Amamantar en los primeros 6 meses de vida puede salvar la vida del bebé

También se ahorarrían millones de dólares al año y se evitarían enfermedades
Sin Pie de Foto
Amamantar puede salvar vidas  Sin Pie de Foto  (Foto: )
  • A+A-
Por:
/
(Reuters) -

Si la mayoría de madres primerizas amamantaran a sus bebes durante los primeros 6 meses de vida, habrían salvado cerca de 1,000 vidas y millones de dólares cada año, de acuerdo a un nuevo estudio publicado en Pediatrics.

Estados Unidos incurre en un excesivo costo de 13,000 millones de dólares anuales y registra 911 muertes que se pueden prevenir cada año debido a que los índices de lactancia están muy por debajo de las recomendaciones médicas”, indica el estudio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que los infantes deberían ser alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses “para alcanzar un óptimo crecimiento, desarrollo y salud”.  No es la única que respalda estas recomendaciones.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, la Academia Americana de Pediatría, la Academia Americana de Médicos de Cabecera y el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, coinciden en que la leche materna es alimento suficiente para recién nacidos e infantes hasta que cumplen 6 meses de nacidos.

Sin embargo, un reporte del 2009 sobre lactancia del CDC (o Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) encontró que sólo 74% de las mujeres amamantaron a sus hijos recién nacidos, un 33% seguía alimentando exclusivamente con leche materna tres meses después y sólo un 14% lo hacía a los seis meses.

La Dra. Melissa Bartick, una de las co-autoras del estudio, dice que la gran mayoría de los gastos médicos que hacen los padres cada año podría ser evitado “si 80 al 90% de mujeres alimentaran exclusivamente a sus niños con leche materna por cuatro meses, y si un 90% amamantara ocasionalmente a sus bebes durante seis meses”. Bartrick es una médico internista en el Cambridge Health Alliance, profesora en la escuela de medicina de Harvard y madre de dos niños.

Bartick y su co-autor Arnold Reinhold encontraron que además, cerca del 95% de las muertes tienen tres causas: síndrome de muerte prematura (SIDS por su sigla en inglés), enterocolitis necrotizante, visto principalmente en recién nacidos en donde la superficie de las paredes intestinales muere; e infecciones respiratorias como neumonía.

Amamantar puede reducir el riesgo de estas y otras siete enfermedades estudiadas por los autores.

Bartick calcula que 10,560 millones de dólares están relacionados con las muertes de infantes en Estados Unidos. Los investigadores también incluyen el costo directo del seguro médico y el tiempo que los padres tuvieron dejar de trabajar para cuidar a los infantes. Esto no incluye los costos de fórmula láctea, que es un precio adicional para aquellas madres que no amamantan.

Existen diversos factores que contribuyen a los bajos índices de lactancia en Estados Unidos, y Bartick dice que las madres no deberían ser el foco de las culpas, pues reciben mensajes mixtos y usualmente no cuentan con el apoyo necesario cuando nacen sus bebes.

Bartick comenta que la prioridad debería ser mejorar las prácticas de cuidado materno. Una encuesta publicada por el CDC en el 2007 evaluó el cumplimiento que hacen los hospitales de las recomendaciones destinadas a animar a madres a amamantar.

De acuerdo con esta encuesta, los hospitales de los Estados Unidos lograron una calificación de 6.3, es decir, reprobaron el estudio.

Bartick comenta que muchos hospitales retrasan el necesario contacto piel con piel entre madre y bebe al momento del nacimiento, lo que puede dificultar el instinto natural del recién nacido a ser amamantado.

Las madres también necesitan ser bien educadas en la importancia de amamantar, además de contar con el apoyo adecuado luego de abandonar el hospital en caso de que surjan problemas debido a que su recién nacido no está siendo amamantado correctamente y no obtiene comida suficiente.

El Dr. Alan Fleischman, director médico de March of Dimes, no se sorprendió por los hallazgos del estudio. Fleischman, quien no colaboró en esta investigación, dice que si una madre primeriza tiene problemas para amamantar, puede terminar en una situación en donde “la abuela sugiere terminar con esto y darle al bebe formula en vez de leche materna”.

Ahora ve