Bush se reúne con el Papa

El presidente de EU afirma que la Cumbre del G8 en Alemania fue un éxito;
CIUDAD DEL VATICANO (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, se reunió el sábado por primera vez con el Papa Benedicto XVI, a quien dijo que creía que la cumbre del Grupo de los Ocho países más ricos en Alemania había sido un éxito.

El Papa y Bush mantuvieron un encuentro de unos 35 minutos en el estudio privado del Pontífice en el Palacio Apostólico del Vaticano, en medio de fuertes medidas de seguridad en Roma por miedo a violentas manifestaciones antiestadounidenses.

“Me alegro de estar con usted señor”, dijo Bush al Papa mientras se sentaba ante su escritorio.

Cuando el Papa mencionó a Bush que acababa de volver de la cumbre de potencias mundiales en Heiligendamm, el mandatario estadounidense declaró: “Sí, su antiguo país, y fue un éxito (...) muchas opiniones diferentes, pero estuvo bien”.

Cuando el Papa preguntó a Bush si su diálogo con el presidente ruso, Vladimir Putin, había estado bien, el mandatario estadounidense contestó con una sonrisa: “Se lo diré en un minuto”, refiriéndose a los periodistas, que estaban a punto de abandonar la habitación.

Putin devolvió la pelota a Bush en la cumbre del Grupo de los Ocho (G8) en Alemania esta semana sugiriendo que Estados Unidos utilizará un radar controlado por Rusia como parte de un escudo antimisiles para proteger Europa, en lugar de equipos estadounidenses.

Los planes de Estados Unidos de desplegar interceptadores de misiles en el este de Europa han indignado a Moscú, que dice que podría acabar con el equilibrio estratégico mundial y ser utilizados para atacar o espiar a Moscú.

Bush y el Pontífice de 80 años comparten la misma opinión sobre temas éticos como el aborto y la eutanasia, pero están divididos sobre la guerra de Irak, que el predecesor de Benedicto XVI, Juan Pablo II, intentó evitar.

Bush dijo a un periódico italiano el 1 de junio que su intención era “principalmente escuchar” al Papa. Bush también dijo que estaría encantado de discutir sobre los cambios en China y el futuro de la Cuba post-castrista si el Papa quería.

Mientras Bush comenzaba un día de reuniones con su visita al presidente Giorgio Napolitano -un ex comunista de 81 años en un país gobernado por una coalición de centro izquierda crítica con la política exterior de Estados Unidos- cerca de 10,000 agentes de policía vigilaban el centro de Roma ante las masivas manifestaciones previstas.

Pacifistas y partidarios de la izquierda que se oponen a la guerra en Irak y a la ampliación de una base militar estadounidense en el norte de Italia viajaron en tren hasta Roma para participar en unas protestas que recordarán a las registradas en Alemania durante la cumbre del G8.

Ahora ve
No te pierdas