Cuando una mujer no quiere tener relaciones sexuales

Autoridades de salud de EU evalúan la aprobación de un medicamento contra lo que ha sido llamado 'el viagra femenino'
Las mujeres buscan remedio a sus problemas sexuales
CNN. Libido  Las mujeres buscan remedio a sus problemas sexuales  (Foto: )
  • A+A-
Por: Sabriya Rice
Autor: Sabriya Rice
(CNN) -

Cuando Cyndi conoció a su esposo en un picnic en la playa hace casi 20 años, los dos hicieron química instantáneamente. "Nos besábamos y mis hormonas se disparaban. Quería que durara por siempre, y cada vez más y más".

Pero poco antes de su matrimonio, se percató de que algo había cambiado: "Me tomó un par de semanas darme cuenta de que en las últimas semanas no había reaccionado a los besos".

Una encuesta realizada en 2008 a más de 30,000 mujeres estadounidenses, publicada en el periódico Obstetrics & Gynecology, descubrió que el 40% de las mujeres informó haber tenido algún problema sexual en alguna etapa de su vida, y el deseo bajo era el problema más común. Aunque suele ser un problema privado, cada vez más mujeres comparten su frustración en línea, en sitios como Circle of Moms. El progreso hacia un medicamento que podría aumentar la libido femenina ha creado más conversaciones, incluyendo las respuestas al reciente blog de CNNHealth. Ahora, esa solución posible puede estar a un voto de distancia.

El viernes, un comité de expertos en salud reproductiva en el Departamento de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) votará por la eficacia y seguridad de un medicamento llamado flibanserin, un tipo de medicamento antidepresivo que funciona para balancear los químicos cerebrales que controlan el deseo sexual. Si se aprueba, este medicamento, que algunos llaman "el viagra femenino" será el primero para tratar el deseo sexual hipo-activo de mujeres premenopáusicas, conocido como HSDD, un término que explica varias formas de disfunción sexual femenina.

La emoción por la aprobación del flibanserin se templó el miércoles, después de que un estudio de la FDA descubriera que en comparación con un placebo, la tasa de respuesta al medicamento "no era convincente", y el medicamento sólo registraba ligeras mejorías para tratar la condición. Un vocero del fabricante, Boehringer Ingelheim, de Alemania, dijo que la compañía confía en que el medicamento es efectivo y seguro y será aprobado. La decisión de FDA se dará la tarde del viernes.

Cyndi, en aquel entonces de 24 años de edad, estaba en el proceso de planeación de su boda y acababa de cambiar de empleo. Atribuyó su bajo deseo sexual al estrés, pero cuando meses después de casada aún no quería tener relaciones con su esposo, sabía que el problema era mayor.

"Las hormonas no hacían nada. Sólo quería llorar porque me pesaba mi problema", dijo. En los últimos 20 años ha explorado varios tratamientos, como terapias, donde le han dicho "que se relaje, tome vino, vea pornografía", y los ginecólogos le sugieren que cambien de píldora anticonceptiva. Incluso se enlistó a pruebas clínicas, sometiendo a su cuerpo a pruebas incómodas y experimentales. Pero a final de cuentas, nada ayudó.

"Algo en mi cuerpo dejó de funcionar como debía", dijo entre lágrimas. "He intentado todo, y estoy buscando una solución de otro nivel".

La travesía del "viagra femenino"

El flibanserin no es el único tratamiento innovador. Una compañía en Illinois, BioSante Pharmaceuticals, está realizando la tercera etapa de pruebas clínicas en un producto con base en testosterona llamado LibiGel.

La testosterona, considerada la principal hormona sexual de los hombres, también aparece en los ovarios femeninos. Los estudios muestran que las mujeres con bajos niveles, sobre todo mujeres en la menopausia, son más propensas a carecer de libido.

Según BioSante Pharmaceuticals, los estudios preliminares del LibiGel muestran que las mujeres que aplicaron una pequeña porción del gel en su antebrazo registraron un aumento de 238% en su satisfacción sexual durante las cuatro semanas de la prueba. El fabricante está estudiando los posibles riesgos cardiovasculares asociados al aumento de testosterona y espera registrar el medicamento ante la FDA para su aprobación a finales de 2011.

Mientras tanto, hay pocas opciones para las mujeres que experimentan problemas de HSDD. Otros productos, como dispositivos de terapias de aspiración de clítoris diseñadas para aumentar el flujo sanguíneo en el clítoris no han probado ser exitosas.

¿Por qué la tardanza?

Ya pasaron 12 años desde que el Viagra salió al mercado para tratar la disfunción eréctil masculina, así que ¿por qué ha tomado tanto tiempo ayudar a las mujeres? Porque es complicado.

"El problema de los hombres está en los genitales, y arreglar un problema ahí es más fácil que arreglar uno en el cerebro", dijo Sheryl Kingsberg, psicóloga clínica y profesora de biología reproductiva y psiquiatría en la Facultad de Medicina de Case Western Reserve University. Dijo que la causa del HSDD puede ser multifacética, y que para algunas mujeres es una cuestión biológica, por lo que una opción farmacéutica podría ser útil, pero otras mujeres necesitan concentrarse en el factor psicológico que les hace tener deseos sexuales. Algunas mujeres podrían padecer ambas condiciones, dijo.

La doctora Leah Millheiser, directora del Programa de Medicina Sexual Femenina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, ha realizado estudios con resonancias magnéticas de mujeres con libido muy baja. Muestra a las mujeres material erótico mientras se someten a las resonancias y busca el impacto en los neurotransmisores en su cerebro.

"Lo que encontramos fue muy interesante. Las mujeres con libido baja mostraron actividad neuronal distinta al ver escenas sexuales". En las imágenes de resonancia de las mujeres con libido baja, el putamen bilateral se activó. Es una zona del cerebro asociada a la identificación de expresiones faciales negativas, tristeza o neutralidad. Por otro lado, las imágenes de las mujeres con libido normal mostraron actividad en la corteza entorinal, una zona del cerebro donde se registran las emociones positivas.

Millheiser dice que los hallazgos son buenos porque ayudarán a las pacientes que sienten que ellas son el problema. Agregó que para las mujeres con libido baja crónica, no cambiará su condición si conocen a otra persona o si se van de vacaciones, pues puede ser un problema en su cerebro del que no tienen que sentirse culpables.

Cyndi, ahora de 44 años y madre de dos hijos, ha tenido relaciones sexuales con su esposo sólo una vez cada tres meses desde que se casó, porque él se lo pide. Dijo que está contenta de que los investigadores estén ofreciendo más información concreta, porque desde hace 20 años ha vivido una gran lucha. "Extraño la pasión… yo no tengo ninguna porque mi cuerpo no responde", dijo. Agregó que espera que algún día pase algo que ayude a descubrir cómo arreglar este problema.

Ahora ve