo
| Otra fuente: CNNMéxico

El zoológico de Copenhague, que causó polémica por tomar la decisión de sacrificar a la jirafa Marius y diseccionarla en público, dio a conocer este martes que sacrificó a cuatro leones, entre ellos dos cachorros, para hacer espacio para un nuevo macho.

"Debido al comportamiento [...] natural de los leones, el zoológico ha tenido que sacrificar a dos leones mayores y dos cachorros que no eran lo suficientemente mayores para defenderse solos", informó el zoo este martes, en un comunicado.

Los cachorros de menos de 10 meses "habrían sido asesinados por el nuevo macho en cuanto hubiese tenido la posibilidad de hacerlo", explicó el zoológico. Los animales fueron sacrificados el lunes porque el zoológico no pudo encontrarles otro lugar, explicó un portavoz.

A diferencia de Marius, esta vez la muerte no fue en presencia de público porque "no todos nuestros animales son diseccionados ante los visitantes”, explicó el vocero.

Dentro de unos días, al nuevo macho se le juntará con dos leonas nacidas en 2012, en edad ya reproductiva. "El zoológico es conocido mundialmente por su trabajo con los leones y estoy orgulloso de que uno de ellos esté en el origen de un nuevo linaje", subrayó el director Steffen Strade.

El nuevo macho proviene del zoológico de Givskud, también en Dinamarca, tiene tres años y está saludable, explicó el zoológico. Después de tener unos días para adaptarse a sus alrededores los visitantes podrán verlo.

“Es un hermoso macho y estoy seguro que será un embajador impresionante de su especie”, señaló Straede, en un comunicado.

El zoológico de Copenhague sacrificó en febrero a Marius, una jirafa sana, para evitar la endogamia (o reproducción entre parientes cercanos). Marius fue sacrificada con una pistola de perno y desmembrada frente al público, que incluía niños. Sus restos fueron utilizados para alimentar a los leones.

El caso provocó conmoción entre miles de defensores de animales en todo el mundo. Sin embargo, el zoológico indicó en su página que no lo quedaba más remedio que matar a Marius, en virtud de las reglas de la Asociación Europea de Zoos y de Acuarios (EAZA), respecto a evitar la consanguinidad entre jirafas.

EAZA –que reúne a 545 instituciones- señaló que el zoológico de Copenhague no ha roto sus códigos de conducta y que “ha sido consistente en su actuar sobre el manejo de la población animales y los altos estándares del bienestar animal”.

“Mientras EAZA lamenta la muerte de los animales en cuestión, reconocemos el derecho del zoológico de Copenhague de sacrificarlos de forma humana con base en sus políticas”, indicó.

Laura Smith-Spark, Bharati Naik, Susannah Palk y Kim Norgaard contribuyeron con este reporte. Con información de AFP
¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×