El mejor tratamiento para la eyaculación precoz es mezclado: terapeuta

La eyaculación precoz afecta a uno de cada 3 hombres y puede ser superada con un tratamiento que involucra comportamiento, medicina y apoyo
man
eyaculacion precoz  man  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Ian Kerner
Autor: Ian Kerner
(Reuters) -

Aunque es motivo de bromas, la eyaculación precoz (EP) no es un asunto de risas. Es el tipo de disfunción sexual más común que puede tener un hombre, y muchos expertos calculan que el 30% de los hombres la padecen. En el libro Superar la eyaculación precoz, utilicé las últimas investigaciones para distinguir los mitos de la realidad y ofrecer un nuevo enfoque para controlar la condición que ha dejado a muchos hombres, incluido yo, sintiéndonos como un discapacitado sexual.

Ha habido muchos desacuerdos y discusiones en la comunidad médica sobre cómo definir la EP, pero la última definición, ampliamente aceptada –creada por la Asociación Internacional de Medicina Sexual (AIMS)– dice que la EP crónica es una disfunción sexual masculina caracterizada por:

  • eyaculación que siempre o casi siempre ocurre dentro de un minuto de la penetración vaginal ;
  • incapacidad para retrasar la eyaculación durante casi todas o todas las penetraciones vaginales;
  • consecuencias personales negativas, como angustia, molestia, frustración y/o la abstinencia de intimidad sexual.

Decir que es muy difícil hablar de la EP es una afirmación insuficiente. La mayoría de los hombres no admite tener ningún tipo de problema sexual, sobre todo uno tan sensible como eyacular demasiado pronto.

No es de ninguna ayuda que los estereotipos en torno a la EP tiendan a calificarlo como un problema limitado a los adolescentes (como se muestra en películas como American Pie o Fast times at Ridgemont High) o a personas egoístas, como Lorena Bobbitt, quien dijo, después de cortarle el pene a su esposo, que él siempre orgasmos sin esperarla.

La verdad es que la EP puede ocurrirle a cualquiera. No importa la edad, la experiencia, o el conocimiento sobre el sexo. Antes se creía que se trataba de un desorden de ansiedad, y ahora se cree que no sólo incluye factores psicológicos, sino también orígenes biológicos.

La mayoría de los hombres con EP padecen EP crónico.

¿Padeces EP crónico?

  1. ¿No puedes controlar la duración de tus relaciones sexuales?
  2. ¿Llegas al climax en un minuto o menos a partir de la penetración?
  3. ¿Has intentado varios métodos para tratar la EP, que sólo te han bajado los ánimos?
  4. ¿Estás insatisfecho con tu vida sexual?
  5. ¿Te preocupas con frecuencia de poder darle placer a tu pareja?
  6. ¿A veces eyaculas en el juego previo a la penetración?
  7. ¿Evitas situaciones de intimidad porque podrían provocar eyaculación precoz?
  8. ¿La EP ha dañado tus relaciones románticas?

Si respondiste “si” a la mayoría de las preguntas, podrías padecer EP crónico. Y no estás solo.

Aunque el estereotipo de EP suele ser un adolescente que no puede controlarse, éste no podría estar más lejos de la realidad. Como la EP duradera es crónica, es un problema tanto en jóvenes como en adultos.

Es cierto que el control de la eyaculación mejora con la edad, pero eso se debe a que el cuerpo envejece, no a que se alivie la EP. De hecho, muchos hombres mayores con EP enfrentan el doble golpe, con la disfunción eréctil.

Ahora los investigadores creen que puede haber una base genética para el EP crónico, algo similar a los problemas cardiacos congénitos y otras condiciones presentes desde el nacimiento.

Los estudios de gemelos han mostrado un riesgo mayor de EP en familias, y un estudio realizado en Holanda descubrió que los hombres con EP solían tener al menos un pariente en primer grado (como padre o hermano) que también padece EP. Esto nos indica que es posible que la EP tenga una base genética y que el riesgo de padecerlo pueda ser hereditario, al igual que corremos el riesgo de heredar enfermedades cardiacas y algunos tipos de cáncer.

El programa que recomiendo para superar el problema de la EP es biopsicosocial, o terapia combinada, que mezcla enfoques de comportamiento, medicina y relaciones interpersonales. Aunque la EP crónica no es completamente curable, cualquiera puede aprender a controlarla y eventualmente superarla.

1. Técnicas de comportamiento

Desde hace años, los terapeutas sexuales han dicho que la EP se puede curar con dos técnicas que se concentran en la percepción de la excitación y la dilatación del clímax. Pero de hecho, estas técnicas tienen una eficacia limitada, pues suelen interrumpir el sexo. Yo sugiero una serie de posiciones sexuales que permitan a los hombres mantener la interacción sexual sin interrupciones.

2. Terapias médicas

Medicamentos como los SSRI (Inhibidores Selectivos de la Recaptura de la Serotonina) ayudan a retrasar la eyaculación, así como otros enfoques médicos accesibles. Aunque las soluciones farmacéuticas no deberían utilizarse como métodos únicos para resolver el problema, pueden ayudar a los hombres a iniciar su control de la EP y a desarrollar su autoestima sexual.

3. Métodos interpersonales

Cambios en la forma en la que te relacionas durante y en torno al sexo. Muchas mujeres no entienden la EP y suelen pensar que los hombres con esta condición son sexualmente egoístas. De hecho, esto no es nada cierto. Los hombres con EP se preocupan mucho por la satisfacción sexual de su pareja, y necesitan poder explicar el problema sin vergüenza y desarrollar caminos alternativos para sentir placer junto con su pareja.

Ahora ve