Las obras de arte son una alternativa para invertir a largo plazo

La oferta cultural en México lo coloca como un buen lugar para invertir en piezas artísticas, que no pierden su valor con el tiempo
arte pintura museo exhibicion
arte pintura museo exhibicion  arte pintura museo exhibicion  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Engge Chavarría | Otra fuente: EXPANSIÓN

Cuando los mercados tiemblan, no hay mejor refugio para los inversionistas que los metales y el arte. Desde 2010, los precios de las obras de arte se han incrementado en más del 15%, según la consultora de arte francesa Art Price.

El mercado del arte se ha vuelto más exquisito y se ha convertido en un activo interesante como negocio, según un estudio de la consultora Deloitte. El crecimiento acelerado de este mercado se refleja en el desarrollo de herramientas de asesoramiento, así como de préstamos y servicios de inversión para consumir obras de arte.

Javier Lumbreras, coleccionista de arte y creador de Artemundi, sostiene que frente a inversiones más tradicionales, como la Bolsa o los bienes raíces, el arte no pierde su valor y siempre va al alza. “Coleccionar obras de arte tiene una tasa de retorno anual de cerca del 18%. El arte es una gran opción para invertir y tener buenos rendimientos”, dice.

Y Art Price considera a México entre los 10 países con mayor diversidad y oferta cultural en el mundo.

Por su parte, David Cohen, director de Baby Creysi y presidente de la Fundación Olga y Rufino Tamayo, asegura que el arte funciona bien como activo, pero los verdaderos coleccionistas que invierten en arte compran por gusto más que por inversión.

La inversión en arte se debe pensar a largo plazo, pues hacerlo esperando tener un retorno de inversión inmediato es riesgoso, advierte Cohen.

Cuando hay incertidumbre en los mercados, en las galerías puede haber buenas gangas. Muchos coleccionistas tratarán de disolver otros activos antes de tocar sus obras de arte, pero hay otros que no tienen otra opción.

Los favoritos de México

En México, los artistas mexicanos visuales y contemporáneos que más venden en el extranjero son el veracruzano Gabriel Orozco y el oaxaqueño Francisco Toledo.

Algunas piezas de Orozco han llegado a alcanzar un millón de dólares en el mercado internacional, asegura José Kuri, director de la Galería Kurimanzutto y representante del artista.

Dentro de la producción artística de Toledo, que abarca cerámica, acuarelas y óleos, una pieza de 50 centímetros llega a 60,000 dólares.

Luis Adelantado, propietario de la galería que lleva su nombre en México, comentó que en el país existe una cantidad importante de artistas que tienen obras de gran nivel y que se encuentran en colecciones prestigiosas como la de Patricia Sanrreto, la colección Lagaya, el MoMA, el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, la Galería Tate de Londres y el Centro Pompidou de París.

La obra de otro artista reconocido, Damián Ortega, se puede vender hasta en 100,000 dólares por pieza en galerías, señala Kuri.

Además, en octubre de 2007, una obra del Dr. Lakra se vendió en 49,908 dólares.

Arte en la sangre

“El coleccionista mexicano se deja llevar un poco más por su instinto, por lo que su reacción es más sincera”, dice Adelantado.

Los más interesados en comprar arte son empresarios, médicos, abogados, ingenieros o personas que no tienen que ver con el arte.

“Por cultura, el coleccionista mexicano siempre pide tener interacción con el artista, por lo que se genera una sincronización entre ambas personas”, dice Adelantado. Para invertir en arte, lo más importante es cultivar una relación cercana con amantes de este nuevo commodity.

¿Quieres unirte al club de los inversionistas en arte? Te damos algunas recomendaciones:

1. Visita museos y galerías e infórmate sobre el arte que más te gusta. Familiarízate con la escena del arte antes de tomar una decisión de compra.
2. Acepta las recomendaciones de un asesor. Las galerías tienen una larga lista de ellos.
3. Cuida tu cartera. Antes de invertir en arte, revisa que el gasto no implique un golpe a tus finanzas.
4. No te dejes llevar por modas pasajeras.
5. Verifica qué tan famoso es el artista. Investiga en cuánto se han vendido sus obras. Es importante saber cuántas exposiciones ha hecho el artista y en qué países, así como los reconocimientos ha recibido en su carrera.
6. No confíes con los ojos cerrados en una casa de subastas o en un intermediario. Debes verificar lo que estás comprando. No temas hacer preguntas sobre el vendedor y sobre la obra.
7. Revisa las bases de datos de obras robadas. Una base de confianza es la de Art Loss Register en www.artloss.com para asegurarte de que las compras potenciales no han sido sustraídas.
8. Cuidado con las obras producto de saqueos de guerra.
9. Obtén un certificado de autenticidad. De preferencia, un certificado firmado por el propio artista.
10. No olvides pagar tus impuestos.

Este texto es un fragmento del reportaje El nuevo metal precioso, que fue publicado en la revista Expansion.

Ahora ve