Mujer con trasplante de cara, satisfecha con su nuevo rostro

Hace seis años, un disparo desfiguró a Connie Culp. Después de dos años de haber recibido un nuevo rostro, ya puede oler y comer sólidos
trasplante transplante rostro cara  culp trasplant
/
(Reuters) -

Este mes se cumplen dos años desde que Connie Culp recibió un trasplante casi total de cara en la Clínica Cleveland, y ella dijo que está feliz con su transformación.

Respirar, comer, leer, era difícil para ella. Pasó años (desde 2004 hasta 2008) esperando a un donador con quien fuera compatible.

“Puedo oler ahora”, dijo la abuela a CNN. “Puedo comer un filete, puedo comer casi cualquier comida sólida, así que todo va mejorando”.

Culp recientemente conoció a la familia de la donadora, la enfermera Anna Kasper, de Lakewood, Ohio, cuyas partes donadas de su cuerpo ayudaron a 50 personas.

“Fue atemorizante al principio, pero pasamos un buen rato y ellos me explicaron qué paso con ella y fueron muy dulces”, dijo Culp. “Ella era una enfermera en un asilo y era donante desde un principio, así que fue fácil para ellos tomar la decisión”.

Culp dijo que la familia de Kasper le dijo que no se parecían mucho en realidad. “Dijeron que el único parecido era mi nariz”.

En lugar de ello, su rostro refleja una combinación del de Kasper y el suyo antes de que fuera desfigurada por un impacto de bala en 2004, que destrozó su nariz, sus pómulos y su labio superior.

“Creo que mi cara está volviendo un poco, de hecho”, dijo Culp el lunes.

Ella recibió la nariz, el labio superior y los pómulos de Kasper en una operación de 22 horas el 10 de diciembre de 2008, el primero de 30 procedimientos quirúrgicos.

Su sentido del tacto se ha fortalecido en su cara y su sentido del humor ha permanecido intacto. Al preguntarle cómo se siente ahora, respondió: “Como todos los demás: sólo trato de mantenerme viva”.

Pero la odisea médica de Culp no ha terminado. Su régimen de recuperación continuo incluye tomar medicación antirrechazo y hacer ejercicios para fortalecer sus músculos faciales. “Pronuncio las vocales muy fuerte, como ahhhh”, dijo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Todavía le cuesta trabajo leer, porque cuando lo intenta suele provocarle dolor de cabeza. Culp dice que lo más difícil es no poder hacer cosas muy simples, como cambiar un foco, lo cual antes no le costaba ningún trabajo.

Culp expresó su gratitud hacia las personas que le han escrito transmitiéndole su apoyo. “Es increíble, y aún las estoy firmando (las cartas que recibe)”, dijo. “Sólo que no las he enviado todas, pero estoy trabajando en eso”.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×