Privilegios fiscales, boquete al erario

Las exenciones se ‘comen’ el equivalente a 19% de los ingresos presupuestados para 2011; si el Gobierno quiere aumentar sus ingresos todos deben pagar IVA, dice McKenzie.
issste tienda super  (Foto: Alejandro Hernández Olvera)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La Secretaria de Hacienda debe eliminar todas las exenciones, regímenes especiales y tasas preferenciales si lo que realmente busca es tener una mayor recaudación tributaria. No es subiendo el precio de la gasolina o subiendo otros impuestos como obtendrá más recursos, sino que es urgente que busque una reforma fiscal integral, opinó Luis C. Carbajo, socio del despacho Baker & McKenzie en México.

"Tenemos un boquete Presupuestario simple y sencillamente porque estamos dependiendo del precio del petróleo. La recomendación sería ampliar la base tributaria y esto no significa subir impuestos, sino hacer un análisis real de dónde podemos obtener mayores recursos", advirtió.

Una forma de ampliar la base, es quitando todos los regímenes especiales que hay, todas las exenciones, todas las tasas preferenciales, por ejemplo a transportistas, pequeños contribuyentes. "Si de veras se trata de recaudar, que todos empiecen  a pagar IVA, inclusive en alimentos y medicinas, que es algo que no quiere el PRI".

De acuerdo con la Comisión Especial para analizar el Presupuesto de Gastos Fiscales, que preside el diputado del PRI, Sebastián Lerdo de Tejada, según el Programa de Gastos Fiscales (PGF), la sociedad en general, y el Congreso de la Unión en particular pueden evaluar opciones para aumentar la recaudación sin recurrir al incremento de las tasas o a la creación de nuevos gravámenes.

Con base en el presupuesto elaborado por el Ejecutivo Federal para 2009, el Estado dejó de recaudar por estas excepciones, regímenes especiales, subsidios y tasas diferenciadas, etcétera,  un monto de 464,914.7 millones de pesos (mdp) equivalente a 3.9% del PIB.

Para 2010, la cifra asciende a 579, 572.1 millones de pesos, mayor en 24.7% a la estimación del PGF de 2009. El PGF para 2011, estimado por la propia Secretaria de Hacienda alcanza 589,525.3 millones de pesos, mayor en 1.7 por ciento al estimado para 2010 y equivalente al 19.5% de los ingresos presupuestados por el ejecutivo.

La Comisión Especial menciona que, por añadidura, todas las prerrogativas fiscales que por mandato de Ley autorizó el Congreso de la Unión pueden causar que la carga impositiva tenga que ser soportada por pocos contribuyentes.

Por ello, la reforma fiscal debe partir de una profunda revisión del sistema tributario para que se logre una mejor distribución de los impuestos conforme al mandato constitucional de contribuir al gasto público de manera proporcional y equitativa.

El fiscalista Luis C. Carbajo destacó que la propuesta de la Coparmex y del Consejo Coordinar Empresarial (CCE), de bajar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 30% a 25%, hace muy competitivo y atractivo a México en términos fiscales.    

También, habría que quitar el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), que sólo genera dolores de cabeza a los empresarios; incrementar la base del IVA inclusive bajándola de 16% a 12%, pero eliminando todos los regímenes especiales, generalizándola, no dejar 0% a exportaciones, 10% a frontera, sino homologarlo completamente.

"Si se baja el ISR, hay oportunidades para que empresas, asalariados, puedan verse menos afectados con la generalización del IVA, pero se lograría meter al régimen a todos aquellos que hoy no están pagando y si se da con un régimen de fiscalización que permita acreditarlo en todas las cadenas productivas, inclusive se termina con el régimen informal".

Manifestó que se debe buscar una reforma fiscal integral. "Sin tintes partidistas ni electorales, sino que se dé realmente un cambio en materia tributaria que haga a México más competitivo y, en consecuencia, otorgue una mayor recaudación para que los recursos sean canalizados a sectores que se requieren".

Bajar el IVA "no es más que una medida electorera; no es una solución al problemas de México. Subir el precio de la gasolina, es la forma que tiene el gobierno para conseguir recursos, pero quienes van a pagar el combustible somos los mismos que pagamos impuestos y hay que hacer que todos cumplan con el fisco, no sólo unos cuantos".

Los elementos que constituyen una "prerrogativa" o "privilegio" fiscal dentro del Presupuesto de Gastos Fiscales, y se reflejan en una disminución directa e indirecta de ingresos públicos federales son:

  • Tasas diferenciadas en los distintos impuestos.
  • Exenciones.
  • Subsidios y créditos fiscales.
  • Condonaciones.
  • Facilidades administrativas.
  • Estímulos fiscales.
  • Deducciones autorizadas.
  • Tratamientos y regímenes especiales.
  • Diferimiento de impuestos.

Estos elementos implican que algunos contribuyentes no paguen los impuestos que paga la mayoría, que se discrimine entre ellos, ya que algunos pagan tasas de impuestos menores, y en general, que existan quienes tengan alguna ventaja, provecho o trato privilegiado respecto al resto, puntualizó la Comisión Especial para analizar el presupuesto de gastos fiscales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Este trato privilegiado es un "gasto fiscal" porque el Poder Legislativo "acortó" la distancia entre el pago de la contribución y su devolución posterior por la vía del gasto público en forma de un subsidio, programa o política pública.

Así, los contribuyentes reciben directamente del erario público el apoyo federal, al dejar de pagar un impuesto (o pagar menos o tener alguna facilidad para ello) sin necesidad de esperar a que la Cámara de Diputados lo apruebe en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Por esta razón se le denomina "gasto fiscal", porque es un gasto que se otorga por la vía tributaria.

Ahora ve
La muerte de cientos de peces hace sonar las alarmas en Paraguay
No te pierdas
×