¿Cómo hacer un viaje de voluntariado que realmente ayude?

Ayudar a construir escuelas no basta para garantizar la educación en lugares con proyectos de voluntariado, hay que revisar condiciones
Los programas de voluntariado pueden ayudar a la educación
COR. Voluntariado  Los programas de voluntariado pueden ayudar a la educación
Marnie Hunter
Autor: Marnie Hunter
(Reuters) -

La idea de hacer un voluntariado fuera de casa parece una situación completamente benéfica para algunos viajeros: es una forma de experimentar al mismo tiempo que se ayuda a otra comunidad.

Pero sin un programa sólido, bien diseñado y sin expectativas razonables, los viajes de voluntariado pueden ser más perjudiciales que benéficos.

Asistir a lugares desconocidos con la esperanza de marcar una diferencia en poco tiempo podría dejar a los viajeros y a los habitantes del lugar decepcionados.

“No van a cambiar al mundo en una o dos semanas, ni van a erradicar la pobreza en un pueblo; no van a enseñarle a un niño a leer”, dijo Doug Cutchins, ex voluntario del Cuerpo de Paz y coautor de Vacaciones de Voluntarios: aventuras a corto plazo que los beneficiarán a ustedes y a otros.

Cutchins dijo que la clave para tener un impacto positivo en poco tiempo es saber que tus esfuerzos serán parte de un proceso. Los resultados serán sutiles y serán visibles con la participación de una larga serie de voluntarios.

Dijo también que el desarrollo es un proceso complejo y, en el caso de los estadounidenses, la gente está muy orientada a ver el producto final.

Le preocupa lo que llama “desarrollo por monumento”, donde los voluntarios quieren completar un edificio u otra representación física de sus esfuerzos de voluntariado para responder la inevitable pregunta que les harán amigos y familiares a su regreso: ¿qué lograste?

“Esa es una de las primeras preguntas que les van a hacer, y en ocasiones es difícil responder que fueron parte de un proceso y que su labor fue el intercambio cultural, pero en realidad es la mejor forma de responder”, dijo Cutchins.

Daniela Papi está de acuerdo. Ella es una de las fundadoras de PEPY, una organización no gubernamental dedicada al desarrollo educacional en zonas rurales de Camboya. Con sede en Estados Unidos, PEPY Tours organiza viajes de aprendizaje que ayudan a financiar los proyectos del grupo.

La organización ha cambiado el nombre de esos viajes, de voluntariado a eduturismo, o aventuras educacionales.

“Lo primero que va a ocurrir es que van a tener una nueva perspectiva de su país, de su vida, de sus decisiones y de cómo afectan al mundo, y de lo que implica vivir en cualquier país”, dijo Papi.

Dijo también que los diez días que se pasan viajando y aprendiendo abrirán un panorama sobre las opciones de los participantes y sobre su hogar, donde tendrán el impacto más significativo.

Enseñar otra lengua, como el inglés, y los proyectos de construcción, son las formas más comunes de proyectos de voluntariado que Papi ve en su región. Los viajeros que trabajan en proyectos de construcción voluntaria deberían preguntar al operador y a las organizaciones involucradas sobre los planes de la estructura cuando los voluntarios regresen a sus casas. ¿Quién los va a cuidar, quién va a trabajar ahí, quién capacitará y financiará esas capacitaciones?

Una escuela construida precariamente, sin maestros capacitados, muy probablemente no contará con los beneficios que buscan los voluntarios. En el caso de la enseñanza de otra lengua, ¿quién enseñará a los niños cuando ya no haya voluntarios y cuál será el efecto que tendrá en los niños el tener varios maestros temporales?

Los proyectos exitosos comienzan con las necesidades de la comunidad, dicen los organizadores de voluntariados.

“No llegamos a decirles cuál es su problema y cómo lo vamos a resolver nosotros”, dijo Catherine McMillan, vocera de GlobeAware, una organización sin fines de lucro que desarrolla programas de voluntariado a corto plazo.

Los miembros de la comunidad deberían involucrarse en la identificación y solución de problemas en zonas donde nuestras organizaciones pueden ayudar.

La organización para la que trabajes debería tener una relación fuerte y próspera con la comunidad, con las organizaciones no gubernamentales y con los líderes de los proyectos en esas zonas.

“Es un tipo de turismo complicado porque no quieren enviar gente para hacer algo y después no medir las consecuencias a largo plazo de esas acciones”, dijo Erica Harms, directora del Consejo de Sustentabilidad de Turismo, una iniciativa que involucra a Naciones Unidas y a socios de viajes.

Los viajeros deberían preguntar sobre la historia del programa y su relación con ONGs u otras organizaciones. Deben averiguar de dónde viene el financiamiento y a dónde va. Harms dijo que deben preguntar también si el proyecto tiene apoyo a largo plazo y si la comunidad participa en su desarrollo.

También deben recordar que organizar a voluntarios para apoyar estos esfuerzos no es gratuito; hay costos asociados al alojamiento y viáticos de los viajeros, al igual que costos de transporte y capacitación. Deben establecer un sistema de trabajo que permita a los visitantes contribuir por períodos cortos.

La mayoría de los programas de GlobeAware requieren aproximadamente 1,200 dólares de contribución a la semana, sin incluir el costo del vuelo. PEPY Tours cuesta entre 500 y 700 dólares por semana, además de una recaudación de fondos o un donativo mínimo de 500 dólares por persona.

Cutchins dice que las organizaciones con buena reputación aclaran de antemano los costos, sobre qué está incluido y qué no, y a dónde va tu dinero.

McMillan, de GlobeAware, recomienda buscar organizaciones no lucrativas en guidestar.org, que recopila formas fiscales de organismos sin fines de lucro para ver los gastos de los operadores. También es una buena idea contactar a voluntarios anteriores o gente que conozca el trabajo de las organizaciones en algún sitio.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Los viajeros deberían ser realistas sobre lo que podría ser una experiencia positiva y seleccionar las oportunidades que se ajusten a sus intereses.

“Creo que hay muy poca gente que sería un mal voluntario… se trata de encontrar a la persona adecuada que se ajuste a la oportunidad adecuada”, dijo Cutchins.

Ahora ve
Hallan gigantesca área de contaminación oceánica del tamaño de México
No te pierdas
×