La complicada lucha por comer bien en el avión

-
Comida aviones  Comida aviones
John Blake
Autor: John Blake
(Reuters) -

Sandi Mays volaba a casa después de un viaje de negocios. A su lado, estaba una pareja que, en cuanto pudo desabrocharse el cinturón de seguridad, se apresuró a sacar de su equipaje una bolsa de plástico.

“Adentro había un contenedor lleno de comida que tenía curry, ajo, cebollas y todo esos olores tan sabrosos. Todo estaría bien si no estuvieras encerrado dentro de un tubo”, recordó Mays, una ejecutiva de telecomunicaciones.

La pareja estaba muy contenta con su festín, pero Mays no lo estaba. De hecho, el aroma picante de esa comida preparada en casa era tan fuerte que tuvo que hacerse un tapón, y aun así pudo olerlo durante los cuatro horas de vuelo.

“Fue horrible” dijo Mays. “Estoy segura que los otros pasajeros que estaban cerca tampoco estaban contentos”.

Volando los cielos hambrientos

La presencia de comida o la falta de ella en algunos vuelos, está convirtiéndose en un gran problema. En parte debido a la tendencia de las aerolíneas por eliminar las comidas de cortesía.

Para enfrentarse a un estómago hambriento, y evitar pagar hasta 10 dólares por un sándwich de mediana calidad o tres dólares para paquete de papas fritas, algunos usuarios de aerolíneas prefieren llevar sus propios alimentos, en ocasiones en detrimento de algunos pasajeros que se ven expuestos a una diversidad de olores incómodos.

Los peores aromas son generalmente ajo o pescado, pero aun la comida rápida puede ser incluso una experiencia desagradable.

“Si pudiera pedir un deseo con respecto a otras familias que están viajando, podría ser que de favor no traigan a bordo el hamburguesas de McDonalds que logran evadir la seguridad del aeropuerto” dijo a CNN Jennifer Miner, quien viaja en avión una vez al mes y es co-fundadora de un blog de viaje TheVacationGals.com

“Porque incluso más que una pequeña lata de atún, el olor de una hamburguesa de McDonald’s puede abarcar el avión entero en tan solo un minuto, y no es lo más grato".

Miner, quien vive en Los Ángeles, California, también recuerda un año que viajó después de Pascua y se encontró con familias que en pleno vuelo descarapelaban y comían huevos cocidos.

Consejos para comer en el avión

Tendría sentido llevar bocadillos a bordo para estar satisfechos, pero los demás pasajeros no deberían estar oliendo su comida, especialmente filas atrás, comentó la experta de buenos modales y escritora Anna Post, quien es vocera del Instituto Emily Post.

“No quieres estar comiendo las albóndigas calientes. No quieres comer un ensalada de atún o un sándwich de huevo o comida muy condimentada. O algunas veces, incluso un sushi puede molestar a la gente” dijo Post. “En espacios cerrados, todos tienen que soportarlo”.

Entonces, qué pueden hacer los usuarios de avión, aquí algunas recomendaciones:

  • Frutas, galletas saladas, pretzels y sándwiches fríos son buenas opciones para llevar a bordo.  “Mucho de los bocadillos que se venden en las tiendas de los aeropuertos podría ser una buena elección” dijo Post.
  • Evite subir comida caliente al avión, "emana muchos olores. Si tu quieres un sándwich caliente, es preferible comerlo antes de abordar el avión".
  • Distintos olores pueden ser inofensivos para algunas personas pero generalmente el pescado, huevos cocidos, y cualquier comida que contiene ajo, cebolla, queso parmesano, o vinagre, no son aptos para lugares cerrados como una cabina de avión. El olor de comida frita pude ser también fuerte.
  • Recuerda que los otros pasajeros pueden sentirse incómodos con tu comida. “Quizá no te importe el aroma de la salsa de ajo con jalapeño, (pero) quiza si sea molesto para un vegetariano estricto o una mujer embarazada” escribió Helena Echlin en su columna sobre modales en Chow.com.

Hay poco que puedas decir o hacer para que la gente ponga lejos su comida. A menos que puedas viajar en un avión privado, agregó Post.

Ahora ve
Enrique Peña Nieto firma el Decreto del Parque Nacional Revillagigedo
No te pierdas
×