Todos tenemos malos hábitos, aprende a identificarlos y superarlos

Aceptar que tenemos malos hábitos es el primer paso para superarlos, después existen trucos y técnicas para dejarlos atrás

Todos tenemos malos hábitos

1
Sin Pie de Foto
procrastinate oficina trabajo mujer habitos post it  Sin Pie de Foto  (Foto: Getty Images)

¿Te acuerdas de la secundaria? Estás en tu silla, mordiéndote las uñas y contándole a Susi sobre Caty, y así hasta que la maestra les grita para que se callen.

¿Te acuerdas de ayer en la noche? Estás sentada en tu mesa de la cocina, arrancándote las cutículas y hablando por teléfono con Susi sobre Caty.

Todos tenemos malos hábitos, pero si tu fijación en particular es simplemente molesta, una pérdida de tiempo o simplemente le hace daño a alguien (como a la pobre de Caty), hay trucos y técnicas para dejarlos atrás. Claro que poner fin a los comportamientos habituales serios toma años, e incluso sesiones de terapia fiables.

Pero los psiquiatras, psicólogos y terapeutas cognitivos están de acuerdo en que aceptarlo es el primer paso, así que vas por buen camino para recuperarte y para tomar una buena postura, hacerte manicures de verdad y forjar amistades de confianza.

RealSimple.com recuerda algunos de los malos hábitos más frecuentes y ofrece algunos consejos para evitarlos.

Actuar con nerviosismo

2
Nerviosismo
GET. Nervios-pareja-confianza  Nerviosismo  (Foto: Getty Images)

Por qué lo haces: tienes exceso de energía, quizás por el aumento de adrenalina ocasionado por consumir demasiada azúcar o cafeína, y debe manifestarse de alguna forma, si no pregúntale a la pluma que no dejas en paz.

Cómo parar: si te encantan los expresos dobles, déjalos.

Para controlar los repuntes de energía, recomienda RealSimple.com, es importante hacer suficiente ejercicio y dormir. Intenta convertir el movimiento de tus brazos y piernas en ejercicios isométricos: coloca tus manos en tu regazo y concéntrate en presionar con tus palmas; repite el ejercicio hasta que ya no tengas necesidad de moverte.

Tronar chicles

3
Hombre mascando chicle
GET. Chicle-mal habito-goma de mascar  Hombre mascando chicle  (Foto: Getty Images)

Por qué lo haces: es otra fijación oral que sirve como elemento de seguridad cuando estás nervioso o ansioso.

Cómo parar: De acuerdo con RealSimple.com, la forma más rápida y efectiva es comer dulces, pero si realmente te gusta el chiche, pide a un amigo que te ponga un freno cada vez que te escuche hacerlo. Después sigue tronando el chicle hasta que te escuches a ti mismo y reconozcas lo irritante que suena. Quizás te dé la suficiente vergüenza como para dejar de hacerlo.

Jorobarte

4
Hombre acon mala postura
GET. Joroba-postura-mal habito  Hombre acon mala postura  (Foto: Getty Images)

Por qué lo haces: quizás comenzaste cuando estabas creciendo porque te daba pena ser más alto que los demás o tus senos crecieron antes que los de tus amigas, y te quedaste con esa postura. O quizás estás cansado.

Cómo parar: RealSimple.com sugiere tomar clases de baile, Pilates o yoga para fortalecer los abdominales y los músculos de la espalda. Un ejercicio para levantar los hombros, como hacer que toquen tus orejas, es una forma más simple de combatirlo. Haz 10 rotaciones hacia el frente y 10 hacia atrás, recomienda Phil Haberstro, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Salud y Condición Física, en Búfalo. “Esto te hará estar consciente de tu postura y te ayudará a recordarte que debes estar derecho”, asegura.

“La actividad física regular ayuda a combatir la fatiga física y mental que fomenta que te jorobes”.

Llegar tarde

5
Mujer con demora al trabajo
GET. Impuntualidad-tarde-tiempo  Mujer con demora al trabajo  (Foto: Getty Images)

Por qué lo haces: en palabras bonitas, te gusta complacer mucho a la gente y haces más cosas de las que te corresponden. En palabras no tan bonitas, según RealSimple.com, en el fondo crees que tu tiempo es más importante que el de aquellos que te esperan. Sea como sea, te falta aplicar técnicas de administración.

Cómo parar: cuando alguien te pide que hagas algo, no aceptes de inmediato. Di que le responderás después y decide si tienes o no el tiempo. Además date cuenta de qué tareas te retrasan más, quizás secarte el cabello en las mañanas. Tómate el tiempo para ver cuánto te toma y después redistribuye el tiempo de tu rutina.

Un truco es adelantar tu reloj cinco minutos y hacer tiempo para retrasos inesperados. Siempre avisa cuando vayas a llegar tarde, pues es de buena educación y la vergüenza de hacer llamadas repetidas también podría ser un incentivo para ser más puntual.

Postergar las cosas

6
Correr es buen ejercicio
GET. Correr  Correr es buen ejercicio  (Foto: )

Por qué lo haces: es una estrategia fácil para controlar la ansiedad de tener que terminar algo.

Cómo parar: debes reconocer que cuando lo haces, otros piensan que no te importa el trabajo, y eso es peor que no terminar algo aunque sea de forma imperfecta, asegura RealSimple.com

Haz un cheque a una organización que no te guste y pide a un amigo que lo guarde. Si no terminas cierta tarea para una fecha, él enviará el cheque. Si te haces responsable de las consecuencias, te motivará a terminar con lo que debes hacer.

Ser desorganizado

7
desorden mujer recamara organización
desorden mujer recamara organización  desorden mujer recamara organización  (Foto: )

Por qué lo haces: quizás eres un procesador visual, te gusta estar rodeado por el desorden porque es estimulante y te recuerda que tienes que hacer varias cosas. Pero no es tan fácil: te hace perder el tiempo mientras buscas cosas.

Cómo parar: separa papeles que necesitas en un montón y haz otro montón de papeles que no necesitas. Según RealSimple.com, para esto sirven los folders o las cajas de colores. “Uno de mis clientes tiene 12 carpetas en su oficina, seis proyectos actuales y seis para después”, dijo Lynn Cutts, asesora de vida con base en Colorado. “Sigue siendo muy visual pero de forma organizada”. Crea un sistema que funcione para ti y comienza con pasos básicos, como dejar tus llaves siempre en el mismo lugar.

Hablar de gente importante

8
jefe
jefe  jefe  (Foto: )

Por qué lo haces: te sientes insignificante y quieres que te consideren más especial que los demás; crees que impresionas si se te asocia con alguna persona en particular. Además, hablar de desconocidos puede servir de intimidación, dice Cutts.

Cómo parar: ¡escúchate! ¿Te gustaría quedarte y escuchar todo eso?

Recuérdate que no necesitas hablar de gente importante para valer más. Si no puedes evitar hacerlo, hazlo con humor, para compartir información, no para humillar a alguien y hacerte ver más importante. Si implica una historia, sugiere RealSimple.com, asegúrate de contarla bien. “Me topé con Harrison Ford. No me dijo nada, pero sí miró en mi dirección”.

Morderte las uñas

9
boca nervios
bite lip morder labio  boca nervios  (Foto: Getty Images)

Por qué lo haces: para sentirte cómodo y liberar estrés.

“Morderte las uñas puede ser la versión adulta de chuparte el dedo”, considera Alan Strathman, profesor de psicología social en la Universidad de Missouri, Columbia.

Cómo parar: date cuenta de cuándo lo haces, y sustituye la acción con otra. RealSimple.com recomienda tener una pelota de estrés en tu escritorio o jugar con bolas de plastilina la próxima vez que tus uñas entren a tu boca.

También puedes ponerte uñas postizas o pintarlas con barniz natural para que el sabor sea desagradable. O hazte un manicure: te verás bien y después de pagar por el servicio pensarás dos veces antes de arruinarlo.

Quejarte

10
quejas oficina mujeres archivo
quejas oficina mujeres archivo  quejas oficina mujeres archivo  (Foto: )

Por qué lo haces: no sientes que tengas el poder para pedir algo. De niño seguramente te quejabas cuando no obtenías lo que querías, y daba resultados.

Cómo parar: de adulto te espera una gran sorpresa si crees que obtendrás los mismos resultados. Si tu pareja o amigos dicen que eres un quejumbroso, toma nota. Pide lo que quieres con una petición directa: en lugar de arruinar una velada quejándote de que tu mesa está junto a la cocina, pide al mesero que te cambie de mesa.

RealSimple.com recuerda que la mayoría de la gente se vuelve resistente a los quejumbrosos. “Nos rebelamos contra ese comportamiento porque reconocemos que ceder sólo lo refuerza”, asegura Strathman.

Chismear

11
secreto pareja
secret couple  secreto pareja  (Foto: )

Por qué lo haces: intentas que la atención se desvíe de tus defectos exponiendo los defectos de los demás, pero una persona que chismea no cree en verdad que ella sea lo suficientemente buena.

Cómo parar: según RealSimple.com, funciona concentrar tu conversación en tus experiencias, como haber encontrado un restaurante o tus últimas vacaciones. Habla de temas de ocasión, música o deportes, pues así hablarás de algo más que gente. Nunca sabes quién está escuchando; si chismeas de tu colega, quizás su mejor amigo está en la mesa de junto.

Recuerda que quien chismea no inspira confianza. Quizás hasta puedas perder amigos o contactos profesionales cuando la gente se dé cuenta de que lo haces.

Perfeccionismo

12
padre hijo revisar tarea
padre hijo revisar tarea  padre hijo revisar tarea  (Foto: )

Por qué lo haces: quizás mamá y papá lo eran, y tenían altas expectativas de ti. (“¿En serio hija, un nueve?”) Te defines por lo que haces, aunque no hagas nada.

Cómo parar: capacítate para que te importe menos. Haz un mal trabajo cuando se trate de una tarea pequeña, que no tenga impacto profesional o personal, como lavar los trastes o tender la cama, asegura RealSimple.com. “Verás que las consecuencias no son tan grandes”, dice Cutts.

Fija tiempo para tus tareas, usa una alarma y ya no habrá tiempo de “hacer otro poco” para que luzca perfecto.

Finalmente, sólo por diversión, haz algo en lo que sientas que no eres muy bueno. Si eres una diva de la ducha (sabes que no eres ninguna Streisand), intenta inscribirte a clases de canto, o haz un deporte con un equipo que ignore el puntaje.

5 pasos para superar un mal hábito

13
cigarro fumar habito salud mujer
cigarro fumar habito salud mujer  cigarro fumar habito salud mujer  (Foto: )

RealSimple.com retoma cinco consejos de Cherry Pedrick, coautor del libro The Habit Change Workbook (El libro de trabajo del cambio de hábitos).

• Aprende a reconocer un hábito. Identifica en qué situaciones surge. Registra su frecuencia y en qué sitios aparece.

• Conoce las consecuencias. Enlista las ventajas y desventajas de mantener o dejar el hábito.

• Busca un comportamiento alternativo. Desarrolla una respuesta competente que puedas usar en vez que aplicar tu hábito.

• Conoce tus objetivos. Haz un plan con metas a corto y largo plazo y recompénsate cuando las logres.

• Reconoce que eres humano: no te castigues si repites un hábito, pues es una parte natural del cambio.