Militares de EU utilizan videojuegos recuperarse de lesiones cerebrales

Soldados que sufren lesiones cerebrales en combate reciben tratamiento que ayuda a que puedan desempeñar tareas que se les dificultan
Soldados EU
Soldados EU  Soldados EU  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Barbara Starr y Jennifer Rizzo
Autor: Barbara Starr y Jennifer Rizzo
(Reuters) -

Los soldados, en sus pesados uniformes de combate, entran en una caliente, ensordecedora y oscura habitación. La sangre artificial cubre el suelo y cae de algunas partes de cuerpos plásticos que están esparcidos. Humo y luces estroboscópicas se mezclan con la música de rock pesado y el sonido de gritos pregrabados.

Después de semanas de terapia para tratar lesiones cerebrales traumáticas, los soldados se enfrentan a esta intensa simulación para demostrar que pueden regresar a su trabajo diario: el combate.

El sargento Aaron Potter supervisa esta última tarea del grupo de pacientes en Fort Campbell.

“Probablemente sea lo más cercano sin ser real. El humo, los olores, los ruidos, las lesiones”, dice Potter al salir de la simulación.

En 2009, Potter quedó inconsciente después de ser golpeado simultáneamente por tres IEDS (artefactos explosivos improvisados) en Iraq. Ésta es su segunda terapia en Fort Cambpell. La primera vez se desplomó en la sala de simulación por el estrés.

“Realmente me cuestan trabajo las multitareas, y hacer diferentes cosas al mismo tiempo, cosas que antes realmente nunca tuve un problema en hacer, dice Potter. “Ahora hay pequeños problemas, pero estoy mucho mejor que antes”.

Cuando Potter regresó de Iraq a casa con su esposa y sus dos hijos, la lesión cerebral no le permitía concentrarse o enfocarse en tareas o incluso realizar trabajos básicos en el hogar.

“Después de una semana o dos, comencé a darme cuenta de que él no entendía lo que le estaba diciendo. Cosas sencillas que hacía normalmente, no las podía hacer. No podía hacerlas o no entendía cómo hacerlas”, dice Tiffany, la esposa de Potter.

Tiffany lo instó a buscar ayuda en la clínica de la base. Ninguno de los dos se había dado cuenta de que era una lesión cerebral.

“Algunas de las cosas con las que tenía que lidiar le dificultaban hacer bien su trabajo, así que realmente era tiempo de que nosotros nos uniéramos y dijéramos: 'Mira, realmente te podemos ayudar, podemos hacer una diferencia en este caso'”, dice el doctor David Twillie, director de la Traumatic Brain Injury Clinic en Fort Cambpell.

Los médicos en Fort Cambpell desarrollaron un nuevo método para tratar este tipo de lesiones cerebrales en zona de guerra. El tratamiento se basa en identificar las zonas del cerebro que resultaron lesionadas, reconocer las tareas que el paciente tiene problemas para realizar que tengan que ver con esa zona del cerebro, y después ponerse a trabajar, ejercitar el cerebro, regenerar y revigorizar las funciones especificas de éste.

Un gimnasio para cerebros

“El cerebro es un órgano que si no usas, se atrofia”, dice el doctor Bret Logan, director ejecutivo de Warrior Resiliency and Recovery Center de Fort Campbell. “Así que lo que necesitas es seguir ejercitándolo haciendo lo que tiene que hacer. Lo que tenemos es un gimnasio para cerebros”.

¿Pero cómo ejercitas las partes dañadas de tu cerebro? En Fort Campbell hay ejercicios para el equilibrio, rompecabezas para la concentración y videojuegos para aprender a relajarse.

Según los médicos, es un tratamiento que ayuda a todos los que sufren de algún tipo de lesión cerebral: lesiones deportivas, por un accidente automovilístico o un disparo.

“La mayoría de las personas en el resto del mundo no encontrarán centros integrados diseñados para tratar lesiones cerebrales leves con este tipo de proceso”, comenta Logan.

Volver a entrenar al cerebro, dice él, puede funcionar para tratar desórdenes cerebrales como Alzheimer o Parkinson. “Creemos que lo puedes hacer y lo harás, al ejercitar la parte del cerebro que se encarga de esa función”, explica.

Pero el doctor dice que no es una cura.

“Lo que estamos diciendo es que podemos retrasar, quizá incluso por periodos detener, el proceso de declive de esa zona del cerebro”.

Tampoco hay razón para que este tipo de terapia sólo se utilice con soldados. Logan afirma que incluso podría ayudar a drogadictos y alcohólicos a recuperar funciones cerebrales. Cuando se trata de cambiar el cerebro y el comportamiento, asegura, la terapia no es suficiente.

“Los programas de terapia y rehabilitación realmente son para detener el patrón, encontrando otras maneras para lidiar con el estrés en tu vida y ya no usar sustancias. Pero aún sigues teniendo el cerebro que se formó durante cualquiera que haya sido el periodo en el que usaste drogas tóxicas.

“Si el cerebro no funciona adecuadamente o no funciona bien debido a esa toxicidad, entonces la rehabilitación no te ayudará con eso. Entonces tienes que pasar a estas técnicas agresivas que te permitirán fortalecer, volver a entrenar, dar energía a tu cerebro”, explica.

Para Aaron el duro trabajo ahora se reduce a lograr el objetivo. Su equipo de terapia le dice que lo ha hecho bien. Si todavía quiere, él puede volver a entrar a servicio.

Y Aaron no está solo. El 80% de los soldados que han pasado por este programa se recuperan lo suficiente como para volver a prestar servicio. Los médicos en Fort Campbell dicen que esta es una lección para todos nosotros: tu cerebro necesita ejercicio.

Ahora ve