Grupo ambientalista rescata a supuestos pescadores furtivos en el mar

Un supuesto barco de pescadores furtivos había sido perseguido durante 110 días por el grupo ambientalista Sea Shepherd
sea shepherd cazadores furtivos mar
sea shepherd cazadores furtivos mar  sea shepherd cazadores furtivos mar
Autor: Tim Hume
(Reuters) -

Una cacería de 110 días del tipo 'gato y ratón' desde las aguas del Antártico hasta el oeste de África tuvo un final inesperado cuando la tripulación de un supuesto buque de pesca furtiva fue rescatada por los conservacionistas que los perseguían.

El grupo ambientalista Sea Shepherd había estado siguiendo a Thunder—sujeto de una “aviso morado” de la Interpol por sospecha de fraude y crímenes relacionados con pesca—desde que su barco, el Bob Barker, se los encontró en el océano Antártico hace varios meses.

La persecución terminó la mañana de este lunes en el golfo de Guinea, en la costa del oeste de África, cuando el Bob Barker recibió una llamada de urgencia del Thunder.

“Estábamos literalmente a unos cien metros de distancia, ellos dijeron que el buque se estaba hundiendo y que estaban abandonando el Thunder”, dijo el vocero de Sea Shepherd, Adam Burling.

“Invitamos a la tripulación—40 de ellos—a bordo, tuvimos a un médico revisándolos, les dimos agua y comida”.

Lee: Nacimientos de orcas en Canadá da esperanza a esta especie en peligro

¿Hundido a propósito?

El capitán del Bob Barker, Peter Hammarstedt dijo que la tripulación rescatada del buque había sido entregada a la guardia costera de Santo Tomé la mañana de este martes.

Él dijo que esperaba que las autoridades trabajaran con la Interpol para procesar el buque.

“Obviamente queremos ver al capitán del Thunder procesado por sus crímenes”, le dijo a CNN por teléfono desde el Bob Barker, en el mar al oeste de Santo Tomé.

Hammarstedt cree que el Thunder fue hundido a propósito para destruir la evidencia física de pesca ilegal.

“Estoy 100% seguro de que el capitán del Thunder hundió su propio barco”, dijo.

Hammarstedt dijo que consiguió mandar a tres miembros de su tripulación en el Thunder abandonado antes de que se hundiera.

Lee: La recuperación de los ecosistemas marinos tardará miles de años: estudio

“Usualmente lo que pasa cuando un buque se está hundiendo es que el capitán se asegura de que todos los compartimentos y escotillas están cerrados para mantener flotabilidad”, dijo.

“En el Thunder, todas las escotillas estaban abiertas, incluyendo la que llevaba al contenedor de peces”.

Posible evidencia recuperada

Hammarstedt dijo que su tripulación recuperó computadoras, teléfonos celulares y otros dispositivos del Thunder que serán entregados para asistir cualquier investigación.

También recuperaron un pez del contenedor de peces del barco, el cual estaba lleno a una cuarta parte de su capacidad.

Dijo que el pez era una merluza negra, es por este preciado especímen que la organización acusa a Thunder de haber estado cazando ilegalmente en el océano Antártico.

Lee: 'Yawkey', una tortuga de 215 kilos, es rescatada en Carolina del Sur

Aún más sorprendente fue la reacción del capitán del Thunder mientras su barco se hundía, aseguró Hammarstedt.

“Cuando el buque se había hundido por completo, el capitán, que estaba en una balsa salvavidas, empezó a gritar y aplaudir, lo que es un comportamiento muy inusual para alguien que acaba de perder su barco”, dijo.

Larga persecución

La persecución del Thunder empezó después de que el Bob Barker encontró al buque en la Antártica, dijo Burling.

Él aseguró que el buque fue encontrado con redes en el agua, pescando ilegalmente merluza negra de la Patagonia.

El Thunder dejó sus redes y huyó de la escena. Un segundo barco de Sea Shepherd, que fue llevado para recuperar las redes, encontró cerca de 3 millones de dólares de merluza negra, aseguró.

“Es por eso que están aquí en estas zonas sombrías, estas regiones no vigiladas”, dijo.

Mientras tanto el Bob Barker, apoyado por un segundo barco, persiguió al Thunder hasta el golfo de Guinea.

Durante ese tiempo, Burling asegura, el Bob Barker evitó, por poco, ser chocado por el barco pesquero.

Lee: ¿Qué se necesita para ayudar a un delfín atrapado en redes de pescar?

Rescate exitoso

El rescate sucedió suavemente a pesar de los meses de tensiones entre ambos barcos, dijo Burling.

“Nos preocupaba cómo tratarían a nuestra tripulación, que fueran hostiles o violentos con nosotros”.

Pero la tripulación indonesia que representaba a la mayoría de los que estaban a bordo del Thunder parecían “muy aliviados” de ser rescatados.

Los oficiales –él cree que eran españoles—estaban menos emocionados.

“Quizás hubieran preferido ser rescatados por alguien más, pero dada la locación no había realmente otra opción”, dijo.

Aviso morado

Un “aviso morado” en 2013, puso una alerta global pidiendo información sobre el Thunder, así como información con respecto a “los individuos y las redes que poseen, operan y ganan provecho de las acciones ilegales del buque”.

El aviso decía que el buque había cambiado su nombre, registro nacional y otras características varias veces para evitar la detección de sus actividades ilegales de pesca, y ha navegado con los nombres Wuhan N 4 y Kuko, y bajo las banderas de Nigeria y Mongolia.

La Interpol dijo que tenía “información en conflicto” acerca de la identidad del operador actual del buque, pero que había estado registrado previamente como poseído por compañías en España, Nigeria y las islas Seychelles.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Este martes la Interpol confirmó que el aviso morado se mantiene activo. Dijo que ha monitoreado “la situación referente al Thunder” y anotado que todos los miembros de la tripulación están seguros en tierra”.

“Interpol no conduce la investigación; sin embargo, nos mantenemos disponibles para apoyar a cualquier autoridad nacional con jurisdicción en este caso si tal asistencia es requerida”, dijo a CNN.

Ahora ve
Hallan gigantesca área de contaminación oceánica del tamaño de México
No te pierdas
×