La crisis desploma desde 2008 la tasa de natalidad de hispanos en EU

Un reporte muestra que la tasa de fecundidad en el país ha caído desde el comienzo de los problemas económicos en EU en 2008
madre mom recien nacido
madre mom recien nacido  madre mom recien nacido  (Foto: )
Moni Basu
Autor: Moni Basu
(Reuters) -

4,316,233. Esa es la cantidad de bebés que nacieron en Estados Unidos en 2007, el número más alto en la historia. Después de eso, los nacimientos se redujeron. En 2010 sólo poco más de cuatro millones de niños y niñas nacieron en ese país, y la mayor reducción fue registrada en los hispanos. ¿La causa más probable? La economía, por supuesto.

El sector de la población con la mayor disminución en las tasas de fertilidad fueron los hispanos, según un informe del Pew Research Center. Los niveles de empleo y riqueza en estos hogares se vieron muy afectados por la recesión y experimentaron un mayor descenso en la fecundidad que cualquier otro grupo racial o étnico. De 2008 a 2009, las tasas de natalidad se redujeron en un 5.9% entre las mujeres hispanas, 2.4% entre afroamericanas y 1.6% en las caucásicas.

El descenso en las tasas de fecundidad inició en 2008 y está estrechamente ligado a los problemas financieros que se iniciaron al mismo tiempo, según un informe del Pew Research Center. Los cambios en el ingreso personal, el PIB per cápita, la tasa de desempleo, los subsidios por desempleo, y las tasas de ejecuciones hipotecarias a nivel estatal pudieron influir en la decisión de la población en Estados Unidos sobre tener menos hijos.

El sector hispano fue uno de los más afectados debido a la recesión: estas familias perdieron en promedio el 66% de su patrimonio entre 2005 y 2009, de acuerdo con el Pew Hispanic Center.

Esta pérdida de patrimonio se refleja en las tasas de natalidad. En 2009, se registraron 93.3 nacimientos por cada 1,000 mujeres hispanas, la tasa más baja desde 1999. Esto ocurrió después de un año en el que el desempleo entre este sector aumentó un 2.0%.

En Estados Unidos en 2007, había 69.7 niños por cada 1,000 mujeres en edad fértil. Los datos provisionales para 2010 mostraron que el número descendió a 64.7.

“Esto no demuestra concluyentemente que los cambios económicos condujeron a cambios en la fecundidad”, indica el informe de Pew. “Sin embargo, la temporalidad es consistente con el tiempo en que la gente actúa sobre sus decisiones de fertilidad”.

Las recesiones provocan bajas de nacimientos

Históricamente existe evidencia que apoya el análisis de Pew. El demógrafo Carl Haub dice que las caídas en los nacimientos se han producido en otras épocas económicamente sombrías de la historia de Estados Unidos. Durante la Gran Depresión, la tasa de fecundidad se redujo a 76.15. Durante la década de 1970, golpeada por crisis del petróleo, se desplomó a 64.99. En ese sentido, lo que está pasando ahora es normal.

“Es casi seguro que se debe a la falta de confianza en la economía”, dijo Haub, del Population Reference Bureau, una institución del sector privado.

“Tener hijos es caro. Tienes que darles de comer, vestirlos y enviarlos a la guardería. Y eso es difícil cuando no tienes un cheque de pago o te echaron de tu casa”, dijo.

El mismo tipo de tendencias afectan a los países europeos. Las tasas de fecundidad cayeron, por ejemplo, en el este de Europa, cuando la desintegración de la Unión Soviética destruyó la economía local. Y ahora están bajas en medio de la crisis actual, dijo Haub.

“El desempleo está aumentando y nuestras salas de estar están inundadas con las ondas de los atemorizantes reportes noticiosos uno después de otro”, escribió Haub en un informe de 2009 que pronosticaba una caída en la tasa de natalidad en la actual recesión. “Las malas noticias viajan rápida y furiosamente en estos días, mucho más que en los años 1970 y 1930”.

Pero eso no quiere decir que los estadounidenses no quieran más hijos, dijo Haub. Simplemente están esperando tiempos más prósperos.

Haub dijo que la caída en las tasas de nacimientos estadounidenses no es suficientemente importante como para ser alarmante: no va a haber una escasez de personas en el corto plazo. Sin embargo, el descenso podría tener un impacto significativo en los mercados que atienden a niños y familias, y también afectar a la demanda de profesores u otros proveedores de servicios para niños.

Y no parece que las cosas vayan a cambiar en el corto plazo. “Probablemente estamos en una depresión a largo plazo de la tasa de natalidad”, dijo Haub. “La economía definitivamente le ha puesto un freno”.

Ahora ve
No te pierdas