Se puede prescindir de la respiración boca a boca para resucitar: estudio

La Asociación Cardiaca de EU afirma que en la resucitación basta con presionar el corazón al ritmo de la canción Stayin Alive, de Bee Gees
CPR
cpr  CPR  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Caleb Hellerman
Autor: Caleb Hellerman
(Reuters) -

Estás en un restaurante, en un aeropuerto o en una calle concurrida. El hombre que está a tu lado se desmaya y cae al suelo. ¿Sabes qué hacer? Cualquier persona capacitada con resucitación cardio pulmonar (RCP, o CPR por sus siglas en inglés) sabe cuál es el primer paso: revisar si respira y buscar su pulso. Pero si su corazón no late, ¿qué hacer?

Esta pregunta ha sido un tema de intensos debates, sobre todo desde 2008, cuando la Asociación Cardiaca de Estados Unidos (AHA, por sus siglas en inglés) dijo que los transeúntes podrían intentar evitar que una víctima de paro cardiaco falleciera tan sólo presionando su pecho en un ritmo veloz y fuerte.

¿Qué tan veloz? Al ritmo exacto de la canción Stayin' Alive de los Bee Gees.

La gente tiende más a intentar hacer una resucitación si no tienen que dar respiración boca a boca. Una pregunta sin resolver ha sido si el RCP de sólo compresiones en el pecho, en ocasiones conocido como resucitación cardiaca, es tan efectivo como el original.

Dos amplios estudios publicados recientemente por el Diario de Medicina de Nueva Inglaterra (NEJM, por sus siglas en inglés) parecen ofrecer la respuesta: sí.

Ambos documentos son similares en diseño y resultados. Uno fue realizado en el estado de Washington, sobre todo en los suburbios de Seattle, y en Londres, Inglaterra. El otro fue realizado en Suecia.

En ambos casos, los pacientes cuyos corazones sufrieron un paro recibieron RCP o una versión que sólo consistía en compresiones en el pecho. Los pacientes fueron divididos de forma aleatoria, con telefonistas del número de emergencias 911 dando instrucciones vía telefónica a las personas que realizaban la resucitación.

En el experimento de Seattle y Londres, los pacientes que recibieron compresiones en el pecho sin 'boca a boca' tuvieron mayores posibilidades de sobrevivir sin daño cerebral.

En ambos experimentos, los pacientes que sólo obtuvieron compresiones en el pecho tuvieron más posibilidades de supervivencia.

En ambos casos, la diferencia fue lo suficientemente pequeña como para no ser considerada estadísticamente significativa, pero los autores y la editorial dijeron que los hallazgos respaldan la idea de que las compresiones fuertes en el pecho de una víctima de aparente infarto cardiaco, deben ser realizadas por los transeúntes, sin hacer pausa para dar respiraciones.

El doctor Benjamin Abella, médico de emergencias que ayudó a redactar los lineamientos de la AHA en 2008, está de acuerdo. “Nuestra posición fundamental es que hacer algo es mejor que no hacer nada. Estos estudios confirman que dar respiraciones es poco benéfico en la mayoría de los casos de paros cardiacos”, dijo Abella en entrevista.

El doctor Myron Weisfeldt de la Universidad Johns Hopkins advirtió en una declaración distinta que existen excepciones a la regla. “Es muy importante entender que los pacientes en este estudio eran adultos, y que en la mayoría de las víctimas infantiles que sufren un paro cardiaco -como víctimas que se ahogan- debemos aplicar la respiración”.

También dijo que los pacientes con problemas pulmonares crónicos o asma aguda, también deben recibir respiración de boca a boca.

La Cruz Roja emitió una declaración diciendo que considera que la RCP tradicional es mejor, pero que las compresiones sin boca a boca “son una alternativa aceptable para los que no pueden, no quieren o no saben realizar la RCP completo”. 

En noviembre pasado, en una reunión de la AHA, un grupo de Arizona informó de resultados significativamente mejores en personas que recibieron resucitación cardiaca de parte de un transeúnte, que de personas que recibieron RCP con respiración boca a boca.

Las compresiones en el pecho trabajan mediante la circulación del oxígeno que ya está presente en la sangre. El flujo sanguíneo de una persona que respira con normalidad (hasta el momento del paro cardiaco) contiene oxígeno suficiente para mantener la vida por varios minutos.

La falta de oxígeno desata una cascada de reacciones químicas dañinas dentro de las células. Algunos estudios sugieren que regresar el oxígeno a la mezcla demasiado pronto podría ser aún peor, y que es mejor mantener los niveles de oxígeno relativamente bajos en los primeros minutos después de que ocurre el paro cardiaco.

Sea cual sea el mecanismo, los nuevos informes podrían dar un giro a la forma en la que se realiza el RCP. En Phoenix y Seattle, los telefonistas del 911 ya dicen a las personas que llaman que sólo realicen compresiones en el pecho en casos de aparentes paros cardiacos. Las autoridades en Dallas y en Nueva York dicen que sus telefonistas del 911 ya dan la misma indicación.

Ben Bobrow, director de los servicios de emergencia de Arizona, cree que otras ciudades seguirán el mismo patrón. “Creo que estos papeles marcan una diferencia, y ayudarán a las comunidades a avanzar hacia un sistema donde los telefonistas sólo darán la instrucción de hacer compresiones”, dijo Bobrow.

Los experimentos son parte de un movimiento mayor, incluyendo una mejor coordinación de respuesta de emergencia, y técnicas como el enfriamiento de pacientes que sufren un paro cardiaco, lo que ha logrado que los paros cardiacos ya no sean una condición inevitablemente fatal sino una donde cada vez más personas logran ser salvadas.

El año pasado, en Arizona, los rescatistas salvaron a casi un tercio de las víctimas de paros cardiacos consideradas “salvables”, es decir, que alguien las vio caer y sus corazones aún tenían muestras de ritmos eléctricos.

Según Abella, el mensaje es que es fácil que un transeúnte mejore las posibilidades de salvación en una situación así. Si ves colapsar a alguien en la calle y no tiene pulso, “debes darle, por lo menos, compresiones en el pecho. Lo más importante es que mantengas la sangre en movimiento”.

Ahora ve