Evita las aglomeraciones y el estrés para prevenir los virus en Navidad

Los espacios cerrados, los abrazos y el estrés aumentan las probabilidades de que te enfermes en esta época del año. Aprende cómo evitarlo
estornudo-sxc  estornudo-sxc
Madison Park
Autor: Madison Park
(Reuters) -

Las fiestas navideñas de la familia Badger están repletas de catástrofes médicas.

La sobrina de Melissa Badger dejó de respirar una vez en la mesa del día de Acción de Gracias debido a una amigdalitis. En 2003, el hijo de Badger sufrió una terrible fiebre y terminó en la sala de emergencias en Navidad. En la víspera del 25 de diciembre de 2005, Badger se resbaló en el hielo mientras entregaba regalos a sus familiares, y sufrió un esguince en el tobillo.

Este año, el esposo de Badger se queja de síntomas de gripe, como fatiga, tos y garganta irritada. Badger luchó contra algún bicho que había en su oficina, que hizo que todos tuvieran síntomas de un resfriado, como nariz congestionada.

"Ahora nos preocupamos del persistente resfriado que todos tenemos, pues recibiremos a toda la familia esta Navidad", dijo Badger. Y recibir a toda la familia implica albergar a más de 30 personas en su casa de Benoit, Wisconsin.

Para muchos de nosotros, las enfermedades parecen llegar en el momento más inoportuno, después de terminar un proyecto de todo un año, antes de una fiesta o después de la temporada de exámenes.

Las enfermedades afectaron Shannon Duffy, quien pasó Día de Gracias en casa, con gripe, preguntándose si demasiada emoción y anticipación a la temporada decembrina era algo malo. "¿Mi sistema inmunológico se sobrecarga tanto con estrés que cuando doy un paso atrás para descansar es como una invitación abierta para que entren los microbios?", se preguntó.

Con mamá enferma en casa, los hijos de Duffy tuvieron que calentar en el microondas su cena de Día de Gracias para comerla frente al televisor.

"Me he enfermado mucho durante las vacaciones", dice la residente de Palm Springs, California. "Si no es Día de Gracias, es Navidad".

Hay algunas teorías sobre por qué las enfermedades llegan en el peor momento. "Las vacaciones son un sistema de distribución de virus", dice William Schaffner, presidente del departamento de Medicina Preventiva de la Universidad Vanderbilt. "Nos ayudan a distribuir entre las personas  la influenza y otros virus comunes del resfriado, debido al contacto cercano".

1) ¡Salud! a ti, y a ti, y a ti también…

La temporada de influenza llega a su punto máximo a finales del otoño y principios del invierno. Esto se debe a que los virus circulan mejor en climas fríos, dice Philip Tierno, director de Microbiología e Inmunología del Centro Médico Langone en la Universidad de Nueva York.

No sólo los virus de la gripa se activan durante las temporadas de frío. Otros virus, como el norovirus y el rotavirus, se activan más durante el invierno. El norovirus, conocido como la gripa del estómago, se esparce fácilmente por medio de la contaminación de los alimentos, bebidas y superficies. El virus se encuentra en las heces y el vómito de las personas infectadas. El rotavirus también causa diarrea, vómito, fiebre y dolor abdominal.

Consejo: si estás enfermo, tose en tu antebrazo. Si alguien está tosiendo o sonándose la nariz, no lo abraces ni lo beses. Usa tu sentido común, dice Tierno.

2) Centro comercial chico… riesgo grande

 Piensa en las tradiciones decembrinas: ir a un espectáculo, comprar en un centro comercial lleno de gente, asistir a fiestas navideñas.

Todo esto significa que estarás a puertas cerradas rodeado de gente, expuesto a los gérmenes de todo. Mientras la gente se encierra en espacios cerrados, usan las mismas manijas de las puertas, barandales y superficies después de estornudar o sonarse la nariz.

"Durante la temporada de invierno, estamos más expuestos a las multitudes, tocando algo poco higiénico", dice Tierno. Y además, la gente recibe menos aire fresco.

"No abren ventanas para recibir aire fresco. No salen tanto cuando hace frío. Deciden quedarse adentro, y cualquier virus que esté presente podría esparcirse con mayor facilidad", dijo.

Consejo: lávate las manos con frecuencia, al menos durante 20 segundos, frotando la parte superior y posterior de las manos y entre los dedos antes de comer o beber, o también puedes usar desinfectantes de manos. Abre ventanas con frecuencia y deja que circule el aire fresco.

3) Los gérmenes viajan gratis

Los viajes aéreos significan que si hay una epidemia de influenza en la costa oeste, ese virus podría estar en Nueva York en menos de cinco horas. "Los viajes humanos incluyen el viaje de los virus", dice Shaffner, experto en enfermedades infecciosas.

Cuando los miembros de una familia viajan al otro lado del país, llevan consigo patógenos que han estado en sus comunidades, y los exponen en lugares nuevos.

Pero no es sólo el hecho de estar encerrado en una cabina o en un auto, camión o tren, dice Shaffner. "Estamos hablando de estar en un avión, llegar al avión, poder atravesar a las multitudes para llegar al otro extremo. Eso es tan importante como el avión", dijo.

Consejo: los Centros de Control y Prevención de Enfermedades recomiendan a todas las personas mayores de seis meses vacunarse contra la influenza para reducir las posibilidades de contagiarte.

4) Estresado previo a las vacaciones 

 Los proyectos de fin de año, los informes, los exámenes finales… Todo ese trabajo antes de las vacaciones podría aumentar la presencia de las hormonas del estrés en tu cuerpo.

"Los niveles altos de cortisol aumentan las probabilidades de que haya una infección durante las vacaciones", dice Robert Hasty, profesor adjunto de Medicina interna en la Facultad de Medicina de la Universidad Nova Southeastern.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El cortisol es una hormona natural que responde al estrés, reduciendo la inmunidad y haciéndote más susceptible a las infecciones. El intervalo para contagiarte de un virus y enfermarte toma entre 48 y 72 horas. Quizás te infectaste cuando estabas estresado y los síntomas comenzaron cuando comenzaste tus vacaciones.

Consejo: el estrés puede ser inevitable, pero intenta dormir lo suficiente y mantenerte hidratado. Evita que las hormonas del estrés prosperen, planeando tus proyectos a tiempo, evitando el tráfico y comprando regalos de forma oportuna.

Ahora ve
Carstens deja Banxico con un recorte al pronóstico de crecimiento económico
No te pierdas
×