El científico que puso su 'fe' en el papa para vencer el cambio climático

Tras décadas intentando concienciar a la humanidad sobre el cambio climático, Ramanathan apuesta a la religión para llevar su mensaje
Veerabhadran Ramanathan, científico, cambio climático, influ  Veerabhadran Ramanathan
Autor: Sara Sidner | Otra fuente: 1

Nota del editor: John Sutter,columnista de CNN, está haciendo reportajes sobre un numerito (dos grados) que podría tener un efecto enorme en el futuro y le gustaría que le ayudaras. Suscríbete al boletín 2 degrees o síguelo en Facebook, Twitter e Instagram. Puedes encontrarlo como jdsutter en Snapchat y darle forma a su cobertura.

(CNN) — El profesor Veerabhadran Ramanathan es un científico que trabaja con evidencias basadas en datos y hechos demostrables, pero está absolutamente convencido de que la religión es la clave para detener el calentamiento global.

"El problema está empeorando y la sociedad no lo está arreglando", dijo Ramanathan.

Dice que la religión es el eslabón perdido.

"Aunque necesitamos a la ciencia y a la tecnología para resolverlo, la solución subyacente que necesitamos es cambiar nuestra actitud hacia la naturaleza", dijo Ramanathan, quien agregó que considera que la única autoridad que podría lograrlo es un líder religioso.

Tenía a una persona específica en mente: el papa Francisco.

Pero ¿cómo llegó a ese punto un hombre de ciencia?

Ramanathan, científico atmosférico de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, tardó 30 años de investigaciones, de tratar de cambiar las políticas y las actitudes y de hacer que la gente crea que los humanos estamos ayudando a que la Tierra tenga una fiebre espantosa que podría afectar a las generaciones venideras; 30 años de frustración y a veces depresión porque nadie hacía algo.

Pero la historia no comenzó así.

En la década de 1970

En 1975, las investigaciones de Ramanathan culminaron en un importante cambio en las políticas estadounidenses. Demostró la revolucionaria teoría de que los combustibles fósiles no eran los únicos que dañaban la atmósfera terrestre, sino que las sustancias como el Freón y el proceso de fabricación de aerosoles también contribuían al calentamiento global.

"Por mucho tiempo pensamos que el dióxido de carbono de los combustibles fósiles era el principal gas de efecto invernadero producido por el hombre que dañaba al planeta. Eso cambió de la noche a la mañana en 1975, cuando publiqué este estudio en el que descubrí que hay otros gases en la atmósfera que son más potentes", dijo Ramanathan.

Tres años después, Estados Unidos prohibió los clorofluorocarbonos luego de que Ramanathan demostrara que "una molécula de este clorofluorocarbono puede causar más calentamiento global que diez mil moléculas de dióxido de carbono".

Parecía que era tan revolucionario que pensó que haría que la gente entendiera que tenían que cambiar.

Pero 30 años después, Ramanathan recibió una sorpresa muy desagradable que le recordó que la gente sigue teniendo un efecto gravemente perjudicial en la atmósfera terrestre. Lo que entendió fue particularmente doloroso cuando analizó los datos de los drones científicos que había hecho volar sobre el sur de Asia.

"Quería recabar observaciones y mediciones directas sobre la forma en la que la contaminación que generan los humanos está cambiando el clima", dijo Ramanathan.

"Para nuestro total desconcierto, descubrimos que esos contaminantes están directamente relacionados con el derretimiento de los enormes glaciares del Himalaya tibetano. Después de 30 años de trabajo, veo que el problema está empeorando, la sociedad no ha actuado".

Lee: Granizadas y tornados, una amenaza más frecuente para México

Ramanathan regresó a casa solo para encontrar lo que podría llamarse la mano de Dios en la forma de un correo electrónico del entonces papa, Juan Pablo II.

"Pensé que era correo basura. Casi lo borro", cuenta Ramanathan. Pero su curiosidad pudo más que él y lo abrió. El papa invitó a Ramanathan a unirse a la prestigiosa Academia Pontificia de Ciencias y a asistir a la junta de su vida.

El poder del respaldo del papa

"Vi que la academia pontificia era una herramienta poderosa para llevar la ciencia a la religión por la sencilla razón de que el cambio climático, como sabemos, se ha vuelto una cuestión moral", explicó.

Diez años después, él y otros 100 científicos y pensadores se reunieron en el Vaticano. Todos estuvieron de acuerdo con él.

Luego, llegó el momento en el que Ramanathan debía informar a la persona que esperaban que enviara el mensaje al mundo.

"Me entregaron una hoja de papel", cuenta.

Se apresuró a reunirse con el papa Francisco. Para su sorpresa, no estaba en los salones adornados e imponentes en donde se había reunido con otros pontífices. Esta vez lo encontró en un estacionamiento.

"Esta es la mejor propuesta que he hecho en un estacionamiento", dijo.

Le dieron dos minutos para hacer su propuesta. Esperaba que llegara a la encíclica sobre el cambio climático.

"Primero le dije dos cosas: que a todos nos concierne el cambio climático y luego, lo siguiente que dije fue que lo que más nos preocupa son los 3,000 millones de pobres que tienen menos qué ver con esto y que van a sufrir las peores consecuencias", cuenta Ramanathan.

"El papa me desarmó con su sonrisa y luego dijeron que el Santo Padre quería saber qué se puede hacer al respecto. Así que le dije: "en sus discursos, si pudiera por favor incluirnos para que seamos mejores protectores del planeta".

Las muy esperadas declaraciones del papa sobre el medio ambiente se publicaron este jueves.

Ramanathan no es católico, como tampoco lo son muchos de los científicos que conforman la Academia Pontificia de Ciencias. Pero él y sus eruditos colegas creen que el papa Francisco puede hacer la diferencia.

"Este papa se ha vuelto un personaje como Gandhi o como (John F.) Kennedy, trasciende su propio entorno cultural. Este papa ha trascendido al catolicismo. Claro que es el líder de los católicos, pero muchos lo aceptan como líder moral", dijo Ramanathan.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Las personas como yo, que he trabajado en este problema desde hace 40 años y me deprimí los pasados 10 años, cuando vi que el cambio ocurría pero no se hacía nada, lo vemos como la esperanza".

Con información de Alberto Moya.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×