El 98% de las extranjeras en Egipto han sido acosadas sexualmente

Al menos 8 de cada 10 mujeres en Egipto han sido acosadas sexualmente y los esfuerzos por acabar con esa práctica resultan insuficientes
acoso sexual
egipto mujer  acoso sexual
Mary Rogers
Autor: Mary Rogers
EL CAIRO (Reuters) -

Joven, anciana, extranjera, egipcia, pobre, de clase media, rica, da lo mismo. Con velo, completamente cubierta, o con ropa occidental, tampoco importa.

Si eres una mujer que vive en El Cairo, muy probablemente has sido acosada sexualmente. Pasa en las calles, en autobuses, lugares de trabajo, escuelas e incluso en consultorios médicos.

Según un sondeo practicado a 1,010 mujeres en 2008 por el Centro de derechos de las mujeres en Egipto, 98% de las mujeres extranjeras y el 83% de las mujeres egipcias han sido acosadas sexualmente.

También me pasó a mí. La semana pasada, venía de una cena, de regreso a casa, cuando un auto lleno de jóvenes se me acercó y me gritaron Sharmouta (prostituta, en árabe).

Antes de poder responder, ya se habían ido. Pero me di cuenta de que unos policías estaban cerca y se echaron a reír. Recuerdo haber pensado que soy lo suficientemente mayor como para ser la madre de esos muchachos.

Esto no fue nada en comparación con lo que pasó en 1994, poco después de haberme mudado aquí. Era invierno y regresaba a casa de la oficina, con un suéter grande y una chamarra. Se me acercó un hombre y, como si nada, tocó mi pecho.

De inmediato entendí lo que significaba la expresión 'ver rojo'. Lo tomé del cuello y lo golpeé en la cara. No lo solté, y comencé a insultarlo; su cara se puso pálida y comenzó a temblar pidiéndome disculpas en voz baja.

Pero la satisfacción de haberme defendido desapareció en poco tiempo. Cuando me fui de ahí, me sentía sucia y humillada. Después de un par de años padeciendo este tipo acoso, dejé de caminar a la oficina y de regreso.

El acoso se manifiesta de muchas formas: puede ser con palabras sucias, manoseo, persecución, acecho, miradas lascivas, o insultos indecentes.

En ocasiones puede ser peligroso. Una amiga me contó que iba caminando en la calle cuando un conductor le echó el auto encima, pero antes de arrollarla giró y el hombre se rió de ella. Después supo que ese era un tipo de coqueteo.

¿Por qué el acoso sexual va a la alza en Egipto? Podría haber muchas razones, pero muchas de ellas indican que hay poca consideración por los derechos humanos.

“Egipto está más interesado en la seguridad política que en la seguridad pública”, dice Nehad Abu el Komsan, directora del Centro de los Derechos de las Mujeres. Dice que esto quiere decir que las autoridades se concentran más en prevenir problemas políticos que en atender males sociales.

Otros señalan la difusión de interpretaciones conservadoras del islam desde el Golfo en los últimos 30 años. Dicen que estas interpretaciones exigen roles más limitados a las mujeres y condenan a las que no cumplen con estos papeles prescritos.

“Cuatro millones de egipcios fueron al Golfo”, explica el Komsan. “Regresaron con el dinero del petróleo, la cultura del petróleo, que no es muy abierta, y una percepción particular de la posición de las mujeres. Todo esto cambió la cultura original de los egipcios, que tenía un alto respeto por las mujeres”.     

“Por alguna razón ya no existe el concepto de respeto”, dice Sara, una joven activista egipcia. “Creo que Egipto ha vivido mucho tiempo en la negación. Algo pasó en la sociedad egipcia en los últimos 30 o 40 años, y parece que el diagrama social se fue al suelo”.

¿Qué se hace para llamar la atención y combatir el acoso sexual? Actualmente Egipto no tiene leyes que atiendan el problema específico, pero esto podría cambiar. El gobierno está legislando una definición más clara para el acoso sexual.

En el pasado, las mujeres que eran acosadas sexualmente tenían mucho miedo o vergüenza de alzar la voz. Eso está cambiando poco a poco. En 2008, un caso judicial que cambió el rumbo de la historia, ocurrió cuando un hombre fue sentenciado a tres años de trabajos forzados por haber tocado los senos de Noha Rushdi Saleh, una mujer valiente decidida a hacerse justicia.

El juicio fue mencionado ampliamente por la prensa egipcia, y sacó al descubierto el problema del acoso sexual.

La última campaña para combatir el acoso sexual es un sitio web creado en conjunto por Egipto y Estados Unidos llamado Harassmap, que saldrá en línea en diciembre.

Rebecca Chiao, cofundadora de Harassmap, explicó que se recibirán reportes por mensajes instantáneos, Twitter, correo electrónico o teléfono. Cuando ocurra un incidente, la gente enviará su ubicación. La computadora recibirá la información y ellos rastrearán los informes dentro de un mapa de Egipto en Google, que mostrará los puntos de mayor incidencia. Cuando se conozcan estos puntos, se tomarán medidas sociales comunitarias focalizadas.

El centro de El Cairo es uno de estos puntos. En 2008, durante la festividad Eid, que marca el fin del mes sagrado musulmán del Ramadán, pandillas de jóvenes salieron a las calles tocando mujeres y, en algunos casos, rompiendo sus blusas.

Este incidente también llamó mucho la atención de los medios. La policía arrestó a docenas de hombres. Con los esfuerzos renovados para llamar la atención sobre este problema, y con la estrategia gubernamental para aplicar una nueva ley, hay esperanzas de que las mujeres estén más seguras en las calles.

Pero la única protección real que pueden tener las mujeres llegará cuando cambie la actitud de los hombres.

Ahora ve
Los 100 primeros días de la presidencia de Trump, según los Simpson
No te pierdas