Exhibicionismo y excentricidad; 8 secretos de Disneylandia

Por:
Adam K.Raymond

Conoce varios misterios y detalles curiosos de la casa de Mickey Mouse, un reino mágico donde todo es posible (incluso tomar un trago en un bar exclusivo)

8 secretos de Disneylandia

1
Walt Disney
Walt Disney  Walt Disney  (Foto: )

En Disneylandia hay gente muerta, un bar clandestino, una cancha de basquetbol bajo una montaña y galones de pintura verde.

Mentalfloss recopiló una serie de ocho secretos del famoso parque de diversiones para que cuando lo visites tengas mucho que contar a tus compañeros de viaje.

Sí hay muertos en la Mansión Embrujada

2
Mansión Embrujada Disney
Mansión Embrujada Disney  Mansión Embrujada Disney  (Foto: disneyland.disney.go.com)

David Kroelling, ex empleado de Disney, narra en su libro Mouse Tales una historia en la que un grupo de visitantes solicitó un poco de tiempo extra en el juego La Mansión Embrujada.

Disney dio el permiso a la familia, pero cuando los dolientes fueron vistos esparciendo polvo desde sus carritos, la Mansión Embrujada fue cerrada rápidamente hasta que todos los restos fueron limpiados.

Cada año muchas familias solicitan permiso para esparcir las cenizas de sus seres queridos. Un portavoz de Disney dijo a MentalFloss que la respuesta siempre es no.

Los gatos son los dueños de la noche

3
Aristogatos
Aristogatos  Aristogatos  (Foto: Disney)

Cada noche el parque se llena con cientos de gatos silvestres. Los funcionarios del parque aman a estos felinos porque ayudan a controlar la población de ratones.

Pero los gatos no son una nueva adición a la familia Disney. En 1955, recién inaugurado el parque, se presentaron por primera vez y en lugar de perseguirlos, los funcionarios los pusieron a trabajar. Ahora tienen cinco estaciones permanentes del parque para alimentarlos.

Por supuesto, Disney también trabaja mucho para controlar la población felina. Se castra a los adultos y cada vez que se encuentran crías, se ponen en adopción, detalla MentalFloss.

Es un buen lugar para ser un exhibicionista

4
Splash Mountain
Splash Mountain  Splash Mountain  (Foto: Getty Images)

¿Crees que vestir una botarga durante 8 horas al día y soportar jalones y abrazos de cientos de niños que quieren fotografiarse contigo es un trabajo extraño?

Pues en Disneylandia, durante casi una década, hubo un puesto incluso más raro: monitorear las fotografías tomadas a los usuarios de la Splash Mountain y retirar aquéllas que contenían material no apto para menores.

Justo antes de la caída de cinco pisos de altura en Splash Mountain, las cámaras toman una fotografía de los rostros de las personas para captar sus expresiones.

Pero a finales de los años 90, las fotografías se volvieron algo obscenas cuando exhibicionistas comenzaron a mostrar pechos desnudos ante las cámaras. Poco tiempo pasó para que Splash Mountain se ganara la reputación de “Flash Mountain” (Montaña de la exhibición), y comenzaran a surgir páginas web donde se mostraban fotografías de semidesnudos.

Para detener el fenómeno, Disney contrató empleados para que monitorearan las fotografías y los entrenó para que retiraran cualquier cosa ofensiva antes de que salieran en la pantalla.

Los bigotes son bienvenidos... sólo si están largos

5
Walt Disney Bigote
Walt Disney Bigote  Walt Disney Bigote  (Foto: Archivo/EFE)

A pesar de que Walt Disney tenía bigote, él quería que sus empleados estuvieran rasurados. El objetivo: que se vieran lo más diferente de la imagen estereotipada de los espeluznantes trabajadores de feria.

Durante 43 años, a los trabajadores de Disneylandia se les prohibió dejarse crecer la barba o bigote. Pero en marzo del año 2000 la empresa dio un enorme paso y decidió que los empleados del parque tenían derecho de dejarse crecer el bigote (barba y barbitas también).

Pero no duró mucho tiempo, ya que cuando varios empleados comenzaron a dejarse crecer el vello facial, la administración se dio cuenta de que parecían desaliñados.

Hoy en día sólo puedes usar bigote cuando ya lo tienes completo desde que te contratan.

Disney World es su propia ciudad

6
Parque Disney
Parque Disney  Parque Disney  (Foto: Archivo/EFE)

Cuatro años después que Disneylandia abrió sus puertas, Walt Disney quedó convencido de que era tiempo para expandir la franquicia. Después de observar varias locaciones se decidió por Orlando, Florida. Pero tenía un obstáculo en el camino.

El terreno se encontraba en dos condados, lo cual significaba el tener que navegar en la burocracia de dos gobiernos locales. Para sortear la situación, Disney solicitó a la legislatura del Estado de Florida que lo dejara gobernar su propia tierra convirtiendo esencialmente a Disney World en una ciudad.

El 12 de mayo de 1967 nació el distrito de Reedy Creek, con la autoridad para abrir escuelas, tener su propio sistema de justicia e incluso abrir plantas nucleares. (No te apures, hasta el momento no lo han hecho).

Pintan la ciudad de verde

7
Parque Disney
Parque Disney  Parque Disney  (Foto: Archivo/EFE)

Disney espera que no veas absolutamente nada más allá del Reino Mágico.

Las partes como bardas, botes de basura y edificios administrativos están pintados con un color conocido como Go Away Green; un tono que ayuda a que las cosas se mezclen con el paisaje.

No hay una fórmula establecida para el color, pero eso no ha frenado a los entusiastas acérrimos para tratar de recrearla, dijeron a MentalFloss algunos funcionarios de Disney.

Tiene una cancha de 'basquet' bajo una montaña

8
Matterhorn
Matterhorn  Matterhorn  (Foto: disneyland.disney.go.com)

Matterhorn en Disneylandia es mejor conocido por su montaña rusa tipo trineo que da vueltas por el enorme pico. Cuando terminaron esta montaña rusa en 1959, el juego ocupaba las dos terceras partes de la parte de la montaña natural, así que los empleados de Disney votaron por poner una cancha de basquetbol en el espacio restante.

Ya que una cancha reglamentaria no podría caber en la cima, la existente tiene sólo una canasta.

Hay un bar secreto súper exclusivo

9
Club 33 Disney
Club 33 Disney  Club 33 Disney  (Foto: disneylandclub33.com)

Escondido detrás de una puerta verde en la cuadra de Nueva Orleans de Disneylandia, es una de las atracciones más misteriosas y exclusivas del parque: el bar Club 33.

Walt Disney lo construyó como escondite secreto para dignatarios y celebridades e incluso fue a Nueva Orléans para escoger personalmente los adornos del interior.

Durante los 44 años del Club 33, han asistido celebridades de la talla de Johnny Depp y Elton John y ejecutivos de empresas como Boeing, Chevron y AT&T.

El tiempo promedio en lista de espera para unirse al club es de 10 años; la cuota de inscripción cuesta 10,000 dólares y la anualidad 3,500.