Las algas se 'roban' la vida en la 'zona muerta' del Golfo de México

Actividades como la agricultura y las aguas residuales impulsan el crecimiento de algas que consumen el oxígeno afectando a las especies
Zona muerta Golfo Mexico
NOAA-Golfo-Mexico-zona-muerta  Zona muerta Golfo Mexico
Autor: Melodi Smith
(Reuters) -

El Golfo de México tiene una "zona muerta" del tamaño del estado de Connecticut.

Los científicos de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) descubrieron un área de 13,085 kilómetros cuadrados de “agua con poco oxígeno” o hipoxia, según su mapa anual.

La zona muerta del Golfo de México es causada por los nutrientes del oleaje de las aguas del Golfo, que a su vez impulsan el crecimiento de la proliferación de algas que absorben el oxígeno.

Estos nutrientes provienen de “las actividades humanas, como la agricultura y las aguas residuales”, de acuerdo con la NOAA y el Servicio Geológico de EU. Los nutrientes terminan en el río Mississippi que las deposita en el Golfo.

Leer: La 'plastificación' de los océanos del mundo

Los científicos descubrieron por primera vez una zona muerta en estas aguas en 1972. El parche varía en tamaño de un año a otro.

La zona muerta de este año quedó justo en línea con las predicciones y es más pequeña que el promedio de cinco años de 14,245 kilómetros cuadrados. La inspección se realizó del 27 de julio al 2 de agosto.

La zona muerta del Golfo de México es la segunda mayor del mundo, de acuerdo con Nancy Rabalais, del Consorcio de Universidades Marinas de Luisiana.

“El número de zonas muertas en todo el mundo ha ido en aumento en las últimas décadas y en la actualidad asciende a más de 550”, dijo Rabalais del creciente problema.

Dentro de la zona muerta, la vida marina se esfuerza por encontrar suficiente oxígeno para sobrevivir. Los peces pueden emigrar a otras zonas con más agua rica en oxígeno, pero es una historia diferente para algunas de las otras especies marinas.

Los cangrejos, mejillones y otros crustáceos en el fondo del océano no pueden salir de la zona de peligro. La falta de oxígeno causa que mueran.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Eso equivale a un golpe a la cara para la industria pesquera de Estados Unidos. La NOAA estima que el costo anual de la proliferación de algas cuesta a las industrias de mariscos y del turismo de Estados Unidos unos 82 millones de dólares o más.

OPINIÓN: La exploración de Marte puede esperar; la de los océanos, no

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×