Los asuntos laborales en Facebook, un dolor de cabeza para las empresas

La información en Facebook y Twitter, aunque parezca inofensiva, puede ser motivo de problemas laborales y hasta despidos
GET. Problemas laborales  Las redes sociales pueden causar problemas para las compañías
Stephanie Chen
Autor: Stephanie Chen
(Reuters) -

Una por una, el galán de la oficina salió con todas sus colegas del trabajo,  una pequeña compañía de tecnología ubicada en California, Estados Unidos. Sus escapes amorosos se volvieron públicos –y problemáticos‑ cuando publicó sus opiniones sobre las mujeres en Facebook.

Cuando su jefe supo de los comentarios en Facebook, sobrevino el caos. Una mujer, quien fue objeto de comentarios ofensivos, consideraba que estaba sufriendo acoso sexual en el trabajo.

Este escenario podría sonar como la pesadilla de un jefe, pero está sucediendo con mayor frecuencia con la creciente prevalencia de las redes sociales, dice Shanti Atkins, presidente de ELT Inc, una empresa de capacitación en ética y comportamiento con 2,000 clientes en el mundo entero. Limpiar el desastre social y mediático en la compañía de tecnología californiana, quien declinó dar su nombre, es sólo uno de docenas de casos en los que Atkins ha ayudado en los últimos seis meses.

Mientras Facebook y Twitter crecen, varias compañías en Estados Unidos enfrentan torpemente las consecuencias que los medios sociales pueden tener en sus relaciones de trabajo y en la imagen de la compañía.

Casi 25 por ciento de los empleadores encuestados por la empresa Society of Corporate Compliance and Ethics en 2009 había disciplinado a un empleado por actividades impropias en sitios de interrelación social en Internet.

Pero sólo una de cada 10 compañías tuvo políticas específicas para lidiar con estos sitios, según el reporte de la encuesta.

“Los empleados por décadas se han involucrado en comportamientos y comunicaciones inapropiados”, dijo. “Hace 10 años era probablemente un correo inapropiado. Ahora es un mensaje inapropiado en Facebook”.

Las redes sociales se han vuelto omnipresentes para muchos estadounidenses en el trabajo y el hogar. Los usuarios de Twitter crean 50 millones de tweets nuevos cada día, y Facebook cuenta con más de 400 millones de usuarios en todo el mundo. Con el número de usuarios en crecimiento los expertos en recursos humanos dicen que los mensajes o tweets de un empleado sobre asuntos íntimos del trabajo son un posible choque de trenes para la empresa.

Los empleados ansiosos de expandir su directorio en Internet podrían pensar que sólo intercambian inocentemente información con compañeros y jefes. Algunos usuarios podrían no darse cuenta que lo dicho en una red social, sea en casa o el trabajo, en una computadora de la empresa o una personal, puede ser motivo de despido.

La mayoría de los estados son estados empleadores por voluntad, lo que significa que los empleadores pueden despedir a un trabajador por cualquier razón excepto por las consideraciones federales, como la raza, el género y la religión.

Esto sucedió en Domino’s Pizza el año pasado, cuando un video furtivo se convirtió en una sensación de YouTube. Dos empleados de Domino’s en Carolina del Norte subieron a la red el video en que otro empleado se ponía el queso en la nariz mientras preparaba un sándwich en el trabajo. El otro empleado lo narró.

El video fue decisivo. La compañía fue humillada.

Domino´s Pizza fue forzada a movilizarse en línea contra alegatos sobre su preparación de la comida. Los empleados fueron despedidos y acusados de entregar los alimentos de forma prohibida.

“Del lado del empleado, si hay algo que no quieres ver en el L.A. Times, no lo escribas en un tweet o en Facebook”, dice John Anthony, un abogado laboral de la firma Carlton DiSante & Freudenberger LLP en California. “Podría volverse público y permanecer así por siempre. No publiques nada que no quieras que sea enviado a tu jefe en un correo electrónico”.

Facebook y Twitter tienen la capacidad de alcanzar instantáneamente a millones de usuarios, obligando a los jefes a una dura decisión, dice Brian Uzzi, un profesor de liderazgo en la Kellog School of Management (Escuela Kellog de Gerencia) en la Northwestern University (Universidad del Noroeste). Los gerentes y jefes tienen el deber de asegurarse que ciertos comentarios de un empleado en una red social no ofendan a otros colegas.

“La información en Twitter y Facebook puede esparcirse como una enfermedad infecciosa”, dijo Uzzi. Cuando llegas a esta escalada se puede crear una avalancha negativa en la prensa”.

Uzzi explica que hay un peligroso efecto magnificador en una queja hecha a través de Facebook. Una declaración de descontento puede motivar a otro empleado a disparar quejas en línea, dijo. Una vez que los reclamos empiezan a rebotar, parar las acusaciones se vuelve difícil, pero no imposible.

Otro problema para las compañías, afirma Uzzi, es que las redes sociales hacen difícil de discernir la información falsa. Si se escucha, lee o ve suficientes veces, la gente puede empezar a considerar verdaderas declaraciones falsas, dijo.

La tecnología nueva continúa inundando rápidamente el mercado de trabajo y entra a las manos de los empleados. Los consultores laborales dicen que las compañías están luchando para armar manuales de política social en medios antes de que el despotrique inocente de un empleado se ponga feo. La mayoría de las compañías podrían tener sólo políticas obsoletas que lidian con la tecnología en general o con correos electrónicos.

En los últimos seis meses, Ted Williams, quien administra la consultoría HR Management Consultants, ha encontrado un aumento en los clientes que se quejan de los medios sociales está provocando peleas entre los empleados en el trabajo.

“Es de relevancia para la empresa para fijar su posición y administrar sus políticas de manera equitativa”, dijo Williams. “Si la compañía no lo hace, se podría dar un caso entre los empleados”.

Williams dice que los gerentes pueden esperar que los asuntos del trabajo en los medios sociales se vuelvan más frecuentes, ya que los empleados están pasando más tiempo en estos sitios. Un reporte de Neilson encontró que los usuarios dedican casi 5 horas y media a la semana en las redes sociales como Twitter y Facebook en diciembre de 2009, un 82 por ciento más respecto al año anterior.

Con los medios sociales emergiendo en los lugares de trabajo, los abogados laborales dicen que esperan que el asunto llegue hasta las cortes. El año pasado, en un caso innovador, los meseros descontentos del restaurante Houston lanzaron un grupo en MySpace protegido por contraseña, donde ventilaron asuntos de trabajo.

Algunas veces, los comentarios en el grupo se volvieron sexuales y ofensivos. Un gerente consiguió acceso al grupo de MySpace y empezó a monitorear las publicaciones. Luego respondió a los administradores del grupo, quienes respondieron con una demanda de privacidad contra la compañía.

Los administradores dijeron que “sólo bromeaban”, según los documentos de la corte. Un jurado de Nueva Jersey se puso del lado de los trabajadores y encontró culpable a la compañía de violar leyes de privacidad, ya que el grupo estaba protegido por una contraseña.

Algunas compañías están empezando a aclarar políticas y están advirtiendo a los empleados sobre hacer comentarios del trabajo en el sitio de un medio social.

Sin embargo, hay empleados que ven a estos sitios como un medio personal para manifestarse. En septiembre pasado, la cadena California Pizza Kitchen despidió a un empleado por enviar por Twitter quejas sobre el trabajo, de acuerdo con Mashable.com, un blog de noticias enfocado a los medios sociales.

Timothy, quien trabajó como mesero en el restaurante, estaba descontento con el estilo de los nuevos uniformes. En protesta envió este tweet: @calpizzakitchen black button ups are the lamest (…) ever!!! ‑@los uniformes de botonesnegros de calpizzakitchen son los peores.

La compañía rastreó el tweet hasta él y fue despedido, según explicó el mesero en un video en YouTube.

Pero el poder de las redes sociales no siempre tiene que ser concebido como negativo en el trabajo, dice Steve Rubel, quien se especializa en medios sociales en la empresa de relaciones públicas Edelman.

“Por otro lado, si encuentras a gente campeona en la compañía, puede tener efectos muy positivos en llevar la compañía hacia delante”, dijo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

 

Editorial LID nos regala Cuentos que mi jefe nunca me contó, con "las mejores moralejas y buenos consejos" para sobrevivir en la oficina. Los primeros 5 lectores que nos envíen un correo electrónico a cnnmexico@expansion.com.mx contando cómo usan las redes sociales en su trabajo, podrán pasar a recoger un ejemplar de este libro a la redacción de CNNMéxico. La lista de ganadores se dará a conocer el viernes 14 de mayo a las 14:00 horas en twitter y facebook.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×