Nueva Zelandia, paisajes exóticos para los viajeros en busca de aventura

El país ofrece una gran diversidad de hábitats y resulta muy atractivo para la gente que busca emociones
nueva zelandia ireport viajes destinos europa 14  (Foto: )
Autor: Matthew Gannon
(Reuters) -

Un país con un gran número de diversidad ambiental, Nueva Zelandia ofrece una gran variedad de actividades para los amantes de la naturaleza y los aventureros.

El notablemente variado paisaje de Nueva Zelandia incluye playas, montañas, fiordos, glaciares y bosques tropicales, lo que lo convierte en uno de los lugares con más diversidad biológica en la Tierra.

El pequeño país consiste en dos islas principales, la Isla Norte y la Isla Sur, con una sorprendente variedad de maravillas naturales así como de centros urbanos.

Gran parte del país está cerca de las costas, lo que hace que el clima en general sea templado. Sin embargo, algunas zonas pueden tener las cuatro estaciones en un solo día.

Nueva Zelandia fue una de las últimas masas de tierra en el planeta en ser poblados por humanos y es la segunda más cercana al Antártida, detrás de Chile. Los maori polinesios llegaron a las islas aproximadamente en el año 800 de nuestra era, y hasta 1840 pasó a formar parte de Gran Bretaña. Entregaron la soberanía, pero mantuvieron los derechos de tierra de la isla.

La isla Sur, experimenta la historia

Christchurch es conocida como la puerta de entrada de la Isla Sur y es la segunda ciudad más grande de Nueva Zelandia. A menudo se le conoce como Garden City (La ciudad jardín).

Viaja al sur a lo largo de la costa este de la isla Sur hacia el pequeño poblado de Akaroa en la Península Bank. La ruta ofrece unas vistas espectaculares del  paisaje montañoso.

Sigue más abajo en la costa de la Isla Sur a través de los Alpes Sureños  y llegarás a la ciudad montañosa de Dunedin, la ciudad más grande en territorio de Nueva Zelandia. Durante el recorrido, asegúrate de parar en Koekohe Beach en la costa de Otago para maravillarte con las rocas Moearki, unas enormes rocas esféricas casi perfectas con 60 millones de años de antigüedad.

Para las personas interesadas en el ecoturismo, el Centro de Estudios Marinos de Nueva Zelandia, justo a las afueras de Dunedin, es una atracción para los que buscan aprender más acerca de la notable diversidad de la vida marina de este país.

El Royal Albatross Center, a una hora de la ciudad, en la punta de la península de Otago, ofrece la rara oportunidad para ver a una de las aves más grandes del mundo (con una longitud de alas de 3.35 metros).

Justo en las afueras de Dunedin está la Reserva de Conservación del Pingüino Ojo Amarillo, en donde los visitantes pueden ver de cerca a una de las especies de pingüinos más raras del planeta en su hábitat natural.

Una vez que llegas a la punta inferior de la Isla Sur, asegúrate de parar en la bahía Porpoise, al lado de la costa Catlins y explorar la abundancia de la extraña vida silvestre y un bosque petrificado que data del periodo jurásico.

Fiordland: Una belleza natural espectacular

A medida que continúas cubriendo la punta de la Isla Sur y entras en Fiorland de Nueva Zelandia, detente en la ciudad junto al lago de Te Anau. Conocida como el "la puerta de entrada a los fiordos".

Toma un paseo en bote de treinta minutos en el Lago Te Anau para visitar unas cuevas de luciérnagas de otro mundo.

Milford Sound, a lo largo de la costa oeste de la Isla Sur, es una de las maravillas naturales de Nueva Zelandia más hermosas e impresionantes. Viaja un par de horas hacia el noroeste de Te Anau a través del empinado terreno de los Fiorland. Milford Sound fue esculpido por los antiguos glaciares y está rodeado de enormes acantilados que presentan innumerables cascadas.

El sueño para los que buscan emociones

Al regresar al norte por el lado occidental de la Isla Sur, asegúrate de visitar la ciudad de Queenstown. Es un sueño para los aventureros. Está llena de actividades para generar adrenalina, que van desde navegar a altas velocidades, columpiarte en un cañón hasta una variedad de actividades alpinas como el ski. Es el lugar en donde nació el moderno salto en bungee.

También hay una gran variedad de opciones de excursiones dentro y alrededor de Queenstown, las cuales incluyen las cadenas montañosas que sirvieron como el dramático paisaje de la trilogía del Señor de los Anillos.

Al viajar más al norte, detente durante un día en la tranquila ciudad junto al lago de Wanaka. Visita el Rippon Vineyard and Winery y prueba algunos de los vinos mientras disfrutas de la vista. Nueva Zelandia es conocida por su sauvignon blanc, el cual crece bien en el clima marítimo templado.

En donde los glaciares se juntan con los bosques

Al continuar más hacia la costa oeste de la isla sur a través del Haast Pass, llegarás al Glaciar Franz Josef. Toma una excursión guiada y experimenta la extraña formación de cerca mientras los glaciares se encuentran con los templados bosques.

Al dirigirte más al norte hacia la punta de la Isla Sur, los visitantes pueden pasear por las famosas Pancake Rocks cerca de Punakaiki, una serie de visualmente impresionantes formaciones de piedra caliza.

Al continuar más al norte, asegúrate de tomarte el tiempo para visitar el Parque Nacional Abel Tasman, a tan solo una hora al norte de la ciudad de Nelson. Aquí, los visitantes pueden tomar un viaje guiado en kayak en el Tasman Sea y disfrutar de las cristalinas aguas azules y la dorada arena de la playa.

La Isla Norte, disfruta de la vida nocturna

Viaja al este de la ciudad de Picton y toma el ferry que va de una isla a la otra en un viaje de tres horas que cruza el Estrecho de Cook hacia Wellington, la capital del país en la Isla Norte.

Una vez que llegas a Wellington, ve al mirador del Monte Victoria para disfrutar de la vista panorámica del centro de la ciudad y su puerto. Mientras estés en Wellington, visita el Museo de Nueva Zelandia Te Papa, el gratuito museo nacional del país, en donde puedes revisar la historia de los maori y el diverso entorno natural. Wellington es muy conocida por su vida nocturna.

Desde Wellington, aventúrate al centro de la Isla Norte hacia el Parque Nacional Tongariro. Continúa alrededor de la parte superior del Lago Taupo y visita los surrealistas Cráteres de la Luna Scenic Reserve.

Este fenómeno geotérmico es provocado por el magma que calienta los charcos de agua de las profundidades de la tierra, lo que provoca que el vapor se eleve misteriosamente desde los enormes cráteres y tierra que los rodea.

También, explora las charcas geotérmicas, que contienen géiseres, cascadas, cuevas de azufre y una serie de charcas que varían mucho en color debido al calentamiento de los elementos dentro del agua.

Descubre la historia Maori y relájate

Viaja un poco menos de una hora tierra adentro y detente en la ciudad de Rotorua, un lugar profundamente enraizado en la cultura maori. Disfruta de un día de relajación en los spas polinesios.

Aquí las aguas termales tienen un rango de temperatura que va desde los 35 grados centígrados a los 37.7 grados centígrados y contienen minerales que se cree tienen una gran variedad de propiedades curativas.

Desde Rotorua, viaja al noroeste a la ciudad de Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zelandia. Explora todas las actividades culturales y recreativas que la ciudad ofrece, o escapa de todo eso y viaja hacia una isla remota en el cercano golfo de Hauraki.

Ahora ve
No te pierdas