Nonversaciones: cuando hablar con tu hijo adolescente pierde sentido

Por: Vanessa Van Petten

Aprovechar el momento adecuado del día, no competir con la tecnología y hacer las preguntas correctas mejorarán la comunicación con tu hijo

La frustración de que tu hijo sólo te responda con monosílabos

1
Sin Pie de Foto
AdolescentesDOS  Sin Pie de Foto  (Foto: Getty Images)

Nota del editor: Vanessa Van Petten escribe sobre paternidad y adolescentes en el blog RadicalParenting.com. Su próximo libro, Do I Get My Allowance Before of After I’m Grounded será publicado en septiembre.

¿Alguna vez has sentido que conversar con tu hijo adolescente es como hablarle a la pared? Pues no eres el único.

Gabby Long, madre de tres, lamenta que cuando su hijo recoge a su hijo de la escuela siempre falla en sus intentos por conversar: "Soy yo haciéndole una serie de preguntas y sólo me responde monosílabos. En un mal día, con suerte recibo un gemido".

Muchos padres conocen esta actitud y frecuentemente entablan diálogos de una sola vía con sus hijos. La mayor parte del tiempo, intentan involucrarlos en las charlas, pero la discusión es unilateral.

Esto ocurre, sobre todo, cuando el tema es logística o asuntos como horarios para el fin de semana o una comida. A este tipo de trampa comunicativa de la paternidad le llamo nonversación.

Lo que se dice no sólo no tiene significado, sino que no se comparte nada. Ambas partes dejan la nonversación con una sensación de vacío, frustración y soledad.

En los siguientes puntos, los padres pueden ver por qué ocurre esto y cómo pueden resolverlo...

Encuentra el momento oportuno

2
AdolescentesTRES
AdolescentesTRES  AdolescentesTRES  (Foto: Getty Images)

Problema: Los niños se sienten fastidiados.

Causa: Los adolescentes confunden el interés general de sus padres por su bienestar con una forma para molestarlos.

Solución: Todos los niños tienen un ritmo distinto. Algunos adolescentes son muy parlanchines después de la escuela, pero callados en la comida. Otros son hoscos después de hacer deportes y entran en confianza al terminar su tarea. Pregunta a tuhijo a qué hora del día siente ganas de platicar y en qué horario no. A este lapso le llamo: zona no-te-metas.

De esta forma, si los padres conocen cuando su hijo se encuentra en ese estado, tendrán una conversación de verdad en el momento indicado.

Convive con la tecnología

3
AdolescentesCUATRO
AdolescentesCUATRO  AdolescentesCUATRO  (Foto: )

Problema: Actualmente, los niños prefieren comunicarse a través de sus dispositivos, porque así se sienten más cómodos.

Causa: Según un estudio del Centro de Investigación Pew, el 76% de los niños de entre 12 y 17 años de edad tienen teléfonos celulares; en México el 40% del total de los usuarios de internet son menores de 19 años, según datos del Proyecto Mundial de Internet. 

En el auto, a la hora de dormir, en la cena… los padres compiten constantemente con iPods, Facebook y mensajes de texto cuando quieren hablar con su hijo adolescente.

Solución: La tecnología está borrando los límites tradicionales entre la casa, la escuela y la vida social. Si los padres ayudan a marcar estas líneas dentro de casa, será más fácil conectarse con su adolescente y podrán hacer que éste se interese en el mundo no digital.

Pueden lograrlo creando áreas no tecnológicas en casa, como el comedor, y fijando horarios no-electrónicos, en los que los jóvenes puedan hacer lo que quieran excepto estar frente a sus aparatos.

Aprende a romper el hielo

4
AdolescentesUNO
AdolescentesUNO  AdolescentesUNO  (Foto: Getty Images)

Problema: Los padres no hacen las preguntas adecuadas.

Causa: Los niños y adolescentes afirman que quieren comunicarse con sus padres, pero sienten que no saben por dónde comenzar.

Solución: Hay excelentes formas de romper el hielo. Por ejemplo, durante la cena, invita a todos en la mesa a calificar del uno al diez su día; después compartan su experiencia más extraña del día. Así comenzarán a hablar.

Los padres notarán que sus hijos empezarán a guardar ideas para la pregunta.

¿Cómo puedes convertir una nonversación en una conversación? Si los padres plantean las preguntas correctas durante los horarios más parlanchines de sus hijos y evitan competir con sus aparatos, las líneas de comunicación se abrirán.