Las mujeres embarazadas pueden tomar los inhibidores de ácido con cautela

Un estudio muestra que los medicamentos inhibidores de la bomba de protones tomados no son riesgosos para la salud de bebés
embarazo embarazada
pregnant  embarazo embarazada  (Foto: )
  • A+A-
Por: Gerogiann Caruso
Autor: Gerogiann Caruso
(CNN) -

Las mujeres embarazadas que toman medicamentos supresores de ácido gástrico, conocidos como inhibidores de la bomba de protones, no tienen mayor riesgo de tener bebés con defectos congénitos, señala un estudio publicado en el New England Journal of Medicine (NEJM). Sin embargo, un epidemiólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad dice que estos resultados son "tranquilizadores" pero están "lejos de ser definitivos".

"No hay evidencia de que hagan daño, pero todavía no tenemos tanta evidencia de seguridad como nos gustaría", dijo Allen Mitchell, de la Universidad de Boston. "A diferencia de los estudios experimentales, un solo estudio observacional no puede dar resultados definitivos".

Anteriores estudios más pequeños, incluyendo uno publicado en el American Journal of Gastroenterology en 2009, sugerían que esos medicamentos pueden ser tomados con seguridad mientras las mujeres están embarazadas.

El estudio del NEJM es el más grande a la fecha y estudió más de 840,000 nacimientos en Dinamarca entre 1996 y 2008. La exposición a los inhibidores de la bomba de protones fue de entre cuatro semanas antes de la concepción (un mes antes de embarazarse) hasta el final del tercer trimestre del embarazo (justo antes de dar a luz).

Los investigadores no estudiaron la razón por la cual las mujeres estaban medicadas, ni si tomaban ácido fólico, el cual tiene gran reconocimiento como previsor de defectos de nacimiento.

El estudio incluyó otros datos, como la historia de enfermedades congénitas en hermanos, el consumo de la madre de ciertos otros tipos de medicamentos, el consumo de cigarrillo y la edad en el momento de la concepción. Los investigadores no estudiaron las razones por las que las mujeres tomaban los medicamentos, ni el consumo de ácido fólico, que es ampliamente reconocido por ser un factor en la prevención de los defectos congénitos.

Los inhibidores de la bomba de protones están disponibles con receta médica y de venta libre y son tomados por síntomas de reflujo gastroesofágico o ardor de estómago. El Colegio Estadounidense de Gastroenterología dice que los síntomas, incluyendo la molestia detrás del esternón, el estómago "amargo" o dolor en el abdomen superior o el pecho, con frecuencia son resueltos en mujeres embarazadas después de dar a luz.

En el estudio, de las mujeres que tomaron los inhibidores de la bomba de protones, 3.4% tuvo bebés con defectos congénitos graves; en las mujeres que no tomaron los medicamentos, 2.6% tuvieron bebés con defectos.

Mitchell está de acuerdo con los autores del estudio en que esos datos proporcionan sólo una visión general e incompleta de los inhibidores de la bomba de protones más comunes (omeprazol, lansoprazol y esomeprazol, vendidos como Prilosec, Precavid y Nexium, respectivamente).

"Sabemos que medicamentos específicos en el mismo grupo pueden implicar diferentes riesgos de defectos congénitos, así que necesitamos más datos sobre medicamentos específicos en relación a defectos congénitos específicos", dijo, para poder estar lo suficientemente confiados de la seguridad del medicamento.

Mitchell señaló dos ejemplos en particular: Según la organización March of Dimes, las mujeres embarazadas que tomaron el medicamento Talidomida en Europa, Canadá y otros lugares en las décadas de los años 50 y los 60 a menudo daban luz a niños con miembros cortos o sin ellos. Además, el medicamento Accutane ha sido relacionado con defectos cerebrales y cardiacos.

Él insiste que los inhibidores de la bomba de protones no tienen efectos devastadores en el feto como esos medicamentos los tenían, pero dijo que si una mujer embarazada cree que necesita un inhibidor de la bomba de protones debe consultar primero con su médico.

Los investigadores encontraron un inesperado y ligero aumento en el riego de desarrollar enfermedades congénitas en mujeres que tomaron inhibidores de la bomba de protones distintos al omeprazol en el periodo justo anterior a la concepción. Pero Mitchell dice que se necesitan estudios adicionales para estudiar más esa observación.

"Puede ser prudente considerar el omeprazol el inhibidor de preferencia cuando se necesita claramente un tratamiento con inhibidor de bomba de protones para mujeres en edad fértil y particularmente de aquéllas que están planeando quedar embarazadas", escribió.

Ahora ve