La biotecnología busca salvar a los rinocerontes con cuernos sintéticos

Pembient fabrica cuernos sintéticos con los componentes de los auténticos, alternativa con la que esperan disminuir la caza furtiva
Zoológico busca reproducir rinocerontes en extinción
Autor: Kieron Monks
(Reuters) -

Tras 40 millones de años, podría ser el ocaso de uno de los animales terrestres más grandes del mundo. Tres de las cinco especies de rinocerontes que quedan están gravemente amenazadas, los índices de caza furtiva están por los cielos y solo queda un espécimen del rinoceronte blanco del norte.

Un solo cuerno puede costar hasta 100,000 dólares (alrededor de un millón y medio de pesos) en países asiáticos como China y Vietnam, en donde la demanda es intensa por parte de compradores que erróneamente creen que puede curar trastornos de salud, las resacas y hasta el cáncer o que lo usan como droga. En el mercado mundial vale alrededor de 500 millones de dólares (unos 7,500 millones de pesos) y crece rápidamente.

Las cifras asombran a los conservacionistas, aunque una empresa de biotecnología de California, Estados Unidos, cree tener la solución.

Pembient está fabricando cuernos de rinoceronte sintéticos para ofrecer a los consumidores una alternativa ética. Tras un largo periodo de desarrollo, el producto terminado saldrá a la venta en unos pocos meses.

El proceso contempla la producción de proteínas que, según el equipo, son idénticas a la queratina que se encuentra en los cuernos de rinoceronte. Esa proteína se produce en forma de polvo, mismo que posteriormente se moldea y se manufactura con técnicas avanzadas de impresión en 3D hasta lograr un producto idéntico al verdadero.

Las herramientas y las técnicas necesarias finalmente maduraron lo suficiente como para que esto sea posible, dice el director operativo de la empresa, Matthew Markus.

"El costo de hacer la secuencia genómica ha bajado radicalmente, al igual que la síntesis del ADN", dice el exingeniero computacional. "En este momento muchas cosas van en la dirección correcta, por lo que algunos de estos productos son factibles".

Pembient presentó sus prototipos en un evento de Indie Bio que se llevó a cabo en San Francisco en junio de 2014 y esperan hacer sus primeras ventas en septiembre. Hicieron su primera alianza comercial con una cervecería artesanal de Beijing y su ambición es capturar "del 10 al 25%" del mercado.

Markus se inspiró en el éxito de la marihuana tras su legalización en Estados Unidos y cree que los cuernos sintéticos contarán con un nicho de usuarios que quieren una fuente legítima.

"Uno de los objetivos es sacar a la gente de las redes criminales, muchos preferirán tener estándares de seguridad y calidad que el mercado negro no puede ofrecer".

Lee: 350,000 dólares y 18 meses después, logra cazar un rinoceronte

Sin embargo, los conservacionistas dudan que los cuernos sintéticos puedan reducir la demanda del artículo real, que tiene un mayor prestigio.

"Ya hay una gran cantidad de cuernos falsos de calidad variable en circulación y no se ha reducido la demanda", dice Colman O'Criodain, experto en comercio del World Wildlife Fund (WWF). "Muchas de las personas que los quieren cuentan con distribuidores confiables y quieren que provengan de rinocerontes vivos".

O'Criodain está a favor de una estrategia doble que consiste en esfuerzos focalizados para cambiar la conducta de los consumidores y una aplicación mucho más rigurosa de las leyes. Entre los enfoques más radicales están contaminar los cuernos para disuadir a los cazadores furtivos o criar rinocerontes y legalizar el comercio de cuernos siempre que se pueda verificar que sea ético.

Markus señala que la incidencia creciente de la caza furtiva indica que se necesitan ideas nuevas y cree que la pureza de su producto tentará incluso a los conocedores… además de que desconcertará a los traficantes.

Si Pembient tiene éxito con sus cuernos, podrían producir escamas de pangolín, colmillos de elefante y huesos de tigre artificiales. Esto fomentaría el desarrollo de un sector que pretende eliminar los productos basados en animales y propiciaría que las empresas como Clara Foods o Muufri trabajen para sintetizar sus productos lácteos.

Lee: Matar animales para salvarlos nunca será conservación

La impresión de huesos y otros materiales orgánicos basados en queratina podrían sentar las bases para la impresión de tejido vivo para uso en humanos. Los investigadores de la Universidad de Columbia lograron fabricar dientes en 2010 y la empresa Organovo de San Diego, California, logró fabricar muestras de tejido hepático humano para hacer pruebas farmacológicas, además de que están desarrollando piel.

"Creo que estamos a cinco o diez años de hacer pruebas de tejido vivo en humanos", dice Christopher Barnatt, médico experto en impresión en 3D de la Universidad de Nottingham. "El problema principal es mantener vivas las células impresas hasta que se puedan trasplantar a un humano".

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Barnatt agregó que tanto China como Estados Unidos han anunciado que harán fuertes inversiones en los programas de impresión en 3D y que más del 40% de las patentes de impresión en 3D tienen fines médicos.

Si los cuernos de rinoceronte de Pembient pasan la inspección, tal vez el siguiente paso seamos nosotros.

Ahora ve
Miles de personas disfrutan en la red de un combate entre robots gigantes
No te pierdas
×