El condón femenino causa controversias por su precio y comodidad

FC2, una nueva versión ha salido al mercado en EU, y muchos activistas lo promueven como medida frente al VIH/Sida, pero no convence a todas
condon
condon  condon  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Madison Park
Autor: Madison Park
(Reuters) -

Han sido llamados ruidosos, difíciles de manejar y hasta que parecen una bolsa plástica.

Sin embargo, campañas de salud en Washington, Chicago y Nueva York en Estados Unidos está promoviendo los condones femeninos para frenar la propagación del VIH/Sida.

Aunque la Dirección de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aprobó los condones femeninos en 1993, todavía no han sido acogidos por las potenciales usuarias.

Después de que una segunda versión fuera aprobada por ese organismo en 2009, las campañas contra el VIH/Sida empezaron a distribuirlos en las principales ciudades y ofrecieron entrenamiento en centros comunitarios sobre cómo usarlos.

Los condones son otra herramienta para darles control y protección a las mujeres de las infecciones de transmisión sexual y el embarazo, dicen los distribuidores. Pero queda la pregunta: ¿Las mujeres realmente los van a usar?

Aparte de los asuntos mecánicos, los productos son difíciles de conseguir y cuestan más que los condones para hombres.

Básicamente son irrelevantes, dijo Alexandra Katehakis, una terapeuta sexual certificada y directora clínica del Centro de Salud Sexual en Los Ángeles, California.

“Es muy complicado”, dijo Katehakis. “El pene es externo. Toma dos segundos poner un condón masculino. Éste (el condón femenino) puede tomar minutos y las mujeres deben realizar un acto contorsionista para ponerse el condón. No es práctico”.

La más reciente versión del condón femenino llamada FC2 es más barata y usa un material que no tiene látex. El dispositivo parece una funda grande con dos anillos suaves en cada extremo. Un anillo debe ser empujado con un dedo dentro de la vagina, como un tampón, y el otro anillo permanece por fuera del cuerpo.

Mientras que el uso adecuado del condón masculino es con frecuencia demostrado con una banana, los empleados de salud muestran cómo usar el condón femenino usando un modelo o maqueta de vagina o una mano.

Cuando los tampones fueron presentados, las personas se estremecían al pensar en la inserción, pero las mujeres eventualmente los empezaron a usar regularmente, dijo Zoe Lehman, coordinadora de servicios del proyecto Chicago Women's AIDS.

“Es lo mismo con los condones femeninos, no es nada complicado”, dijo. “Las personas tienen la idea que es más complicado usarlo porque nadie les ha mostrado cómo hacerlo”.

El dispositivo les da control a las mujeres al negociar el uso del condón, dijeron las activistas de campañas contra el Sida.

La reacción de las usuarias del condón femenino ha variado.

Casandra, activista de Fort Lauderdale, Florida, usó el condón femenino varias veces, porque quería poder responder preguntas sobre el preservativo. Pidió que su apellido no fuera usado.

“Fue un poco extraño ponérselo hasta el fondo”, dijo Casandra, que prefiere el condón masculino. “En términos de la inserción, fue un poco extraño hacerlo enfrente de mi pareja. Una vez ya estaba adentro, estuvo bien”.

Lynn, de Detroit, Michigan, que también pidió que su apellido no fuera publicado, dijo que los condones femeninos “se mueven más”, no tienen la estrechez ni la textura de los condones masculinos, y se “sienten más naturales”. Ella y su novio los prefieren, pero sólo los usan en ocasiones especiales debido a su precio.

Una caja que contiene tres condones femeninos cuesta 6.49 dólares. En comparación, un paquete de 10 condones masculinos se vende en alrededor de 5 dólares.

Carol Queen de San Francisco, California, dijo que “a algunos hombres les gusta el movimiento adicional que obtienen” con un condón femenino. El inconveniente: el condón se retuerce, dijo. Queen, que trabaja en una tienda de juguetes sexuales llamada Good Vibrations, dijo que las ventas de condones femeninos han aumentado desde 2008.

A principio de este año, las organizaciones del Sida de Chicago empezaron a promocionar condones femeninos con el eslogan Put a ring on it (Ponle un anillo), como la famosa frase de la canción de Beyoncé.

En Washington 460 autobuses fueron invadidos con avisos para promocionar y distribuir medio millón de condones femeninos. Las farmacias CVS también empezaron a venderlos en las tiendas de esa ciudad en marzo.

El Departamento de Salud de San Francisco tiene interés en hacer también una campaña, según dijo la empresa fabricante del condón femenino Female Health Co.

“No hay nada malo con el condón masculino”, dijo Mary Ann Leeper, asesora estratégica de la compañía. “Si lo usas, está bien. A muchas personas –hombres y mujeres- no les gusta  y tienen sexo sin protección. Lo que decimos es que esto les da opciones a las personas y el poder a las mujeres de iniciar un método de planificación si el hombre no usa condón masculino. Les da el poder de cuidarse por sí mismas”.

Tener un condón femenino aumenta la tasa de sexo seguro, dijo.

Un estudio de 2003 muestra que las mujeres que fueron educadas y a quienes se les dieron condones femeninos estuvieron tan protegidas como a las que se les suministraron sólo condones masculinos. Pero otro estudio encontró que los condones femeninos fueron ligeramente menos eficaces que los masculinos.

Los recientes esfuerzos de salud pública para promover los condones femeninos son “una muy buena forma de empezar”, dijo la doctora Christine Mauck, una investigadora. “Se enfoca en lugares en los que el dispositivo es realmente útil y se espera que el efecto positivo se difunda”.

Ahora ve