Los niños con autismo presentan exceso de neuronas discapacitantes

La causa de esta enfermedad se relaciona con un exceso de neuronas que se desarrollan durante la etapa prenatal
autismo niños
autismo niños  autismo niños
Autor: Miriam Falco
(Reuters) -

Los niños con autismo tienen muchas más células cerebrales que los que presentan un desarrollo regular, de acuerdo con una nueva investigación. Este descubrimiento apoya estudios anteriores que sugieren que el autismo se puede deber a una falla originada durante el embarazo y no en la infancia, publicó la revista Journal of the American Medical Association.

Los científicos estudiaron los cerebros de 13 niños y encontraron que quienes padecían de autismo tenían un 67% más células cerebrales que los niños con desarrollo típico.

Los experimentos se basaron en una parte del cerebro llamada corteza prefrontal, la zona encargada del desarrollo social, emocional, comunicación y lenguaje. Tener demasiadas neuronas o células nerviosas en la parte del cerebro que controla las áreas específicas con las que luchan los niños con autismo, podría explicar el origen de esta enfermedad, según el estudio.

"En el autismo, algo está terriblemente mal con los mecanismos que controlan el número de neuronas a partir de la vida prenatal y puede extenderse a la vida perinatal y posnatal temprana", dice el autor, el doctor Eric Courchesne.

Cuando hay demasiadas células cerebrales, el cerebro no puede conectarse correctamente. Un exceso de conexiones en la corteza prefrontal podría ayudar a explicar por qué los niños con autismo tienen pocas habilidades sociales, dificultad para comunicarse e incluso la incapacidad para aprender a hablar.

Además de encontrar demasiadas células cerebrales, Courchesne y sus colegas descubrieron que el cerebro de los niños con autismo es más pesado que el de los niños con un desarrollo normal. "Los cerebros de los niños con autismo eran un 17.6% más pesados que los controles (muestras de niños con desarrollo típico). No eran tan grandes como podría pensarse en función del recuento de neuronas", dice Courchesne.

'Trabajadores' que no hacen nada

En su predicción previa esperaba, por la mayor cantidad de neuronas, que los cerebros fuesen un 30% más pesados que un cerebro con un desarrollo regular. Courchesne reconoce que estos descubrimientos plantean más preguntas que respuestas, por lo que se necesita hacer más investigaciones como ésta.

"Éste es un buen ejemplo de que cuando tienes demasiado de algo aparentemente bueno, puede ser malo para ti", dice Max Wiznitzer, neurólogo y experto en autismo del Rainbow Babies and Children's Hospital. Él compara el cerebro con una línea de montaje con demasiados trabajadores (células cerebrales) sentados alrededor. Y cuando tienes demasiados trabajadores en la línea, pueden interferir unos con otros, en lugar de contribuir a la productividad de la fábrica (o del cerebro). Wiznitzer concuerda en que, a pesar de que éste es un estudio pequeño, es consistente con estudios previos.

A pesar de que éste es un estudio muy pequeño, donde únicamente fueron analizados los cerebros de siete niños con autismo y seis niños sin este padecimiento, esta investigación es muy importante, ya que está enfocado en el estudio de niños entre dos y 16 años. Algunos estudios previos incluyeron muestras de cerebro de personas mayores, con autismo severo y otras discapacidades mentales.

Éste no es el primer estudio que sugiere que el tamaño del cerebro o un crecimiento excesivo juega un papel en el desarrollo del autismo. "Estos nuevos resultados, junto con un estudio anterior que reportó conexiones alteradas de la corteza prefrontal, enfoca nuestra atención en esta área crítica del cerebro", dijo el doctor Thomas Insel, director del Instituto Nacional de Salud Mental estadounidense.

Determinar cuántas neuronas existen en un cerebro sólo puede lograrse después de que alguien ha muerto y no existen muchas muestras de cerebros de niños. Las muestras de cerebro de esta investigación provinieron de niños que habían fallecido por accidentes, explica Courchesne. 

Sólo hay dos partes del cerebro en donde se generan neuronas después del nacimiento: en el hipocampo y en el bulbo olfatorio. Debido a que este estudio se enfocó en una parte del cerebro donde todas las neuronas se generan antes de que un bebé nazca, los hallazgos se suman a la creciente evidencia biológica de que el autismo se desarrolla antes del nacimiento en "algunos o tal vez todos los casos", según el estudio.

Las neuronas o células nerviosas realmente comienzan a desarrollarse en la corteza prefrontal al final del primer trimestre del embarazo. Entre las semanas 10 y 20 de gestación, el número de células del cerebro del feto crece desde cientos de miles a más de 20,000 millones en una parte del cerebro que no existe en otros mamíferos, según el doctor Courchesne. El cerebro produce cerca de 20,000 millones de células que ayudan al crecimiento de otra de sus capas, pero esas células mueren hacia el final de un embarazo. Por lo tanto, el aumento de células nerviosas en la corteza prefrontal o el crecimiento excesivo del cerebro podrían contribuir al autismo.

"Es innovador (aunque) no nos da una respuesta clara", dice Jeremy Veenstra-Vanderweele, un investigador de autismo del Centro Vanderbilt Kennedy.

Todos los expertos coinciden en que la razón de que existan demasiadas células nerviosas es aún desconocida. Este estudio sugiere que podría ser el exceso de células nerviosas o el tamaño del cerebro. Pero dado que el exceso de neuronas se encuentra en una parte del cerebro que se desarrolla antes del nacimiento de un niño, eso apunta a que un problema prenatal juega un papel importante en el desarrollo del autismo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Esto no es consistente con los argumentos que aseguran que los metales pesados (de las vacunas, por ejemplo) destruyen las neuronas. Porque hay más neuronas, no menos", dice Wiznitzer

Los autores del editorial indican que este estudio, junto con otros realizados previamente y los últimos avances en la genética, la imagenología, la neuropatología y epidemiología están haciendo que "la investigación del autismo, al fin, esté doblando una esquina".

Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×