Las vidas de los ex jugadores de la NFL después de contusiones cerebrales

Un patólogo forense ha encontrado evidencia de la relación entre los golpes de los jugadores de futbol americano y una enfermedad cerebral
minessota
fred mcneill  minessota  (Foto: )
  • A+A-
Por: Stephanie Smith
Autor: Stephanie Smith
(CNN) -

Hoy es un día raro. Fred McNeill está animado, radiante. La luz del sol brilla sobre su rostro mientras revive sus días de gloria cuando, hace 30 años, era jugador profesional de futbol americano con los Vikingos de Minnesota.

McNeill habla sobre el Super Bowl de 1977, cuando se lanzó a través del campo, bloqueó una patada de despeje, y recuperó el ovoide cerca de la zona de gol de su equipo.

“Lo recuerdo, lo recuerdo”, dice McNeill, sonriendo y gesticulando con emoción.

Y sin embargo, los detalles sobre dónde estaba y a quiénes pudo haber conocido ayer, a menudo se le escapan.

“Es más difícil, sí, es, es difícil recordar las cosas, sí”, dice McNeill, haciendo pausas y luchando para atrapar sus pensamientos.

No mucho después de que sus días de gloria terminaran en la década de los años 80, la memoria de McNeill (sólo tiene 58 años de edad) prácticamente desapareció. Se volvió propenso a episodios de ira y depresión.

McNeill es uno de varios ex jugadores de la NFL cuya vida empezó a salirse de control años después de dejar las canchas. Estudios recientes sugieren que la razón puede ser los golpes al cerebro que sufrieron en el campo.

“Sabemos de dónde viene”, dijo McNeill. “Viene de las contusiones cerebrales y el impacto que los jugadores han tenido jugando futbol”.

Esas consecuencias pueden estar manifestándose como daño cerebral, según estudios póstumos de los cerebros de varios ex jugadores. Los expertos creen que la acumulación de nudos en el cerebro llamada encefalopatía traumática crónica (ETC, también llamada dementia pugilistica) es la culpable.

El doctor Bennet Omalu, patólogo forense y codirector del Instituto de Investigación del Cerebro, fue el primero en describir el ETC en jugadores de futbol americano.

“No hay duda, Fred [McNeill] sufre de ETC”, dijo Omalu, quien ha observado a McNeill y ha discutido sus síntomas con sus familiares. “Tiene todos los síntomas que yo he observado en todos los jugadores anteriores. Su perfil clínico es casi una reproducción perfecta (del cuadro sintomático de la enfermedad)”.

Omalu dijo que identificó la ETC en cerebros de Mike Webster, Terry Long y Andre Waters, todos ex jugadores de la NFL fallecidos. Examinó cortes transversales finos del cerebro y tejido de la columna vertebral de cada jugador con un poderoso microscopi,o y encontró que el sistema nervioso central de todos los casos estaba lleno de los nudos marrones característicos de la ETC.

La ETC es una enfermedad cerebral que se parece mucho a la demencia, que es usualmente diagnosticada en la vejez. Se manifiesta como nudos oscuros en el cerebro y en la columna vertebral, que pueden alterar el funcionamiento en regiones que controlan los impulsos sexuales, las emociones e incluso la respiración.

Omalu dijo que entre los jugadores que él examinó, la ETC está asociada con pérdida de funcionamiento cognitivo (capacidad de aprender y dar significado al mundo), pérdida de lenguaje, depresión incontrolable y tendencias suicidas.

“Los primeros cinco casos de ETC que tuve habían intentado o cometido suicidio”, dijo Omalu, quien ha encontrado ETC en cerebros de 30 ex atletas, y agregó que pronto publicará un estudio relacionando la ETC con suicidios y comportamiento violento.

Waters se suicidó en 2006 a los 44 años. Long murió en 2005, a los 45, después de beber líquido anticongelante. Webster murió en 2002, a la edad de 50, después de una larga lucha contra la depresión.

“Ha habido veces que en realidad he experimentado cierto grado de depresión”, dijo McNeill. A veces la depresión lo consumía y en varias ocasiones, cuando las cosas parecían imposiblemente difíciles, McNeill contempló el suicidio.

“De hecho consideraba no vivir”, dijo McNeill, con los ojos acuosos. “Me sentaba con unas tijeras y en realidad pensaba: carajo, sería mucho más fácil si sólo lo hiciera”.

La frente de McNeill se arruga mientras recuerda épocas oscuras. De repente, se recupera: “Fue un tiempo difícil… ahora, hoy es un día hermoso”.

La NFL ha instituido reglas, incluyendo educación y multas por golpes ilegales que puedan causar contusiones cerebrales. La Liga dijo que está realizando sus propios estudios sobre los posibles efectos a largo plazo de las conmociones cerebrales entre los jugadores. No obstante, la NFL no ha reconocido una relación entre los golpes y la enfermedad.

“Es algo muy triste, cualquiera que sea la causa de esto, para alguien con este tipo de deterioro neurológico”, dijo el doctor Richard Ellenbogen, copresidente del Comité médico de cabeza, cuello y columna de la NFL. “Nadie va a negar la percepción de McNeill sobre lo que pasó. Nuestro comité está tomando toda la evidencia e intentamos validar lo que los jugadores están diciendo”.

“Estamos tratando de descifrar cómo asegurarnos de que no haya más jugadores como él”, agregó Ellenbogen, quien también es el médico del equipo Seahawks de Seattle.

Con más información emergiendo sobre un posible vínculo entre las contusiones cerebrales y los problemas mentales, Omalu dijo que espera que muchos jugadores con síntomas de ETC puedan .

“Debido a que los jugadores de NFL han estado avergonzados, no han querido salir a la luz pública”, dijo Omalu. “Ahora la ciencia está diciendo: ‘Ustedes están padeciendo una enfermedad’”.

Para McNeill, la dificultad de contar su historia es superada por su deseo de ayudar a otros jugadores, que pueden estar sufriendo en silencio.

“Hay un número, un número de ex jugadores que están sufriendo de las consecuencias de las contusiones cerebrales”, dijo McNeill. “Es un problema. Tal vez nadie sabía que iba a pasar, pero pasó”.

Ahora ve