#PunchElectoral: Primero alcaldes... ahora van por el gobierno de Aguascalientes

Tres de los seis candidatos al gobierno del estado han ganado la segunda elección local más importante: la alcaldía capitalina. Con su experiencia, buscarán suceder en el cargo a Carlos Lozano.
Elecciones 2016  La carrera política de los candidatos a la elección del próximo 5 de junio.  (Foto: Ilse Domínguez)
Por: JENNIFER GONZÁLEZ
AGUASCALIENTES (Expansión) -

Ya gobernaron la capital de Aguascalientes, y ahora quieren encabezar el Ejecutivo de la entidad. Tres de los seis candidatos a gobernador que participarán en la elección del 5 de junio han ganado la segunda contienda más importante en la localidad: la de la Alcaldía de la capital, que concentra cerca del 80% de los votos del estado.

La priista Lorena Martínez —cuyo partido gobierna actualmente con Carlos Lozano de la Torre—, el panista Martín Orozco y el independiente Gabriel Arellano ofrecen al electorado hidrocálido su experiencia al frente del Ayuntamiento de la Ciudad de Aguascalientes, en tanto que los abanderados de Morena, Nora Ruvalcaba Gámez; el PRD, Iván Sánchez Nájera y el del Partido Encuentro Social (PES), Jaime del Conde, deben apelar a otros antecedentes, como los legislativos.

Pero en su búsqueda por la gubernatura, los candidatos no sólo cuentan con su expertise, sino también con el 'colmillo' político de sus operadores de campaña. A continuación te contamos cuál es el 'punch' electoral de los candidatos.

Independiente con antecesdente priista

El coordinador de campaña del candidato independiente a la gubernatura de Aguascalientes, Gabriel Arellano, es Carlos Miguel Velasco Ruedas, un empresario que nunca había participado en campañas políticas, pero es experto en relaciones con entidades de gobierno.

Velasco Ruedas también es director de relaciones de la empresa Regeneración Eléctrica Mexicana, a la que consiguió asociar con el municipio de Oaxaca de Juárez para el abastecimiento de alumbrado público y de edificios oficiales.

De la mano del empresario, Arellano vive en 2016 su tercera contienda como candidato a un puesto de elección popular y la primera sin el respaldo de un partido político. A su favor, el boom de las candidaturas independientes; en contra, una historia de 35 años en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que dejó atrás apenas el año pasado.

El partido tricolor permitió a Arellano su primera candidatura, en 2006. Entonces, contendió por la diputación federal del segundo distrito de Aguascalientes, y la perdió por una diferencia de 17,797 votos contra el candidato panista.

En su segunda oportunidad, a pesar de la alianza PAN-Panal que respaldaba a Arturo González Estrada, el entonces priista se convirtió en alcalde de la capital hidrocálida, en 2007. Arellano recibió la Presidencia Municipal de manos del panista Martín Orozco, su ahora contrincante en la contienda de 2016. Su triunfo acabó con 12 años de hegemonía blanquiazul en la capital de Aguascalientes.

Durante su administración, Arellano fue acusado de haber comprado para la Policía Municipal un helicóptero usado a sobreprecio, y de haber adquirido un software para seguridad pública que nunca funcionó, entre otras irregularidades. Ni la solicitud de juicio político en su contra ni la denuncia penal que se presentó por esos hechos prosperaron.

Meses antes de terminar su administración, Gabriel Arellano solicitó licencia y fue incluido en la lista de plurinominales para el Congreso local en la elección de 2010. En noviembre de aquel año, se convirtió en diputado.

Pero era a la gubernatura a lo que él aspiraba, y lo había manifestado públicamente. No obstante, el PRI nominó a Carlos Lozano ese año. Y luego, en 2012 y en 2014, también se le negó la candidatura a diputado federal.

Al presentar su renuncia al PRI, en septiembre de 2015, el hoy independiente afirmó que a ese partido le había faltado inclusión.

Un fin de semana antes de anunciar su renuncia al PRI, Arellano festejó su cumpleaños con una comida junto al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco, quien ganó la elección de 2015 sin el respaldo de un partido político.

Desde entonces, y hasta la fecha, ha sido señalado de formar parte de un movimiento que comprende varios estados del país, y busca generar estructura de soporte a una eventual candidatura presidencial del mandatario independiente.

Una mujer experimentada con un académico de coordinador

La candidata del PRI, Lorena Martínez, se ha preparado para buscar la gubernatura de Aguascalientes desde hace por lo menos seis años. Llega a la carrera coordinada por el priista y académico José Romo Saucedo, contador público, exrector de la Universidad Bonaterra (hoy Panamericana), quien también había participado como candidato.

Priista desde hace más de 30 años, Martínez fue, junto con Gabriel Arellano, parte de la quinteta de priistas aspirantes a la gubernatura, en 2010. El grupo lo completaban Carlos Lozano de la Torre, Héctor Hugo Olivares y Fernando Gómez Esparza.

Con Beatriz Paredes en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI y Manuel Cavazos Lerma como delegado en Aguascalientes, el partido la hizo compañera de fórmula de Lozano. Él como candidato a gobernador, ella como candidata a la alcaldía capitalina.

La fórmula funcionó. En coalición con los partidos Verde Ecologista (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), Martínez se convirtió en la segunda mujer en llegar a la Presidencia Municipal de Aguascalientes, la que recibió de su entonces correligionario Gabriel Arellano, actualmente su contendiente en la carrera electoral de 2016. La candidatura de Martínez arrasó con 160,119 votos, contra 99,333 del candidato panista, el actual coordinador de los senadores de Acción Nacional, Fernando Herrera.

Para Lorena Martínez, la de 2016 es apenas la segunda elección en la que deberá pedir el voto ciudadano. Sin embargo, su trayectoria política es la más amplia de entre los seis candidatos.

Ha sido diputada cuatro veces: local, de 1989 a 1992; federal suplente, de 1994 a 1997; propietaria en San Lázaro, de 2000 a 2003, y de nuevo de 2006 a 2009, por la vía plurinominal.

Coordinador panista con historial breve

Martín Orozco Sandoval llega a su segunda campaña por la gubernatura, y cuarta de su carrera política cobijada por el PAN, con el exdiputado Alfredo Rivadeneyra como coordinador, cuyo historial electoral es breve.

La última vez que Rivadeneyra coordinó una campaña fue la de Luis Felipe Bravo Mena, por la gubernatura del Estado de México, en 2011, cuando el panista perdió por una diferencia superior a los dos millones de votos frente al priista Eruviel Ávila, y quedó por debajo, incluso, del candidato de la coalición de izquierda, Alejandro Encinas, por casi 423,000 votos.

La última vez que coordinó una campaña fue la de Luis Felipe Bravo Mena en 2011, cuando el panista perdió por una diferencia superior a los dos millones de votos. (Foto: Facebook/Alejandro Rivadeneyra)
Alejandro Rivadeneyra  La última vez que coordinó una campaña fue la de Luis Felipe Bravo Mena en 2011, cuando el panista perdió por una diferencia superior a los dos millones de votos. (Foto: Facebook/Alejandro Rivadeneyra)

Orozco Sandoval, además, compite con la sombra la duda sobre él. Durante la elección pasada, siendo candidato a la gubernatura, se le acusó y procesó por fraude y peculado, por la presunta permuta de un terreno que terminó siendo donado a la asociación Fruideo, de la que el exalcalde posee 34% de las acciones, según su declaración de intereses, y que lo habría vendido a otra empresa de la que Orozco Sandoval era representante. El proceso está suspendido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), debido al fuero constitucional con el que el panista contaba por ser senador de la República.

Por medio del voto ciudadano, el panista fue alcalde de la capital, y luego senador de la República. Esa trayectoria ganadora terminó en 2010, cuando perdió la gubernatura por más de 22,000 votos frente al candidato de la coalición que formaban PRI, PVEM y Panal, Carlos Lozano de la Torre.

Además, el candidato del PAN fue diputado local, de 2001 a 2004, y coordinador de delegados de la Secretaría de Educación Pública (SEP). A principios de año, pidió licencia en el Senado para buscar, por segunda vez, la candidatura a la gubernatura en su partido.

Orozco Sandoval era considerado el favorito del CEN del PAN, lo que implicó la declinación de los actuales alcaldes de Aguascalientes y Jesús María, dejando fuera de la contienda al exdiputado Rubén Camarillo y al senador Fernando Herrera.

Morena apuesta por excandidata perredista

Ésta no es la primera vez que Nora Ruvalcaba Gámez busca ser gobernadora de Aguascalientes. En 2010, la ahora candidata de Morena fue la abanderada del PRD, y aunque no ganó la elección, le dio al partido del sol azteca 18,808 votos, que lo colocaron como la segunda fuerza política en la entidad, solo detrás del PRI.

Regidora y diputada plurinominal por el PRD, la hoy representante de Morena ha contado durante su carrera con la lealtad de Jennifer Parra Salas, quien coordina su campaña este año.

A pesar de su juventud, 32 años de edad, Parra Salas ya ha participado antes en la operación de campañas en 2007, cuando coordinó al candidato a diputado por el distrito XV.

El PRD quiere fortalecerse con un plurinominal

Históricamente, el PRD no ha sido un partido ganador en Aguascalientes. Su objetivo en el proceso de este año, con Iván Sánchez Nájera como candidato, es recuperar algo de fuerza a nivel local y lograr presencia en el Congreso.

Para ello, el partido decidió que Óscar Estrada Escobedo, otro exdirigente estatal del PRD y excandidato a diputado por el distrito XV, coordinara la campaña.

Sánchez Nájera pedirá el voto directo de la ciudadanía por primera vez. Aunque dejó una regiduría en Aguascalientes para contender por la gubernatura, llegó a ese cargo al ser el primero en la lista de plurinominales que registró el PRD en alianza con el PAN.

Ese año, por sí solo, el partido del sol azteca obtuvo 6,153 votos en la elección de ayuntamientos, y superó únicamente a los partidos del Trabajo y Nueva Alianza.

De estreno en elecciones locales

Jaime del Conde se afilió al PAN en 2006, pero la única elección en la que fue candidato por ese partido la ganó tres años antes, como candidato ciudadano a la diputación federal por el tercer distrito.

Del Conde logró 37,748 votos, contra 35,679 de la alianza que conformaron el PRI y el PVEM en los distritos 2 y 3.

En 2016, Del Conde busca nuevamente la simpatía del electorado como candidato ciudadano, pero ahora por el Partido Encuentro Social (PES), que a su vez se estrena en elecciones locales en Aguascalientes, y bajo la coordinación de campaña de Alejandro Vázquez Padilla, quien a su vez contiende por la diputación del distrito X.

Ahora ve
¿Cómo saltar el muro digital?
No te pierdas
×