Los hombres maduros defraudan más...

El 70% de los defraudadores son hombres de entre 36 a 55 años de edad según KPMG; más del 80% se encuentra en puestos de alta dirección.
Los defraudadores están entre 36 a 55 años (Especial).
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El 70% de los defraudadores son hombres de entre 36 a 55 años de edad, que la mayoría de las veces actúan solos, y están en puestos de alta dirección, según la Encuesta del Perfil de los Defraudadores 2007 que llevó a cabo KPMG en Europa, el Medio Oriente y África.

El 31% de los defraudadores se ubican entre los 46 a 55 años edad; 13% arriba de 55 años; 14% entre los 26 a 35 años y 3% entre los 18 a a 25 años, dijo la consultoría internacional.

El 85% de los defraudadores eran hombres, según la encuesta.

“Sin embargo (…) las estadísticas pueden estar influenciadas por el hecho de que las mujeres están sub representadas en posiciones de dirección general y por lo tanto tienen acceso limitado a información sensible”, agregó.

El 60% de los empleados que han cometido fraudes forman parte de la alta dirección; 26% más tienen puestos de nivel directivo, detalló la consultoría internacional.

“Este resultado destaca un riesgo que enfrentan todas las compañías, a los ejecutivos se les confía información altamente sensible de la compañía y están además en posición de burlar los controles internos”, precisó el estudio.

Agregó que el defraudador generalmente trabaja en el departamento de finanzas, en el de operaciones o ventas como director general.

KPMG informó que la malversación de fondos es el tipo de fraude más común y en el 83% de los casos se hace dentro del país; el 91% de los defraudadores lo hace más de una vez, uno de cada 3 comete fraude en más de 50 ocasiones.

En Europa se pierden en promedio un millón de euros o más por defraudador, dijo la consultoría.

Los defraudadores no esperan mucho para cometer el delito, en el 24% de los casos les llevó menos de un año; en el 67% de los casos entre uno y cinco años, hasta que los exponen.

En el 46% de las ocasiones los defraudadores se detectan porque alguien los acusa o a través de revisiones administrativas.

KPMG señaló que todos los sectores son igualmente afectados por los fraudes, excepto por los químicos y farmacéuticos, que tienen menos problemas.

Entre las razones por las que los empleados cometen fraude están la oportunidad debido a controles internos débiles que les dan confianza en que tendrán éxito; presiones financieras resultados de un estilo de vida excesivo o de la brecha entre la remuneración financiera y los gastos.

Otros motivos son la justificación del defraudador sobre sus acciones, ya que él o ella se convencen de que el patrón les debe ese dinero.

Ahora ve
No te pierdas