Medir tus actividades con un 'gadget' puede ayudarte a mejorar tu vida

Por: Darío Pescador

Usar algún dispositivo para llevar un registro de lo que comes, lo que haces y lo que sientes puede tener un efecto decisivo si quieres cambiar tu modo de vida

El hombre que todo lo calcula

1
Sin Pie de Foto
numeros-medir  Sin Pie de Foto  (Foto: Getty Images)

Seguro conoces a una de esas personas que usan los gadgets más extraños para medirlo todo, desde sus horas de sueño hasta las calorías que ingieren, las que queman, su frecuencia cardiaca, la presión arterial...

Su objetivo, dicen, es vivir mejor... y quizá lo estén logrando.

Un grupo de científicos ha descubierto que llevar un registro de nuestras actividades puede tener un efecto decisivo cuando queremos cambiar nuestro modo de vida.

La báscula deja de ser enemiga si certifica que la dieta funciona. El corredor celebra la victoria al verla en el cronómetro. Si comprueba el progreso, el cerebro experimenta una recompensa inmediata.

¿Medirlo todo es una pesadilla? Ya no. En estos tiempos, la computadora, el teléfono y otros dispositivos tecnológicos pueden facilitarte la tarea.

Más vigilancia, mejor productividad

2
idea
brain  idea  (Foto: )

Medirlo todo puede ser un método para conseguir lo que queremos porque a nuestro cerebro le gusta la información.

Los empleados de la fábrica de material eléctrico Hawthorne, de Chicago, Estados Unidos, fueron estudiados de 1924 a 1932 por un grupo de investigadores liderado por el sociólogo y psicólogo Elton Mayo.

La observación arrojó que la productividad aumentó cada vez que había un cambio en la iluminación o en el tiempo de descanso. La conclusión fue que los trabajadores rendían más por sentirse observados.

El mismo principio aplica en nosotros mismos. Por ejemplo, si medimos nuestros entrenamientos, los realizaremos de forma más consciente. A esto se le llama retroalimentación o feedback.

Si mides tu conducta, puedes cambiarla

3
brain electrode
electrodo cabeza cerebro  brain electrode  (Foto: Getty Images)

En la década de 1960, el doctor Donald Shearn se hizo popular por usar la técnica de biofeedback: medir e informar inmediatamente al sujeto sobre procesos psicofisiológicos de los que no es consciente en su vida diaria.

Esto permite a la persona percibir las funciones y someterlas a voluntad.

Shearn realizó experimentos en Estados Unidos. Conectó a voluntarios a máquinas de laboratorio para medir su frecuencia cardiaca, presión arterial y ondas cerebrales con la esperanza de que pudieran controlar sus funciones. Algunos lo consiguieron, pero los resultados no fueron concluyentes.

En la actualidad, el biofeedback se usa para tratar trastornos relacionados con el estrés como las migrañas, la ansiedad y el tartamudeo, ya que evaluando el estrés, la frecuencia cardiaca y las ondas cerebrales es más sencillo aprender a relajarse.

Pero no es necesario un laboratorio. Una simple báscula de baño puede servir para ser conscientes de nuestro interior y modificarlo.

Mide lo que comes

4
manzana
comer  manzana  (Foto: SXC)

Medir lo que comes puede ser tu primer paso hacia la dieta perfecta.

El método de la popular dieta Weight Watchers, por ejemplo, consiste en asignar puntos a los alimentos según sus calorías, grasa y fibra, para consumir un número de puntos diarios según la edad, peso y actividad.

Las dietas llamadas de La Zona y Atkins tienen otra base numérica: el índice glucémico (IG). Los hidratos de carbono se descomponen en la digestión para convertirse en glucosa que, si es alta, hace que se acumule grasa. La solución es comer hidratos lentos como las verduras.

A pesar de ser diferentes, todas estas dietas funcionan porque quienes las hacen miden lo que comen y reciben información de sus progresos, según un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association.

Mide tu entrenamiento

5
Correr es buen ejercicio
GET. Correr  Correr es buen ejercicio  (Foto: )

Con un poco de tecnología es posible llevar un entrenador personal en el bolsillo.

Algunos modelos de pulsímetros registran el ritmo cardiaco con un sensor inalámbrico sujeto al pecho, que ayuda a quienes los usan a mantenerse en una zona cardiaca adecuada.

Esto les ayuda a cumplir sus metas personales, ya sea optimizar la quema de grasa, aumentar la capacidad cardiovascular, subir la resistencia o retrasar el agotamiento.

Al llegar a casa, los datos se pueden introducir en la computadora, registrar el entrenamiento del día y, en los modelos con GPS, trazar un recorrido y una curva del desnivel.

El resultado: un nuevo récord personal de entrenamiento.

Míde también a la competencia

6
corredores
corredores  corredores  (Foto: )

El dispositivo Nike+, desarrollado por esta marca junto con Apple, es un gadget sencillo. Se coloca en el interior del zapato y calcula la zancada, la cadencia, la velocidad, la distancia recorrida y las calorías consumidas.

El sistema ya tiene un millón de usuarios. ¿Su secreto? La conexión a internet. Cuando se conecta a la computadora, los datos de la carrera se publican en una página.

Así se pueden comparar con los de corredores de todo el mundo y convocar a carreras virtuales para comprobar quién consigue recorrer antes 50 kilómetros.

Llevar un diario de los progresos, la posibilidad de compartirlos y, por qué no, de presumirlos, parece ser la clave.

Lo mismo ocurre con la pérdida de peso. Los usuarios del sitio web FitDay.com disponen de una inmensa base de datos de alimentos, y llevar una bitácora de lo que se ha consumido en el día es muy sencillo.

¿Se puede medir la felicidad?

7
sonrisa
alegria  sonrisa  (Foto: )

Todavía no se inventa una unidad que mida la felicidad, pero en el laboratorio del psicólogo Dan Gilbert, de la Universidad de Harvard, lo están intentando.

Su programa Rastrea tu felicidad es una sencilla aplicación para iPhone que te pregunta cada cierto tiempo tu nivel de felicidad.

Proporciona un informe de los cambios en tu estado de ánimo según lo que haces, las personas que te acompañan, el momento del día y otros factores.

La tecnología nos permite tener una fotografía de lo que somos y lo que hacemos. Si esa imagen nos permite conocernos mejor, quizá ganaremos algo.